Bachilleratos indígenas expulsan a jóvenes embarazadas

ESTADOS
Periodistas por el Respeto de los Derechos Sexuales y Reproductivos de la Juventud
   CAMPAÑA DSyR DE LA JUVENTUD
   En Oaxaca, el reglamento interno dice que es “por su bien”
Bachilleratos indígenas expulsan a jóvenes embarazadas
CIMACFoto | César Martínez López
Por: Citlalli López, corresponsal
Cimacnoticias | Oaxaca.- 05/11/2012

La expulsión de las jóvenes embarazadas que cursan el Bachillerato Integral Comunitario (BIC) fue establecido en el reglamento “interno” del sistema que opera el Colegio Superior para la Educación Integral Intercultural de Oaxaca (CSEIIO).
 
Justificados en los usos y costumbres de las comunidades, los directivos prohíben que cualquier estudiante, bajo cualquier circunstancia, continúe sus estudios con el argumento de que se protege a la joven.
 
Así lo dio a conocer Bárbara García Chávez, responsable de Capacitación y Derechos Ciudadanos y Coordinación de Género de la Asociación Civil Consejo Ciudadano de Cultura Autogestiva, quien desarrolla el diagnóstico “Jóvenes, género y violencia” en el 30 por ciento de los 31 BIC que hay en la entidad.
 
Los BIC, señaló, son un paso adelante para las comunidades, sin embargo establecen políticas que no están determinadas por reglamentos y normas sino por usos y costumbres, a pesar de que violan los Derechos Humanos, en este caso de las mujeres.
 
“El comunitario mal entendido, mal enfocado en términos públicos, es la primera violación a los derechos sexuales y reproductivos que ponen a las niñas y jóvenes en estado de indefensión”, dijo.
 
García Chávez consideró que en estos casos existen dos formas de violencia institucional: el embarazo no deseado por falta de información y de métodos anticonceptivos en las comunidades, y la violación al derecho a la educación cuando es expulsada de las escuelas.
 
Los registros del estudio refieren que las y los maestros y directivos argumentan la existencia de un reglamento “interno”, según el cual las niñas embarazadas “deben ser expulsadas por su propio bien”.
 
Algunos otros docentes refirieron que la expulsión de la joven embarazada se origina bajo la presión de la comunidad, que exige que ninguna mujer embarazada curse sus estudios.
 
Durante las entrevistas con las estudiantes que fueron expulsadas por su condición de embarazo, refirieron haber cedido a la relación sexual bajo amenazas o presión física.
 
Una vez ocurrida la relación sexual, la joven no tuvo acceso a una pastilla de emergencia porque en las comunidades los centros de salud no cuentan con ningún tipo información o método.
 
Según uno de los casos documentados, hubo dos jóvenes  embarazadas en un mismo plantel. Una de ellas tenía un excelente desempeño académico y fue a quien se le permitió terminar sus estudios bajo la condición de que únicamente se presentara a realizar exámenes. En el otro caso la mujer fue expulsada.
 
García Chávez abundó que la violación a sus derechos sexuales rompe totalmente con la vida de las mujeres y las encasilla en roles tradicionales.
 
Los BIC están ubicados en zonas de alta marginación y conflictividad social. Algunos de los planteles se ubican en los municipios de Santa Cruz Zenzontepec, Coicoyán de las Flores y Santiago Yaviche.
 
12/CL/RMB