Amenazan de muerte a familia de joven desaparecida

NACIONAL
VIOLENCIA
   Presunto asesino de Jazmín Corrales quedaría en libertad
Amenazan de muerte a familia de joven desaparecida
Por: Patricia Mayorga, corresponsal
Cimacnoticias | Chihuahua.- 25/03/2013

La familia de Cecilia Jazmín Corrales Chavarría, joven desaparecida el 21 de febrero de 2007, denunció que ha recibido constantes amenazas de muerte por parte de Samuel Isidro Duarte Contreras, sentenciado a 45 años de prisión por el secuestro de la joven que tenía 17 años.
 
El pasado 28 de febrero, Samuel Duarte promovió un amparo contra la sentencia que lo mantiene en la cárcel, y pide su libertad. Además, el 9 de julio de 2012 fue trasladado a un penal de baja peligrosidad, al Cereso número 2, ubicado también en la capital del estado.
 
“Nosotros como familia estamos muy alarmados, no sólo de pensar que se le concediera el amparo y salga en libertad, sino que las amenazas que hemos recibido por parte de él y su familia, en contra de nuestra vida pudieran llevarse a cabo.
 
“Sabemos que el hecho de recibir este recurso hasta estas fechas es por estrategia de la defensa que piensa que el asunto está olvidado y que las amenazas que hemos recibido nos tienen paralizados, pero eso no es cierto”, advirtió una de las hermanas de Cecilia Jazmín.
 
Y es que la organización Justicia para Nuestras Hijas, que coadyuva con el caso, continúa la búsqueda del cuerpo de la joven debido a que su ex novio Samuel Isidro confesó que la mató y posteriormente se retractó.
 
Las autoridades no han podido fincarle el cargo de homicidio porque no han encontrado los restos de la joven, quien estaba embarazada cuando desapareció, según la causa penal 120/2007.
 
La hermana de Cecilia Jazmín advirtió que no están paralizados: “Estamos cansados de que los asesinos y secuestrados estén en las calles. Exigimos a las autoridades no concedan el amparo a Samuel Duarte Contreras, no sólo responsable de secuestro como quedó plenamente demostrado ante los jueces e instancias necesarias.
 
“Samuel Duarte es un asesino confeso, existen más de tres testimonios que lo demuestran, existen pruebas y testigos de su confesión, exigimos que pague su condena por secuestro y además se le juzgue por el homicidio”.
 
Norma Ledezma Ortega, coordinadora de Justicia para Nuestras Hijas, explicó que la estrategia de la defensa ha sido interponer constantemente amparos con el fin de revictimizar y torturar a la familia, quien ha tenido que huir del estado porque los recursos legales siempre van acompañados de amenazas de muerte.
 
Incluso Samuel Isidro ha realizado llamadas directamente a la familia para advertirle que dejen de acusarlo.
 
“Samuel Isidro es el autor de la desaparición y privación de la vida de Cecilia Jazmín. La situación se ha convertido en un continuo daño a la familia. Cada vez que llega un amparo contra una resolución revive todo de nuevo. El último amparo es contra la sentencia de 45 años que aumentaron los magistrados de una condena inicial de 25 que le había dado un juez”, indicó Ledezma.
 
Para la activista, los asesinos tienen toda la cobertura de la ley, ya que a pesar de que se comprobó la culpabilidad de Samuel Isidro, no ha podido ser procesado por homicidio.
 
“Cuando Samuel Isidro fue extraditado de Estados Unidos, la policía fue por él a Juárez, en el camino confesó que privó de la vida a Cecilia y la dejó por el ejido de Sacramento en varios costales. Dijo que lo hizo porque le dio miedo la paternidad, que él le propuso a ella abortar, pero no quiso”.
 
Sin embargo, en el proceso aseguró que no era cierto lo que dijo y que Cecilia Jazmín se fue con otro hombre. “Eso era imposible, porque ella había comprado vitaminas y cosas para el cuarto del bebé, su familia la apoyaba”, explica Norma Ledezma.
 
Las autoridades policiales acudieron a buscar el cuerpo, pero no lo han encontrado. Para la familia y defensa de Cecilia Jazmín, alguien más participó como cómplice de Duarte Contreras y le ayudó a cambiar el cuerpo de lugar.
 
La defensora de Derechos Humanos cuestionó si es válido para las víctimas que se sigan presentando amparos, porque el fin es desgastar más a la familia, ya que –en su opinión– está comprobada la culpabilidad de Samuel Isidro.
 
“Utilizan la ley como amenazas veladas. Hay hostigamiento a la familia, se burlan de la familia de Cecilia; es una situación inhumana. Este es un caso paradigmático de cómo pueden utilizar los recursos legales para delincuente confesos sin tortura. Hay acceso a las leyes, pero no a la justicia por parte de las víctimas”, abundó.
 
EMBROLLO LEGAL
 
El 21 de febrero de 2007 Cecilia Jazmín Chavarría Corrales desapareció de su domicilio. En ese entonces tenía 17 años. Ese día salió con Samuel Isidro Duarte, quien la buscó para hablar sobre el embarazo de la joven.
 
El juicio oral inició en julio de 2008 y los abogados de Duarte Contreras promovieron un amparo contra el auto de vinculación a proceso. El juicio se fue hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, instancia que le negó el amparo, luego reinició el 9 de marzo de 2009.
 
El 31 de marzo de ese año se emitió la condena contra Samuel Isidro Duarte Contreras al ser considerado como penalmente responsable del delito de secuestro.
 
El 27 de octubre de 2009 lo sentenciaron a 25 años de prisión, pero la parte afectada presentó una apelación por considerar que eran pocos años, y los defensores de Samuel Isidro la consideraron “exagerada”. El caso fue llevado a un Tribunal de Casación.
 
El 21 de julio de 2010 el juez de Distrito del Centro Auxiliar de la Sexta Región negó el amparo solicitado, pero el defensor interpuso un recurso de revisión contra la sentencia.
 
El Tribual de Casación emitió la sentencia de reemplazo en el expediente C5/2010, al considerar penalmente responsable a Duarte Contreras por el delito de secuestro, y le dio 45 años de prisión, motivo por el que fue recluido. La investigación aún está abierta, ya que el cadáver de Cecilia Jazmín no ha aparecido.
 
13/PM/RMB