Reportaje - Fracasa Hidalgo en prevención de embarazos tempranos

REPORTAJE
Periodistas por el Respeto de los Derechos Sexuales y Reproductivos de la Juventud
   REPORTAJE
   No garantiza educación sexual en escuelas
Reportaje - Fracasa Hidalgo en prevención de embarazos tempranos
CIMACFoto | Yunuhen Rangel Medina
Por: Aída Suárez Chávez e Itzel Fernández García, corresponsales
Cimacnoticias | Pachuca.- 13/05/2013

Autoridades se ven rebasadas ante la incidencia de las gestaciones prematuras; a la ineficacia de las acciones de gobierno se suma el rechazo a la educación sexual.
 
La tasa de maternidad de niñas de 15 a 17 años en el estado de Hidalgo es de 53.4 por ciento, una de las más elevadas del país. La entidad ocupa el lugar número 12 a escala nacional en este rubro, de acuerdo con datos oficiales.
 
El problema es tan grave que de 2006 a 2010, 15 niñas de 10 años tuvieron al menos un hijo, reporta el estudio “La infancia cuenta en México 2012”, elaborado por la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).
 
En 2010, en Hidalgo, había 956 mil 258 personas de 0 a 17 años de edad, es decir, 35.9 por ciento del total de la población, que asciende a 2 millones 665 mil 18.
 
La población de entre ­10 y 14 años suma 263 mil 26, y de 15 a 17 llega a 166 mil 849. Más de la tercera parte de las y los hidalguenses son niñas, niños y adolescentes. 
 
Bertha Miranda, representante de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (Ddeser), advierte la inoperancia de las políticas públicas en el estado y que incluso se han dejado de lado los derechos sexuales y reproductivos de la juventud. “No se garantiza el derecho de evitar los embarazos no planeados”, advierte.
 
Alejandra Vargas Olguín, coordinadora de Programas de Población en el Consejo Estatal de Población (Coespo), reconoce que hace falta mucho por hacer para reducir los altos índices de embarazos en adolescentes.
 
Informa que de 2002 a 2008 se llevó a cabo el programa Hidalgo ONU en 696 localidades de 46 municipios pobres de la entidad, para capacitar a mujeres en temas de salud sexual y reproductiva, embarazos no planeados y violencia.
 
Sin embargo, aclara, un sólo proyecto no bajará las tasas de maternidad temprana, además de que la violencia, el hacinamiento, la migración, la falta de acceso a anticonceptivos, y la creencia de que a mayor número de hijos más mano de obra para la familia, influyen en el registro de embarazos no planeados.
 
INCUMPLIMIENTOS
 
De acuerdo con la Ley de Salud del estado, la Secretaría de Salud local tiene la obligación de organizar, operar, supervisar y evaluar la prestación de los servicios de planificación familiar, la salud materno infantil y la educación para la salud.
 
En tanto, la Ley de la Juventud estatal tiene por objeto normar las medidas y acciones que contribuyan al desarrollo integral de la juventud. En su artículo 8 estipula que el acceso a los derechos sexuales y reproductivos forma parte de la gama de los derechos de las y los jóvenes.
 
Roberto Diez Gutiérrez, director general de Proyectos y Programas de Apoyo a la Educación de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH), aseguró que los derechos sexuales y reproductivos de adolescentes y jóvenes “forman parte de la agenda educativa”.
 
Además, el funcionario destaca que la Secretaría de Educación Pública y la SEPH lanzaron el Programa de Becas de Apoyo a la Educación Básica de Madres Jóvenes y Jóvenes Embarazadas (Promajoven), para que ellas puedan continuar sus estudios y se reduzcan así “las desigualdades regionales y de género”. El apoyo consta de 650 pesos mensuales.
 
Sin embargo, para la activista Bertha Miranda las escuelas públicas no difunden los derechos sexuales y reproductivos. Aseguró que el personal docente no está preparado o “no quiere tocar” el tema.
 
Se evade la responsabilidad; las y los maestros hablan solamente desde el aspecto biológico y le piden a las organizaciones civiles o a las instancias de salud que informen al respecto, abunda.
 
DESINFORMACIÓN
 
En este punto, Alejandra Vargas aclara que las y los profesores no están negados a dar información, sino que son los padres de familia quienes impiden que se brinde educación sexual en las escuelas.
 
Rosa María Sánchez tiene 42 años de edad y es madre de un varón de 19 y una hija de 17 años. Los dos adolescentes tienen sus relaciones de noviazgo, y para su madre es difícil saber cuándo es el momento adecuado para hablar con ellos sobre derechos sexuales y reproductivos.
 
Sobre qué tipo de información da a sus hijos para que se protejan de un embarazo no deseado o de una infección de transmisión sexual, Rosa María comenta que sólo les dice “que se cuiden, que no vayan a tener relaciones y que en caso de que las tengan que usen condón”. Reconoce que “por pena”, nunca les ha preguntado abiertamente si ya iniciaron su vida sexual.
 
Ella, como muchas mujeres, sigue el patrón de educación inculcados desde el hogar familiar: “Mis padres nunca me preguntaron y por eso yo igual no les pregunto, pero sí les digo que se cuiden porque la vida está muy canija, a mi hija le he dicho que no permita que le peguen o le griten, y si eso pasa que me diga y deje a su novio porque él no es nadie para maltratarla”.
 
13/ASC/IFG/RMB