La Casa Blanca descansará de la “labia tajante” de Helen Thomas

INTERNACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Muere la primera reportera en cubrir la Presidencia de EU
La Casa Blanca descansará de la “labia tajante” de Helen Thomas
Por: la Redacción
Cimacnoticias | México, DF.- 22/07/2013

La política dejó de ser la fuente exclusiva para los reporteros estadounidenses cuando la periodista Helen Thomas (1920-2013) se convirtió en la primera mujer en cubrir la Casa Blanca, trinchera desde donde allanó el camino para que más mujeres se sumaran a la cobertura presidencial en el país vecino.
 
El pasado 20 de julio, a los 92 años de edad, murió la periodista que durante casi medio siglo cubrió el trabajo de 10 presidentes de Estados Unidos, desde John F. Kennedy hasta Barack Obama, con sus preguntas “inquietantes y directas”, como lo han referido varios periodistas.
 
En 1961 Thomas se convirtió en la primera mujer en cubrir la fuente política para la agencia de noticias United Press International (UPI), lo que la colocó como pionera en un ambiente dominado por hombres y en una época donde las reporteras eran confinadas a cubrir temas sociales.
 
De acuerdo con los columnistas que la conocieron, ella sobresalió en un momento en que las pocas mujeres que cubrían la élite política se dedicaban a difundir notas sobre los hijos y las esposas de los presidentes, en ocasiones a dar cuenta de sus actividades sociales, y en otras a informar de sus peinados y vestimenta.
 
Sin embargo, la veterana periodista ganó su lugar en la Casa Blanca porque tras la elección del presidente Kennedy, surgió una enorme demanda por tener historias sobre la primera dama Jacqueline Kennedy.
 
Al paso del tiempo, Thomas comenzó a dar noticias más duras y relacionadas con el poder y las decisiones de los mandatarios.
 
Gracias a su trabajo Thomas publicó tres libros: “En primera fila en la Casa Blanca: Mi vida y mis tiempos” (1999); “Gracias Sr. Presidente: Memorias, ingenio y la sabiduría de la primera fila en la Casa Blanca” (2002), y “Perros guardianes de la democracia; el menguante cuerpo de prensa de Washington y cómo ha fallado al público” (2006).
 
Tras la muerte de la corresponsal, los medios internacionales han recuperado el desdén de la periodista por el secretismo de la Casa Blanca y sus roces con el expresidente George W. Bush, quien avaló la intervención en Irak, a quien calificó como el peor presidente de la historia de aquel país, lo que le atrajo severas críticas de sus compañeros.
 
En un medio dominado por reglas no escritas y donde cada reportero se ganaba su asiento y el turno para preguntar, Thomas se acostumbró a irritar a los presidentes con sus preguntas incisivas.
 
Así fue como acuñó frases celebres como “si deseas que te quieran, dedícate a otra profesión” y “yo nunca he cubierto al Presidente de ninguna manera distinta de la que él sea responsable”.
 
En su biografía, que circula en los medios de comunicación, Thomas tiene un espacio en la historia del periodismo norteamericano por ser la primera mujer integrante de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, la primera presidenta de esa organización, y la primera mujer directiva del Club Nacional de Prensa.
 
Quienes conocieron su trabajo afirman que la misma “labia tajante” que la consolidó la obligó a abandonar su puesto en la Casa Blanca cuando concedió unas declaraciones a un rabino que le preguntó por la situación en Israel, y ella respondió que los judíos “deberían largarse de Palestina”, lo que hizo que se refugiara como columnista.
 
Aunque las imágenes de la periodista siendo felicitada en su cumpleaños por Bill Clinton y después por Barack Obama dieron la vuelta al mundo, de ella se recuerda la frase: “Respeto la Presidencia, pero nunca trato a los funcionarios públicos como un objeto de adoración. Nos deben la verdad”, declaración que dio a la revista “Ms. Magazine” en 2006.
 
13/RED/RMB