Gran desabasto de anticonceptivos en zonas rurales de Chiapas

REPORTAJE
Periodistas por el Respeto de los Derechos Sexuales y Reproductivos de la Juventud
   CAMPAÑA DSyR JUVENTUD
   Mala atención en salud reproductiva para adolescentes: Ddeser
Gran desabasto de anticonceptivos en zonas rurales de Chiapas
Por: Itandehui Reyes Díaz, enviada
Cimacnoticias | Tuxtla Gutiérrez.- 01/10/2013

A pesar de que el gobierno federal cuenta con programas especializados en salud sexual y reproductiva para adolescentes, la información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos no llega de forma clara y “amigable” a la población joven de las zonas rurales del estado de Chiapas.
 
“Emma” acudió al Centro de Salud de Pacú, población rural de 2 mil 440 habitantes a 20 kilómetros de la capital chiapaneca. La joven dijo que tenía 15 años y solicitó orientación, ya que deseaba iniciar su vida sexual.
 
Tras ser atendida por una dentista que trataba de convencerla de que era “muy joven para tener relaciones”. Emma salió de la clínica sin ningún método, además con la creencia de que las pastillas anticonceptivas le causarían acné, aumento de peso y esterilidad.
 
Con el mismo fin, “Neto”, de 17 años, visitó el municipio de Venustiano Carranza y se dirigió al Hospital Rural de esta localidad de casi 15 mil 500 habitantes, donde fue atendido en el pasillo-corredor de la clínica por la enfermera en turno.
 
Aunque finamente recibió tres condones masculinos, el joven se quedó con la idea de que el preservativo reduciría la sensibilidad en sus relaciones sexuales.
 
“Emma” y “Neto” formaban parte del Monitoreo Directo de la Atención en Salud Sexual y Reproductiva para Adolescentes, llevado a cabo en Chiapas por la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (Ddeser) y Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).
 
El escrutinio consistió en solicitar información sobre salud sexual en 11 unidades de salud en los municipios de Suchiapa, Cintalapa, Las Margaritas y Venustiano Carranza.
 
El monitoreo demostró importantes fallas en la ejecución del Programa de Acción Específico en Salud Sexual Reproductiva para Adolescentes (PASSRA), implementado por la Secretaría de Salud federal (Ss) desde 2007.
 
Las carencias más evidentes son la falta de capacitación del personal, sesgo en la información proporcionada y limitado acceso a la diversidad de métodos anticonceptivos.
 
A todo ello se suma el desabasto en los Centros de Salud. De acuerdo con el monitoreo, en cuatro unidades médicas de las localidades de Las Margaritas, Francisco I. Madero, Suchiapa y Pacú, se contaba únicamente con 32 cajas de pastillas de anticoncepción de emergencia (PAE), 800 inyecciones, 26 dispositivos intrauterinos (DIU), 13 implantes y mil 200 condones masculinos.
 
En el último año el PASSRA, a través de la Ss, ejerció en la entidad un millón 393 mil 682 pesos, de los cuales más de 400 mil (el 30 por ciento) se invirtieron en “imagen corporativa”, el 22 por ciento en “campañas”, 300 mil pesos en “capacitación”, y 200 mil pesos en “foros juveniles”, de acuerdo con datos del Sistema Infomex.
 
CONTINÚAN EMBARAZOS TEMPRANOS
 
A pesar de los esfuerzos en materia de salud reproductiva, la cifra de embarazos a temprana edad en la entidad se ubica en el tercer lugar a nivel nacional.
 
Para Ángeles Salinas, coordinadora en Chiapas de Ddeser, este fenómeno tiene diversas aristas: por un lado –como lo demostró el monitoreo– los servicios de salud sexual y reproductiva no son “amigables”, y por el otro, ciertos usos y costumbres ven normal comenzar la maternidad a temprana edad; a ello se suma la desigualdad social de las mujeres frente a los varones para exigir el uso del condón.
 
En comunidades chiapanecas de menos de 15 mil habitantes la edad promedio para iniciar la vida sexual es de 17 años. En contraste, por cada 10 mujeres en edad reproductiva sólo tres utilizan un método anticonceptivo, según la última Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid), la cual no incluye datos de usuarios varones en el uso de métodos de control natal.
 
Tema aparte son los embarazos tempranos producto de una agresión sexual. “Muchas veces se desconoce que la violación es una causal para la interrupción legal del embarazo”, agregó Salinas, por lo que a menudo la gestación continúa.
 
DEFIENDEN MATERNIDAD VOLUNTARIA
 
Vestidas con telas coloridas, mallones negros y antifaces con lentejuelas, el pasado fin de semana una decena de mujeres jóvenes se manifestaron en la Plaza Morelos en el centro de Tuxtla Gutiérrez, a favor de la maternidad libre y voluntaria, como parte de la conmemoración por el Día Internacional por la Despenalización del Aborto en América Latina.
 
Las jóvenes voces se escucharon en la explanada tuxtlense y de manera simbólica dieron un voto a favor de “una sexualidad libre y placentera”, educación sexual, acceso a métodos anticonceptivos, aborto libre y seguro, entre otras consignas.
 
Las promotoras de Ddeser realizaron actividades lúdicas con adolescentes que se acercaban a preguntar sobre sexualidad y métodos anticonceptivos.
 
En Chiapas la interrupción del embarazo está tipificada como delito. El aborto se permite sólo bajo tres causales: si el embarazo es consecuencia de violación sexual, si el producto tiene malformaciones congénitas y si la vida de la mujer corre peligro debido a la gestación.
 
Chiapas forma parte de las 17 entidades federativas que desde 2008 modificaron sus constituciones locales, para “proteger la vida desde la concepción-fecundación”, con lo que se abrió paso a restricciones en el derecho al aborto y a una criminalización de las mujeres por interrumpir sus embarazos.
 
13/IRD/RMB