Marcela Lagarde recibirá Medalla Elvia Carrillo Puerto

NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   En reconocimiento a su lucha por los derechos femeninos
Marcela Lagarde recibirá Medalla Elvia Carrillo Puerto
CIMACFoto: especial
Por: Anaiz Zamora Márquez
Cimacnoticias | México, DF.- 05/03/2014

“Las mujeres somos ‘insistencialistas’”, dijo Marcela Lagarde y de los Ríos para cerrar una de sus tantas participaciones como ponente, académica, experta en violencia contra las mujeres y/o como representante e inspiración de las mujeres que defienden los derechos femeninos.
 
Con aquella frase, la antropóloga y feminista buscó resumir las luchas, esfuerzos, resistencias y arduas labores que encabezan las mujeres para resguardar sus derechos y hacerlos válidos.
 
La insistencia de trabajar “por la vida y la libertad de las mujeres”, que por más de tres décadas ha caracterizado a Marcela Lagarde, será reconocida este 6 de marzo por el Senado de la República. 
 
En una ceremonia como parte de la conmemoración por el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, la Cámara alta entregará por primera vez la Medalla Elvia Carrillo Puerto a quien en sus libros ha abordado temas como “el poderío, la autonomía y las negociaciones en el amor”.
 
Vía telefónica, la senadora priista Lucero Saldaña Pérez contó que la presea –que lleva el nombre de la primera mexicana que logró el cargo de diputada en 1923– tiene el objetivo de visibilizar el trabajo de quienes han impulsado el empoderamiento femenino y el respeto a los Derechos Humanos de las mujeres.
 
Fue de esta concepción que el pleno del Senado aprobó de manera unánime dar el reconocimiento a quien visibilizó, desde su gestión como diputada federal, la grave problemática de violencia de género que enfrentan las mexicanas tanto en el ámbito público como privado, y que en muchos casos ha culminado con su muerte.

Durante la LIX Legislatura y como parte de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Lagarde presentó la primera investigación global sobre violencia feminicida, integrada en 12 libros y un inmenso acervo documental donde se prueba que, sólo en 2004, mil 205 niñas y mujeres fueron asesinadas en todo el país.
 
Este trabajo sirvió de base para la creación y publicación de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y la posterior tipificación del delito de feminicidio.
 
Lucero Saldaña, quien reconoce a Marcela Lagarde como “la maestra de maestras”, también apuntó que la medalla también busca colocar la lucha feminista de nuevo en la opinión pública, pues es desde estos bastiones “que se ha logrado avanzar por la igualdad, respeto y reconocimiento de las mujeres”.
 
Contó además que para el nombre de la medalla –que será otorgada cada año en el Día Internacional de la Mujer– se pensó en varias mujeres destacadas dentro de la historia y política de México.  
 
Detalló que finalmente se eligió el de Elvia Carrillo, también llamada “Monja Roja del Mayab”, pues fue una de las pioneras del movimiento feminista y sufragista.
 
En un comunicado, la senadora por el PRD Angélica de la Peña resaltó que la decisión de instaurar este reconocimiento fue de todas las legisladoras de las diversas fracciones parlamentarias. Además, destacó, se contó con el apoyo de todos los coordinadores de bancada “porque nos interesa darle el nivel preponderante emanado de las decisiones del Senado de la República”.
 
Igualmente, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos recordó el gran cabildeo por parte de las senadoras para conseguir que se aprobara de manera unánime el dictamen de la Comisión para la Igualdad de Género, a fin de crear la Medalla Elvia Carrillo Puerto y entregársela por vez primera a Marcela Lagarde.
 
TRASCENDENCIA HISTÓRICA
 
Teniendo como inspiración al sacerdote catalán anarquista Serafín García y Rita Cetina, maestra que fundó la primera organización feminista de Yucatán “La Siempreviva”, Carrillo Puerto fue la primera candidata de izquierda electa en el Congreso de Yucatán, cargo que desempeñó por dos años y que tuvo que dejar por amenazas de muerte.

En 1923, y acompañada de las feministas Gloria Mireya Rosado y Susana Betancourt, Elvia asistió al Congreso Panamericano de Mujeres en la Ciudad de México. La pequeña delegación yucateca se destacó como la más radical del Congreso, y aunque sus demandas sobre control natal y amor libre fueron derrotadas, logró consenso en el voto femenino.

Este último se convertiría desde ese momento en el punto central de las demandas de todos los grupos feministas de México y del resto de América Latina.

Su labor política la llevó a fundar en 1927 la Liga Orientadora Socialista Femenina para dar atención a menores desamparados y madres solteras, y en 1931 la Liga de Acción Femenina para luchar por los derechos políticos de las mujeres, que desapareció en 1938.
 
14/AZM/RMB