Informe abona a erradicar la impunidad contra las periodistas

NACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Visibilizar violencia y exigir justicia, aportes de CIMAC
Informe abona a erradicar la impunidad contra las periodistas
Por: Anaiz Zamora Márquez y Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Cimacnoticias | México, DF.- 14/08/2014

La violencia contra las mujeres periodistas debería ser tema de interés para la sociedad porque se trata de una vulneración a la libertad de expresión, dijeron defensoras, comunicadoras y activistas.
 
Al finalizar la presentación del informe “Impunidad. Violencia contra Mujeres Periodistas. Análisis legal” –elaborado por Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC)–, diversos actores de la sociedad civil dijeron a esta agencia que es importante denunciar los casos de impunidad.

Javier Hernández Valencia, representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), señaló que el informe refleja, entre otras cosas, la falta de entendimiento por parte de las autoridades y la misma sociedad del rol sustantivo que juega el periodismo en la defensa de la libertad de expresión y otros derechos fundamentales.
 
“No existe ese sentimiento de que la libertad de expresión es un bien colectivo y no se ha entendido que lo que está en riesgo cuando se agrede a periodistas es ese bien común que nos pertenece a todas y todos independientemente de si ejercemos o no periodismo”, abundó Hernández Valencia.
 
Explicó que pese a los avances logrados en Derechos Humanos (DH), el aparato judicial “no se mueve a la capacidad y escala de lo que el país enfrenta”, como lo demuestra el informe que analiza cuatro casos emblemáticos de violencia, que dan cuenta de la realidad que enfrentan las comunicadoras cuando son agredidas y se ven obligadas a transitar por un laberinto de burocracia en busca de justicia.
 
Por su parte, Erika Smith, integrante de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (ASC), aseguró que el reporte refleja la política de silenciamiento que enfrentan las mujeres, ya que en todos los ámbitos no se quiere permitir la libertad de expresión y “el ataque se vuelve mayor cuando llegan las mujeres peligrosas, como lo representan las periodistas”. 
 
En ese sentido destacó que el informe visibiliza y documenta la violencia de género y acaba con la idea de que las agresiones son algo “normal”. “Al tenerlo en sus manos (el informe) es muy probable que mujeres periodistas analicen lo que les está pasando y se atrevan a denunciarlo”, acotó.
 
A decir de Delia Arellano Contreras, directora de TMP Noticias, este segundo informe además de aportar las estadísticas, casos y testimonios que demuestran que la violencia contra las periodistas es algo que “realmente está pasando”, revela que al no existir una legislación adecuada para estos casos se falla en la protección a la libertad de expresión y los derechos femeninos.
 
Pidió a sus compañeras periodistas de todo el país sororidad para acompañar los casos de violencia que se registren, y generar una cultura para visibilizar los tipos de violencia que viven las informadoras.
 
En tanto, Clara Meyra Segura, defensora y colaboradora del Proyecto de Acompañamiento Psicosocial Aluna, enfatizó que el informe  es un llamado al Estado para que se haga responsable de la protección de las mujeres, que con su trabajo periodístico construyen la democracia en México.
 
Asimismo, la coordinadora de la Red de Mujeres Periodistas de Tamaulipas, Rosa María Rodríguez Tapia, agregó que la falta de cifras oficiales y el subregistro de la violencia que padecen las informadoras llevan a una mayor impunidad.
 
Además aseguró que son “el miedo y la omisión de las instituciones” lo que profundiza que esta situación persista, por lo que –destacó–  el acompañamiento de CIMAC con esta investigación “nos hace sentir protegidas a todas”.
 
Estefanía Sánchez Navarro, productora del programa de radio por internet con perspectiva de género “Las brujas de Venus”, dijo que el informe es una herramienta indispensable para quienes hacen periodismo –no importa si son jóvenes o llevan muchos años en la profesión–, ya que muestra cómo actúa el poder y la violencia.
 
Aseveró que la principal consecuencia de la impunidad es acallar a quienes denuncian, violentar la libertad de expresión y terminar con el derecho a la información de todas las personas, por ello coincidió con las activistas al destacar que es necesario visibilizar que las mujeres también son violentadas por ejercer su profesión.
 
14/AZM/AJSE/RMB