Exige SME reinstalación de 1,500 mujeres sindicalistas

NACIONAL
Especial - Trabajadoras del SME
   Presenta propuesta a Secretaría de Gobernación
Exige SME reinstalación de 1,500 mujeres sindicalistas
Josefina Carmen y Paz Martínez, Integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas, continúan en resistencia | CIMACFoto: Itzel Avendaño Arenas
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Cimacnoticias | México, DF.- 15/01/2015

Integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) se manifestaron hoy afuera de la Secretaría de Gobernación (Segob), para exigir la reinserción laboral de mil 500 mujeres que no aceptaron su liquidación y continúan en resistencia.
 
Al mediodía, centenares de electricistas marcharon desde las instalaciones de su sindicato, en Antonio Caso e Insurgentes en esta capital, hacia la Segob para entregar un “paquete de reinserción” con propuestas concretas para que las 16 mil personas afectadas por la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LyFC) en 2009 sean contratadas por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), o por empresas particulares del ramo.
 
Mónica Jiménez Acosta, representante de la Comisión Autónoma de Hacienda del SME, señaló que la propuesta del gremio busca que mil 500 mujeres que están en resistencia desde 2009 puedan adquirir un empleo administrativo y de operaciones.
 
Explicó que con un programa de capacitación, las sindicalistas que se mantuvieron en resistencia –pues participaron en marchas, plantones, guardias y otras actividades durante cinco años– podrían acceder a cualquier tipo de oportunidad laboral que el gobierno federal ofrezca.
 
Jiménez Acosta, la única mujer que integra la mesa directiva del SME, informó que esta propuesta de reinserción –que entregó hoy Martín Esparza Flores, secretario general del SME, a funcionarios de Gobernación– es resultado del trabajo de cientos de mujeres, no sólo trabajadoras, que hicieron múltiples esfuerzos por mantener la resistencia, aunque eso haya significado iniciar negocios pequeños o dedicarse a la informalidad.
 
Si bien el SME es un sindicato integrado mayoritariamente por varones, Acosta explicó que las esposas e hijas de los trabajadores fueron un motor medular para conseguir algunas ganancias, ya que ellas motivaron e insistieron a sus parejas en defender sus derechos laborales aunque desde entonces corriera por cuenta de ellas el sostén familiar.
 
La también activista observó que este año electoral es un momento clave para que el gobierno federal decida apoyar a las miles de personas que fueron afectadas el 10 de octubre de 2009, cuando Felipe Calderón –entonces titular del Ejecutivo federal– anunció la extinción de la paraestatal por los supuestos costos que generaba al Estado.
 
Desde 2013 el SME consiguió instalar una mesa de negociación con el gobierno federal, de la que resultó el pago de pensiones para mil 400 personas jubiladas (de las que se desconoce cuántas son mujeres), y la posibilidad de reinstalar laboralmente a las y los activistas, pero sigue sin detallarse cómo y cuándo será reinstalado el total de trabajadoras y trabajadores que quedaron sin empleo.
 
COSTOS DE LA RESISTENCIA
 
Algunas mujeres que participaron en la movilización de hoy y continúan en resistencia celebraron la posibilidad de ser reintegradas a un empleo formal, ya que durante estos años han enfrentado dificultades para tener un ingreso regular.
 
Paz Martínez, de 52 años de edad, relató que para ella fue muy difícil solventar los gastos luego de las liquidaciones, porque la “boletinaron y ficharon”. “Nos gustaría volver a tener nuestro trabajo y un sueldo seguro”, enfatizó.
 
Josefina Carmen, quien llevaba nueve años trabajando en LyFC, dijo que fue muy difícil sobrellevar la pérdida del empleo, pero ella y su esposo, quien también laboraba en la paraestatal, no podían aceptar que el gobierno los liquidara como quería sino que era conforme dice su contrato colectivo.  
 
Josefina aseguró que es muy difícil para las mujeres permanecer en resistencia porque la mayoría son madres solteras que tienen que ver por sus hijas e hijos y pagar rentas, pero que por su edad y por pertenecer al sindicato ya no las contratan en otros lugares.
 
15/AJSE/RMB