Presentan investigación sobre defensoras de Derechos Humanos

NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Aluna: “Si no somos nosotras ¿Quiénes? Si no es ahora ¿Cuándo?”
Presentan investigación sobre defensoras de Derechos Humanos
CIMACFoto: Adriana Ramírez Vanegas
Por: Sonia Gerth
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 12/04/2019

Recopilar las experiencias de las mujeres defensoras del país y sistematizarlas para poder integrar esta perspectiva al acompañamiento psicosocial de los movimientos sociales, ha sido el reto de la organización Aluna en el último año. De este ejercicio, surgió la investigación “Si no somos nosotras, ¿Quiénes?, Si no es ahora, ¿Cuándo?”, la cual fue presentada ayer.

En parte, la investigación nació de la necesidad de trenzar el enfoque psicosocial, “el pilar del trabajo de Aluna”, con la perspectiva feminista. “Esta integración no ha estado exenta de tensiones”, explicaron las autoras en el informe, ya que “desde los posicionamientos feministas, el patriarcado sería el paraguas que engloba otras violencias, mientras que desde el enfoque psicosocial de Aluna, la violencia sociopolítica sería un vector central atravesado por el patriarcado.”

Sin embargo, afirmaron, las tensiones permitieron “elaborar un análisis más rico, matizado y apegado a la realidad.” 27 defensoras de diferentes partes del país y diferentes movimientos, indígenas y no indígenas, rurales y urbanas, participaron en los talleres como parte de la investigación, misma que después fue analizada por un grupo más pequeño para llegar a las conclusiones.

Stefania Grasso de Aluna explicó como algunas de las mujeres defensoras no se autodenominan feministas, sin embargo, aparte de la violencia sociopolítica que viven, todas reconocieron las repercusiones específicas que sufrían por ser mujeres.

“Si ser defensor de Derechos Humanos en México es un riesgo, ser mujer defensora representa un doble riesgo”, dijo Lucero Rivero Ortiz, defensora de Oaxaca. Narró que muchas de las mujeres que defienden las poblaciones indígenas y afrodescendientes y los territorios trabajan en organizaciones mixtas, lo que significa que también se enfrentan a violencia dentro de las mismas organizaciones.

“Nos toca mucho trabajo, abrir los espacios de participación”, narró, “muchas veces nuestra palabra no tiene validez frente a la de los compañeros.” Además, muchas de las compañeras habrían vivido violencia de parte de compañeros o parejas. Para enfrentarla, las redes serían importantes para poder sostenerse e impulsarse mutuamente, dijo Rivero.

Stefania Grasso recalcó que durante el proceso de los talleres, uno de los principales impactos de las amenazas, casos de tortura, desaparición y asesinatos de personas cercanas, fue el miedo.

Aunque las defensoras habrían reconocido el miedo como una estrategia de control por parte del Estado, ellas fueron capaces de convertir este sentimiento en ‘gasolina’ para el cambio. La politización de situaciones de violencia, y también el feminismo serían un recurso para afrontar los impactos negativos de la violencia.

La asesora Ana María Hernández Cárdenas, de Consorcio Oaxaca, valoró que Aluna “hoy trabaja más que antes develando estas violencias invisibles que muchas veces son las que ponen en riesgo la labor de las defensoras y su continuidad.”

La directora de Comunicación e Información de la Mujer AC (CIMAC) pidió incluir en la perspectiva de las defensoras siempre a las periodistas, ya que ellas también defienden los Derechos Humanos. Consideró que la publicación de la investigación no hubiera podido caer en un momento más oportuno, ya que el movimiento #MeToo está exponiendo muchas de las violencias que se viven, también en organizaciones sociales y de parte de hombres que se dicen defensores de Derechos Humanos.

La directora de Aluna, Clemencia Correa, se mostró contenta de que la publicación se dé en el contexto del movimiento #MeToo, y que su organización investigó por primera vez de forma tan extensa los enlaces entre violencia sociopolítica y patriarcal. El ejercicio más importante dijo, fue construir en conjunto con las defensoras, y poder plasmar para el futuro trabajo de acompañamiento psicosocial.

19/SG/LGL