A 3 años del asesinato de Berta Cáceres, Copinh sigue buscando justicia

INTERNACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Falta sanción a autores intelectuales
A 3 años del asesinato de Berta Cáceres, Copinh sigue buscando justicia
CIMACFoto: Sonia Gerth
Por: Sonia Gerth
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 01/03/2019

El domingo 3 de marzo, se cumple el tercer aniversario del asesinato de la líder indígena hondureña y defensora de la tierra, Berta Cáceres Flores, ocurrido en 2016 cuando sujetos ingresaron a su casa en La Esperanza, departamento Intibucá, y la asesinaron.

El ambientalista mexicano Gustavo Castro, quien estaba de visita, sobrevivió gravemente herido porque fingió estar muerto. El 29 de noviembre, 2018, el Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa declaró culpable del asesinato a siete imputados, quienes habrían actuado con “pleno conocimiento y consentimiento” de los ejecutivos de la empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), con el fin de acabar con la oposición de la dirigente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), Berta Cáceres al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca.

Sin embargo, la familia de la ambientalista y el Copinh siguen demandando justicia, ya que hubo varias irregularidades en el proceso. Por ejemplo, denunciaron que la Fiscalía no investigó a los autores intelectuales del crimen. Además, no se consideró al Copinh como víctima en el proceso, y equipo jurídico de la familia fue excluido de éste.

Es por ello que el Copinh insiste que no se ha hecho justicia plena, además de que la organización está en un proceso difícil de recuperación tras el asesinato de su líder ya que continúa siendo criminalizada por el gobierno del presidente Juan Orlando Hernández.

Durante el viaje de defensoras internacionales a Honduras, a finales de enero de este año, Cimacnoticias tuvo oportunidad de hablar con Lilian López, sobre el proceso jurídico, el estado de ánimo y el papel de las mujeres dentro del Copinh.

- Sonia Gerth (SG): A casi tres años del asesinato de Berta, y 26 años del Copinh, uno quisiera, con tanta solidaridad que recibieron de todo el mundo, que estuvieran un poco fortalecidos pero han vivido tiempos muy duros ¿verdad?

- Lilian López (LL): Sí, no sólo después, sino también desde el 2013, cuando hubo muchas concesiones hidroeléctricas dentro del pueblo lenca, el Copinh ha sido una organización muy perseguida, una organización que lo único que se ha hecho es tratarla de una organización violenta, armada. Hemos tenido persecución política, persecución judicial, como también persecución de los sicarios, de las empresas transnacionales que nos buscan, nos siguen. Hemos sido amenazados que nos van a procesar, asesinar, habiendo asesinato dentro de las comunidades especialmente Río Blanco. La organización ha sido boicoteada, a sus radios comunitarias les han cortado la luz. Nos han boicoteado en los carros del Copinh. Nos han tapado las calles donde hemos andado en resistencia, donde entramos a las comunidades. Y después del asesinato de Berta, también ha sido una situación muy dura, donde sabemos que perdimos a una líder, una mujer que luchaba, una mujer que defendía. Pero eso pues nos ha hecho fuertes. Hemos sufrido la partida de Berta, pero esa partida ha sido el fortalecimiento del Copinh. Hoy con la ayuda, con el apoyo internacional de otras organizaciones, de medios internacionales, para poder sobrevivir y seguir exigiendo justicia para el caso de Berta no quede en la impunidad.

- SG: ¿Y Hubo personas dentro del Copinh que dijeran, “No, tengo demasiado miedo para seguir”?

- LL: Sí, por ejemplo, hubo el desmayo de muchas comunidades, hoy muchas compañeras no quieren salir, no quieren seguir luchando porque creen que como asesinaron a Berta, también las van a asesinar y que también van a quedar en la impunidad. Entonces espero que de los miembros que estamos dentro de la coordinación, los que empezamos luchando, los que estuvimos dentro de la resistencia de 2013 hasta ese tiempo, nos mantengamos aquí. Tenemos el compañero Francisco Sánchez, que es de la comunidad del Río Blanco, donde está siendo fuertemente amenazado, rodean su casa, hay disparos, a veces que él se cruza por su comunidad. Y bueno, tenemos medidas cautelares, medidas de protección pero eso no nos garantiza que no nos van a asesinar, no nos garantiza que van a proteger nuestra vida.

El compañero Sotero Echavarría ha sido un compañero de muchos años, que también ha sido amenazado con secuestrarle sus nietos. Le han matado los perros. Han llegado también a rodearle la casa. También han hecho disparos. Pero eso tampoco nos ha debilitado para poder estar en el Copinh. Mi persona también, este año que pasó, mi casa  fue allanada por policías sin orden de captura, preguntando que si habían armas, que ahí tenía armas escondidas. Entraron a mi casa, hicieron todo lo que ellos querían hacer, porque eran la autoridad. También tomando fotos a mis hijos, poniéndolos en peligro. Pero que eso tampoco nos ha debilitado como mujeres, y aquí estamos, luchando, haciendo esta fuerza para seguir luchando y protegiendo al pueblo lenca, defendiendo todos los derechos del pueblo lenca.

- SG: ¿De qué manera están criminalizado al Copinh en este momento por el gobierno hondureño?

- LL: Se nos dice que somos una organización que no dejamos prosperar al país, a las comunidades, que estamos en contra del desarrollo. Y no estamos en contra de un desarrollo, sino que estamos en contra de la manera en que se hacen los proyectos hidroeléctricos dentro de las comunidades, dentro del territorio lenca. Y también la criminalizacion hacia el Copinh es la persecución política que hacen, la persecución judicial que se nos hace a diario, porque vamos, los carros son muy reconocidos, que son del Copinh. Ya nosotras y nosotros somos personas muy reconocidas dentro de las organizaciones, dentro del Estado y ya, en cualquier lugar que nos vean, nos ponen un operativo, y nos tratan de bajar de los carros. Registran los carros, nos hacen un montón de preguntas, y eso para nosotros es una criminalización, porque nos siguen donde quiera que nosotros estemos. Y eso no nos garantiza la vida para seguir luchando.

- SG: Después del fallo contra los siete hombres implicados en el asesinato de su líder ¿cómo sigue el caso de Berta?

- LL: Para nosotros ha sido un juicio ilegal. Ha sido un juicio que ha estado en la secretividad, porque no se nos ha dado toda la información. No se nos acepta, dicen que el Copinh no es víctima, porque para ellos creen que Berta era una persona particular pero ella era coordinadora general del Copinh, y bueno, se nos ha negado ser partícipe del juicio. Nos dejaron afuera los abogados que llevaban el caso. Y eso es parte de la criminalización hacia el pueblo lenca, que nos dejen fuera, que el juicio sea ilegal, porque no se han resuelto un montón de amparos que se han puesto.

Y se han salido diciendo que ahora hay castigo para las siete personas, pero sólo esas siete personas quienes dispararon, quienes planificaron, pero los que no están son los autores intelectuales; que es lo que quiere su familia, lo que quieren sus hijas, lo que quiere el Copinh, que se siga investigando, que se capture a los autores intelectuales y como sabemos y lo hemos dicho, la empresa ha sido parte del sistema del Estado que ha estado ahí también en asesinar a Berta. Aparte, es un logro que hayan sido castigados, pero aún no sabemos con cuántos años, sólo que se condenan pero no sabemos cuánto le va tocar a cada quien.

- SG: ¿Cuándo van a dar a conocer eso?

- LL: Seguimos creyendo que esto va ser una secretividad, que sólo se va decir se castiga, pero no se va saber cuánto va a ser la individualización para cada quien. Nosotros quisiéramos que se condenaran de por vida, que haya una condena de por vida para que esos actos no se sigan en la impunidad, y que no se siga asesinando a mujeres defensoras del pueblo lenca.

- SG: Y en cuanto a recursos legales, apelaciones, la siguiente instancia ¿cómo sigue?

- LL: Bueno, se sabe que los abogados defensores de las personas van a presentar un recurso de amparo para pedir la pena mínima a los procesados. No se sabe si van a ser seis meses, un año, 3 años, entonces eso está en espera todavía, no está resuelto. Pero también tenemos al lado lo que es el juicio a David Castillo, quien era el presidente de la empresa DESA, y que también se va a iniciar un nuevo juicio y este juicio es del Copinh, y esperamos que también sea una condena que es la que queremos.

- SG: Y el río ¿cómo está ahora? ¿Ya no van a construir la hidroeléctrica?

- LL: Pues cuando se asesina Berta la represa se para. Pero sólo sabemos que la represa está parada mientras se resuelve esa condena a las personas que asesinaron a Berta. También está que DESA se va, pero hay otra empresa que va a quedarse funcionando dentro de las comunidades.

Río Blanco pudo presentar un amparo para que se cierre definitivamente la concesión del Río Gualcarque. Esperamos que el Ministerio Público, que el Tribunal de Justicia pueda resolver esto y que llegue a una cancelación de ese proyecto porque de esa manera estamos cancelando el proyecto de muchas comunidades que también están en concesión y para nosotros como Copinh y como organización sería una victoria lograr el cancelamiento definitivo del Río Gualcarque.

- SG: Cambiando el tema, ustedes han hablado de que es muy difícil para las mujeres militar en organizaciones mixtas, tanto en el Copinh, como en las organizaciones de base en las comunidades. ¿Cuáles son los obstáculos que enfrentan?

- LL: La mayoría de las mujeres venimos de pueblos, de comunidades, y estamos viviendo en un país, en un sistema patriarcal, racista, donde desde el Estado se nos niega salud, educación, se nos niega el derecho a participar en la parte política, como también se nos niega la participación en diferentes espacios.

Y dentro de las comunidades todavía se cree que las mujeres, desde el momento que nos casamos, desde el momento que nos acompañamos, es para tener hijos, es para vivir en la casa. La mujer desde que se casa es para el hombre, para que atienda a sus hijos… ¡Pero no! La mujer puede participar en varios espacios.

Cuando las mujeres queremos levantar nuestra voz o queremos participar, se nos calla, se nos niega participar y cuando nos involucramos y participamos, se nos trata muy mal. Se nos dice que somos callejeras, que no tenemos que hacer eso, que abandonamos a nuestros hijos, que abandonamos el hogar, que hasta por eso muchas mujeres han quedado sin hijos, muchas han quedado sin casa porque el hombre las saca de su casa, las saca de su hogar.

Dicen que cuando vamos a una de estas organizaciones, vamos a buscar otros hombres, o a convivir una vida distinta. Entonces por eso hay muchas mujeres que no se involucran. Porque el temor es que, abandono a mi hijo, abandono a mi familia y pierdo mi hogar.

- SG: ¿Y cómo hacen para sensibilizarlas y animarlas a participar?

- LL: Bueno, el Copinh tiene un proceso de formación de las mujeres. Hablando, haciendo conciencia con ellas para que puedan hablar, para que puedan participar y que luchen para que ellas salgan adelante, para que no estemos bajo un patriarcado, para que no estemos dependiendo de una persona sino que nosotras aprendamos a independizarnos, que las mujeres no debemos de callar, que debemos de denunciar, decir lo que nos está pasando.

Entonces vamos, nos reunimos, hacemos capacitaciones, les hablamos de sus derechos, les decimos que nos cuenten; si hay, les damos acompañamiento para poner denuncias. Hay compañeras que hemos logrado resolver un conflicto dentro de la comunidad, pero hay otras que las hemos tenido que llevar a juzgado, o las tenemos que llevar a una DPI (Dirección Policial de Investigación).

Pero ahí es como que hasta el mismo sistema policial, el mismo abogado, la jueza se ríe de nosotros, y lo primero que nos preguntan es: ‘¿Y por qué? Es que le pagaste mal o que no le hiciste caso.’ Y empiezan ellas mismas a meterle eso. Entonces por eso hay muchas mujeres que hoy callan, que hoy deciden mejor quedarse solas porque no hay un sistema que nos apoye, pero nosotros como Copinh hemos logrado que esto no siga dañando a nuestras compañeras; que podamos nosotros resolver dentro de las comunidades, que si hay un compañero que está tratando mal a una compañera, pues hablar, decirle mire compañero, esto o esto está mal, o eso así no se puede hacer; si usted no quiere que su compañera salga sola, ¡pues acompáñela! Llévela. ¡Participe, déjela que hable! Entonces eso en el Copinh nos ha ayudado, hablar con los hombres también y hacerles conciencia de que nosotras las mujeres tenemos ese derecho de participar.

- SG: Cuénteme de la coordinación de la diversidad sexual, creo que es bastante único

- LL: Sí. Es bien difícil en los pueblos o en las comunidades hacer entender que el Copinh tiene una coordinación de la diversidad sexual. Por ejemplo si yo fuera una mujer lesbiana, yo caracterizarme y que nuestro entorno sepa que soy lesbiana, porque hay una discriminación, hay violencia, que por qué yo soy así, no puedo ser así. Entonces, aquí ha costado. Ha costado que dentro de la organización haya una persona de la diversidad sexual. Fue una persona que creció dentro del Copinh, que inició desde niño y que le costó desarrollar, pero que Berta fue una de esas que le dijo ‘no, JuanPa usted es su derecho. Le vamos a dar esa oportunidad que en el Copinh haya esa coordinación de la diversidad sexual para ser un ejemplo para otros en las comunidades, para personas que no se dan a conocer porque su familia no los quiere, porque su familia los mira mal, porque su familia los saca de la casa’.

- SG: Y esta persona sale y da charlas ¿este tipo de cosas?

- LL: Sí, es una persona muy reconocida. Una persona que ha estado al frente de la lucha desde muy niño y que a él ya no le importa, él ya es reconocido a nivel de muchas organizaciones, nacional e internacional y él lo supo superar dentro del Copinh.

- SG: Última pregunta. ¿Cómo van a conmemorar el tercer aniversario del asesinato de Berta?

- LL: Estamos planteándolo, celebrarlo con mucha alegría, mucho ánimo, mucha fuerza, para recordar a esa mujer, a esa líder. Para decir que ella está aquí, dándonos esa fuerza y para celebrar una victoria más de lucha de Copinh, en poder lograr una pena a sus sicarios, a esas personas que la dispararon y que eso pues va a ser una fiesta con Berta, para seguir adelante, seguir luchando por el pueblo lenca y para seguir luchando por otras mujeres que todavía no pueden salir de este cautiverio que están viviendo.

19/SG/LGL