Inicio A las mujeres de Azcapotzalco las tiran y se levantan

A las mujeres de Azcapotzalco las tiran y se levantan

Por Manuel Fuentes Muñiz*

Las mujeres de Azcapotzalco son mayoría en las protestas, ni duda cabe. En los mítines y marchas contra los megaproyectos van delante y parecen no temerle a nada. Ya les ha pasado con los granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública del DF que las han empujado y hasta golpeado; las tiran y se levantan de nuevo.

En una de las protestas del año pasado, el 27 de abril, cuando exigían en las oficinas de la delegación Azcapotzalco de la Ciudad de México la cancelación del “Foro Estadio” en el Deportivo Reynosa y Alameda Norte, los granaderos se fueron contra ellas, pero también contra los hombres que protestaban a su lado.

En esa ocasión pasaron encima de Jorge González Padilla, de 66 años, le rompieron las costillas y hasta patadas recibió estando en el piso.

Su hija Erika por más que trataba de defender a su padre, la violencia policiaca se lo impedía. En esa ocasión grupos de mujeres hacían lo posible para impedir siguieran golpeando a sus compañeros, pero a punta de patadas, codazos y hasta con los escudos eran empujadas al piso.

Martinheli, también vecina de Azcapotzalco, relataba en aquella ocasión que las agredidas con más saña eran las mujeres: “Nos jalaban del cabello, nos tiraban al piso y allí nos pateaban”.

Muchas de las mujeres de Azcapotzalco trabajan en su casa, la limpian, lavan ropa, planchan, hacen la comida y además tienen que atender a dos o tres hijos; algunas venden comida, ropa y otros enseres para completar ingresos; ahora con las protestas han tenido que abandonar parte de su trabajo, pero siguen adelante.

Su lucha, ante innumerables protestas, dio frutos el 7 de julio de 2011 al revocarse el acuerdo de Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del DF, que otorgaba al empresario Guillermo Salinas Pliego 7.2 hectáreas del Deportivo Reynosa y la Alameda Norte para la construcción de un foro en perjuicio de los espacios públicos.

Sin embargo, desde 2008 se inició de manera sigilosa la edificación de la “Arena Ciudad de México” en un predio público de 81 mil 487.27 metros cuadrados de lo que fue el rastro de Ferrería, cedido al empresario Salinas Pliego.

Esta obra ha causado graves perjuicios en la comunidad. Vehículos pesados como camiones materialistas, tráileres, grúas de alto tonelaje, revolvedoras de concreto han destruido tramos de guarnición y banqueta y nadie les ha puesto un alto, además de la afectación a vialidades. Las autoridades capitalinas, contrariando su papel, han sido cómplices de esos abusos.

El tránsito pesado con la trepidación ha originado grietas y facilitado hundimientos en viviendas por el origen lacustre de la zona.

Apenas los días 16, 17 y 20 de enero pasado las y los vecinos fueron agredidos de nueva cuenta cuando protestaban en las afueras del inmueble, pero ahora por guardias privados de la empresa Provitec, que salieron del interior de la “Arena Ciudad de México” para patearlos, tirarlos en el piso y hasta robarles sus mantas. La policía capitalina presente de manera cómplice, únicamente observó sin intervenir.

Qué pena que ahora se permita la presencia de “guardias blancas” para arremeter contra las protestas del pueblo chintololo que no se amedrenta. Que se les arrebaten sus mantas de protesta como si fueran instrumentos de delito, que se les agreda físicamente y nadie responda.

En la inauguración de la obra el pasado sábado 25 de febrero hasta se les secuestró por medio de granaderos para impedir que se manifestaran. Que mal vamos.

Las mujeres de Azcapotzalco en esta lucha son ejemplo de dignidad ciudadana, pero su fortaleza se incrementa al lado de sus compañeros que tampoco dan un paso atrás por la defensa de los espacios públicos.

*Abogado y académico, especialista en temas de justicia, consejero de la Comisión de Derechos Humanos del DF.

[email protected]

Twitter: @Manuel_FuentesM

12/MF/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content