Inicio A propósito de los Oscares

A propósito de los Oscares

Por Fabiola Calvo

Pisar la alfombra roja es un sueño -manifiesto o no-. Ya me dirán el significado de recibir un Oscar. Es el podio de los grandes, las grandes del cine, es el olimpo para una carrera de esfuerzos aunque no estén todos los que son.

Si vemos películas de actualidad o las de los años cincuenta, algunas ya denominadas clásicas, en todas encontramos hombres y mujeres con talento, no obstante a la hora de contar directores, ellos suman más y más porque las chicas, aunque existan algunas directoras, son dirigidas. ¿Por qué? ¿Sólo tres han recibido la estatuilla en esta categoría?

Leer la guía para la noche de los Oscar en la que aparece la lista de nominaciones a la Mejor película, Mejor Director (no dice directora), Mejor actriz protagonista, Mejor Actor Protagonista, Mejor Actriz de reparto, Mejor actor de reparto, Mejor guión original, Mejor guión adaptado, Mejor película de habla no inglesa, Mejor maquillaje y Mejor canción, Mejor cortometraje nos da la dimensión de más de lo mismo. ¿Qué pasa?

Sin dejar los reparos, y mejor que no falten, quienes tenemos parte del corazón en América, no podíamos menos que alegrarnos que Catalina Sandino, colombiana protagonista de María llena eres de gracia, estuviese en la lista como posible actriz protagonista que pudiese recibir el galardón.

No sólo por ser mujer, sino por ser latinoamericana de un país cuyo presupuesto es para la guerra y para combatir el narcotráfico, en el que la vida de “las mulas” no pasa de ser un cuadro estadístico y no una realidad humana tal como la describe la película dirigida por Joshua Marston.

Más no sólo ocurre en Colombia, también en el resto de países latinoamericanos. La ayuda para formar actores o promoverlos es mínima y, nada diremos sobre la realización y promoción del cine para lo que los directores deben buscar apoyo en Europa o Estados Unidos.

Escuché enojos por el tema de María llena eres de gracia, cuya línea argumental es la vida de María, su barrio, sus amigos y la falta de futuro que son las motivaciones que en última la llevan a convertirse en “mula”, a transportar droga dentro de su cuerpo.

También he escuchado esos enojos por “La vendedora de rosas” y por “La virgen de los sicarios”. ¿Nacionalismo a ultranza? Es cierto que cada país, otras expresiones, esfuerzos, música, baile, paisajes y sobre todo, gente que ama la vida escribe, canta, produce.

Y aunque parezca paradójico, es amor a la vida lo que transmite la película Mar adentro, dirigida por el español Alejandro Amenábar, ganadora del premio A la mejor película de habla no inglesa.

La película está basada en la vida de Ramón Sanpedro quien después de un accidente se encuentra postrado durante treinta años al cuidado de su familia. Desde su ventana ve el mar ligado a sus recuerdos, su mundo. Sueña con volar, escribe poesía con un lápiz aprisionado por sus labios. Él ama la vida pero es consciente de su tragedia. Quiere morir y cree tener derecho a decidir. Necesita ayuda para morir.

Lo cierto es que cada película refleja, no podía ser de otra manera, el mundo en el que andamos: escasez de directoras, pobreza, miseria, tráfico, alegría, esencia humana, derechos restringidos o no derechos y creación mucha creación como puede apreciarse en la canción Al otro lado del río, en el filme Diarios de motocicleta. Mucho más emotivo escucharla en la voz de su compositor, el uruguayo Jorge Drexler al momento de recibir la estatuilla.

Empieza un nuevo año para quienes trabajan con el celuloide y con el inicio, la esperanza para que un mayor número de mujeres tomen la sartén por el mango y dirijan una, dos, tres, muchas películas, que hayan muchas Itziar Bollaín o muchas Sofía Coppola que en lugar de registrar la realidad –porque ha cambiado- trabajen en ciencia ficción.

*Periodista colombiana residente en Madrid, premio 2003 La Mujer en la Unión Europea.

2005/FC/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content