Inicio A quince años de la fundación del CAVI

A quince años de la fundación del CAVI

Por Guadalupe Vallejo Mora

En México, la violencia familiar es una problemática social de gran envergadura y, como tal, su erradicación depende -en buena medida- de la capacidad para incidir en la transformación de los patrones de comportamiento diferenciados para hombres y mujeres que permita la construcción de nuevas formas de relación fundamentadas en la equidad, la justicia, la tolerancia y el respeto.

Bárbara Yllán, subprocuradora de Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad (CAVI) de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), reconoce que en nuestro país el nivel de denuncias de la violencia intrafamiliar va en aumento; sin embargo, aún no se llega a la realidad de lo que está pasando en los hogares.

La funcionaria asegura que hoy en día el problema ha sido visibilizado y se tiene un avance en materia de ayuda a las víctimas de violencia familiar; “se reconoce que es un problema de todos y que el Estado debe intervenir, cuando antes se pensaba que era un problema sólo de la familia”.

Ya en otras ocasiones la experta ha advertido incluso que “los homicidios son los extremos del maltrato, el reducto. Muchas veces ellas piensan: ‘o lo mato o me mata’. No tienen más salidas, y no quieren tomar medidas de seguridad porque el maltratador es un persecutor. El celotípico es una persona que considera a otra de su propiedad y llega a extremos insospechados”.

De acuerdo con la subprocuradora, lo más grave del problema es que “el maltrato va borrando los límites: cada vez es más intensivo y más frecuente”. Y, desgraciadamente, a pesar de que hoy en día hay mucho más conciencia del problema que hace 20 años, el maltrato “sigue siendo un problema oculto, dentro del hogar”.

15 AÑOS DEL CAVI

Lo cierto es que Yllán encabeza los esfuerzos que un grupo de expertos realiza en el Centro de Atención a Víctimas de Violencia Intrafamiliar (CAVI), que el pasado viernes cumplió 15 años de haber sido creado; durante ese tiempo ha atendido un promedio de 300 mil personas que, gracias al apoyo de un equipo multidisciplinario, han logrado superar las relaciones de abuso en las que vivían.

Ahora las mujeres ya no se avergüenzan al denunciar las agresiones que enfrentan por parte de personas cercanas. “La gente, y sobre todo las mujeres, ya no sienten vergüenza por ser maltratadas y denunciarlos. Apenas en 1990 era muy vergonzoso. Además, se han modificado las leyes”, dice la funcionaria.

El CAVI fue el primero centro gubernamental de apoyo a personas que sufrían maltrato intrafamiliar en el país; actualmente está conformado formado por 75 empleadas y empleados.

En él se desarrollan trabajos de ayuda a adultos y menores maltratados. Cuenta con un área de trabajo social, tres ministerios públicos y una subdirección Jurídica y de Seguimiento de Casos.

La experta recuerda que en 1990, cuando se formó el CAVI, atendía a 100 personas al mes, ahora el promedio es cercano a mil por mes. Del total de casos, dice, 80 por ciento de víctimas de agresiones son mujeres; un ocho por ciento son niños, y el resto son ancianos. De la población femenil atendida, el 88 por ciento tiene entre 31 y 40 años.

En el CAVI, las personas reciben 15 sesiones de terapia psicológica en grupo, atención médica y asistencia jurídica gratuita.

“No sólo damos consejos: contamos con un servicio médico. A algunas mujeres se les canaliza a los albergues, pero el éxito, sobre todo, es el apoyo jurídico y legal, el articular un modelo de intervención legal”, puntualiza Barbara Yllán.

CIFRAS EN EL DF

De acuerdo cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), una de cada cuatro mujeres en el Distrito Federal manifiesta que ha sufrido algún tipo de violencia. El 82.2 por ciento de las/los receptoras/es son mujeres, mientras que el 17.7 por ciento restante son hombres; esto significa que 4.6 mujeres viven violencia familiar por cada hombre en la misma situación.

En lo que a grupos de edad se refiere, las mujeres que resultan más afectadas son aquéllas que están entre los 18 y los 35 años (50.5 por ciento). En el caso de los hombres, este grupo de edad representa el 33.3 por ciento del total, dada la mayor afectación de la violencia sobre niñas, niños y adultos mayores.

Un dato relevante del INEGI es que los grupos de edad que mayormente generan violencia son, en el caso de mujeres, aquéllas con 18 a 34 años de edad (48.6 por ciento), mientras que en el caso de los hombres el mismo grupo de edad representa el 50.2 por ciento.

*Periodista mexicana

05/GV/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content