Inicio Aborto, debate latente por machismo, pobreza y desigual acceso a los anticonceptivos

Aborto, debate latente por machismo, pobreza y desigual acceso a los anticonceptivos

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Pese a que existe una gran variedad de métodos anticonceptivos, el embarazo no deseado y el aborto siguen siendo problemas que enfrentan mujeres de todas edades y estratos sociales. Para muchas de ellas la maternidad representa una experiencia impuesta socialmente, que, según estudios, genera importantes costos sociales y psicológicos para las madres, las y los niños que nacen en estas condiciones.

“…un embarazo no deseado, que se define como un rechazo activo y razonado de la concepción durante las primeras semanas de gestación, tiene como consecuencia un mal desarrollo en la niñez y una gran cantidad de dificultades y problemas que empeoran en la adolescencia y en la primera edad adulta, en comparación con el desarrollo social de los hijos deseados.

Así lo refiere la organización civil Protegiendo la salud de las mujeres, promoviendo el respeto a sus derechos reproductivos (IPAS), en la investigación “El aborto en México”, realizada en 2002, en la cual se menciona que la mayoría de las personas en la sociedad concibe el embarazo no deseado como una falta de responsabilidad de las mujeres, sin embargo, el fenómeno obedece a razones más complejas.

Entre ellas está que el acceso a la información y los métodos anticonceptivos siguen siendo desiguales, sobre todo para las mujeres rurales, que viven en pobreza y marginación, pero aun cuando se cuenta con estos elementos, no es suficiente, porque todavía cuando se usen correctamente pueden fallar, además la responsabilidad de evitar un embarazo no deseado debe compartirse de forma equitativa con los varones.

De acuerdo con IPAS, esta situación provoca en muchas mujeres un “gran conflicto emocional” debido a los patrones culturales que limitan sus posibilidades para tomar decisiones autónomas en torno a la sexualidad y la reproducción.

Una buena parte de las mujeres que deciden abortar lo hacen en condiciones muy complejas porque son objeto de la estigmatización social y se perciben a sí mismas como transgresoras de valores morales y religiosos fuertemente arraigados en la sociedad mexicana, indica “El aborto en México”.

Sin embargo, es importante señalar que la interrupción de un embarazo no deseado es una experiencia que las mujeres asumen de acuerdo con sus condiciones individuales y con el entorno social en el que viven. Las mujeres interrumpen sus embarazos por razones muy diversas, y no todas tienen secuelas emocionales y sentimientos de culpa después de un aborto.

Algunas se sienten aliviadas y agradecidas cuando reciben una atención integral, segura y respetuosa por parte del personal médico que practican abortos apoyándose en una postura ética centrada en el respeto a la autonomía de las mujeres.

Las reacciones emocionales negativas posteriores a la interrupción de un embarazo no deseado tienen una relación muy directa con la calidad de la atención que ofrecen, los hospitales públicos a las mujeres que buscan atención de urgencia por las complicaciones de una intervención realizada en condiciones inseguras.

En México, la calidad técnica de la atención varía de acuerdo con los recursos de los hospitales, pero la mayoría carece de personal capacitado para proporcionar servicios integrales de atención post-aborto, que aseguren el seguimiento de las mujeres, les brinden apoyo emocional, o les ofrezcan información amplia y accesible para evitar un nuevo embarazo no deseado, puntualiza IPAS.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) el aborto inseguro es un procedimiento para interrumpir un embarazo no deseado, practicado por personas sin capacitación o experiencia, o en un ambiente que carece de los estándares médicos mínimos, lo que pone en riesgo la vida de las mujeres.

Además del aborto inseguro la interrupción del embarazo no deseado se clasifica como terapéutico, el cual se práctica en algunos países cuando el embarazo pone en peligro la salud o la vida de la madre. También se realiza por indicación eugenésica que procede cuando se puede predecir con certeza que el feto es incompatible con la vida y que está destinado a morir.

Por indicación jurídica en caso de violación y económica o social, en situaciones de precaria condición económica familiar de la mujer, ésta es una de las indicaciones que ha tenido mayores dificultades para su reconocimiento legal a nivel mundial.

09/GCJ/LAG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más