Absuelven a Imelda Cortez, en reclusión por parto fortuito

INTERNACIONAL
POLÍTICA
   Fue víctima de violencia sexual y de emergencia obstétrica
Absuelven a Imelda Cortez, en reclusión por parto fortuito
Imagen retomada de Twitter
Por: Aline Espinosa Gutierrez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 18/12/2018

Después de un año y medio de permanecer en prisión acusada del delito de “homicidio en grado de tentativa"  tras haber vivido un parto extrahospitalario, la tarde de ayer la joven salvadoreña, Imelda Cortez, obtuvo su libertad, al comprobarse que no actuó con dolo ya que se encontraba en un estado de vulnerabilidad, de acuerdo con el veredicto del juez del Tribunal de Sentencia de Usulután, en El Salvador, Hugo Noé García.

En entrevista con Cimacnoticias, la abogada de Imelda, Ana Martínez, explicó que previo a la audiencia, la defensa de la joven, compuesta por 3 personas, se reunió con la Fiscalía General de la República de El Salvador para solicitar el cambio del delito de “homicidio en grado de tentativa” a “abandono y desamparo de personas” con el fin de que Imelda pudiera pasar por un proceso abreviado y reducirle la pena en prisión, a un año de cárcel, en caso de no absolverla.

Detalló que la defensa pudo acordar con la Fiscalía General el cambio de la tipificación del delito ya que a través de los peritajes psicológicos de Imelda (realizados por el Instituto de Medicina Legal) y la declaración del policía Sergio Ventura (quien llegó al lugar, donde Imelda sufrió el parto extrahospitalario) se pudo comprobar que debido a la inexistente presencia de síntomas de gestación, los problemas de salud y la pérdida de sangre por el parto fortuito, Imelda en ningún momento de su embarazo “quiso hacerle daño a su hija”, declaró.

La abogada explicó que con lo anterior se confirmó que Imelda no abandonó a su hija con “conciencia o voluntad”, ya que la gran pérdida de sangre por el parto la hizo desmayarse y por ello no pudo atender a su hija. Al igual, explicó, se mostraron otros elementos (que la defensa ya había presentado ante la Fiscalía General) como que Imelda era “sobreviviente de violencia sexual” y que tenía 17 años cuando estaba embarazada, por lo que “ella no comprendió lo que sucedió el día en que se desmayo”, comentó.

Todo ello permitió que pudiera cambiarse el delito de “homicidio agravado en grado de tentativa” a “abandono y desamparo de personas”, el cual ya no fue necesario toda vez que el juez del Tribunal, Hugo Noé García, no lo consideró así y dejó en libertad inmediata a Imelda Cortez, tras argumentar que “la joven había sufrido una emergencia obstétrica, al tiempo que reconoció su calidad como víctima de violencia sexual”.

Cabe recordar que desde los 12 años, Imelda fue víctima de violencia sexual por parte de su padrastro de 70 años, Pablo de Dolores. Como resultado de esta violencia Imelda presentó un embarazo a los 16 años. La tarde del 17 de abril de 2017,  la joven sufrió un parto fortuito, pero su hija sobrevivió, sin embargo desde ese momento la Fiscalía General la acusó de “homicidio en grado de tentativa”, delito que la mantuvo privada de su libertad por un año y medio en el Centro Preventivo y Cumplimiento de Penas de San Miguel.

La también integrante de la organización, “Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto en El Salvador”, comentó que la defensa buscará en los próximos días que Imelda recupere la custodia de su hija para lo que acudirán a las Juntas de Protección de la Niñez y la Adolescencia de este país, donde presentarán un documento y con ello comenzar el proceso.

Añadió que desconocen si Imelda pedirá que el Estado salvadoreño le dé una reparación de daños o tomar acciones legales contra el personal médico que la agredió y denunció, ya que la joven ha dicho que sólo desea pasar tiempo con su madre, Mercedes y su hija.

Aclaró que actualmente la organización lleva 24 casos de mujeres que han sido criminalizadas por sufrir partos extrahospitalarios, lo cual, dijo, es una muestra de que en El Salvador las mujeres son perseguidas y condenadas por emergencias obstétricas, por lo que la sociedad civil y organismos internacionales de DH deben exigir un cambio en el Código Penal con el fin de que “las salvadoreñas tengan más opciones y se frene la criminalización”, concluyó.

 

18/AEG/LGL