Inicio Abusa la justicia oaxaqueña de mujeres indígenas

Abusa la justicia oaxaqueña de mujeres indígenas

Por Soledad Jarquín Edgar

Decenas de mujeres indígenas purgan condenas por narcotráfico en cárceles de Oaxaca, juzgadas por personas que no hablan su lengua y sumidas en una ignorancia total sobre el sistema legal o medios económicos para defenderse, por la falta de oportunidades y acceso a una vida distinta, afirmó hoy la catedrática e investigadora Concepción Núñez Miranda.

En entrevista con cimacnoticias, explicó que si las autoridades quieren impartir justicia y no “injusticia” como hasta ahora ha sucedido con esas mujeres presas, sería necesario revisar cada uno de sus expedientes, que reciban juicios dignos, “que no sean sólo chivos expiatorios para justificar el combate al narcotráfico”.

La investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional aseguró que la globalización neoliberal está repercutiendo en distintos espacios de la vida cotidiana de mujeres y hombres.

El neoliberalismo también ha globalizado el narcotráfico y le ha dado al crimen organizado el caldo de cultivo perfecto para extender sus dominios a todo el planeta, es decir, le ha dado las condiciones de pobreza y pobreza extrema en que millones de seres humanos se debaten, así como la corrupción, que es una constante en los países del orbe.

Núñez Miranda, quien realiza desde hace tres años un estudio sobre la condición de las mujeres presas por narcotráfico en la penitenciaría de Santa María Ixcotel, ubicada en el municipio de Santa Lucía del Camino, a sólo 15 minutos del centro de esta capital, expuso que se trata de mujeres en su mayoría indígenas.

Apuntó que la condición de mujeres indígenas las lleva a sufrir una opresión de clase muy marcada, que se traduce en pobreza extrema, falta de acceso a la salud, alimentación, educación, vivienda digna, fenómeno que comparten con los habitantes de la comunidad en donde viven, con los hombres y sus hijos e hijas, que conforman su núcleo familiar.

“No pueden ser culpables, independientemente de lo que hayan hecho, ya que quien ha fallado con ellas y sus comunidades es el Estado”, destacó.

OPRESIÓN GENÉRICA

La también integrante del Grupo de Estudios sobre la Mujer “Rosario Castellanos” añadió que las mujeres indígenas se enfrentan a la opresión genérica, lo que implica social, histórica y culturalmente violencia, humillación, imposición, discriminación, subordinación, obligaciones impuestas, prohibiciones y desigualdad entre los géneros.

Desde esta perspectiva, añadió la entrevistada, las mujeres vienen de prisiones no concientes, es decir, viven en prisiones reales y simbólicas, prisiones de la vida cotidiana. Las mujeres, nos dice Marcela Lagarde “viven su prisión en la opresión genérica combinada con las otras determinaciones sociales y culturales que les dan vida”.

Las mujeres presas sufren además de la privación de su libertad, la humillación, tristeza, dolor, sufrimiento, altos grados de depresión, imposición, castigo y olvido. En términos generales, están marcadas por una violación constante de los derechos humanos elementales.

La investigadora y catedrática universitaria indicó que estas mujeres son juzgadas en una lengua que no comprenden, con leyes que no entienden, con términos jurídicos totalmente desconocidos, con abogados de oficio que jamás harán una auténtica defensa, pues sólo cubren un requisito que dicta la ley y están sin dinero ni recursos para demostrar su inocencia.

Además, la sentencia es dictada por un juez que no conocen, “jueces que tienen la consigna de aplicar la mano dura de hacer caer todo el peso de la ley sobre ellas”, como sucedió a una mujer indígena de la Costa, quien purga una condena de 10 años por la posesión de 46 gramos de marihuana, pero igual castigo recibiría cualquier narcotraficante que lleve varias toneladas.

Agregó que otra condicionante constante encontrada en las historias de vida de las presas es el analfabetismo y la pobreza extrema en la que sobreviven, de ahí que sean utilizadas como “mulitas” por narcotraficantes, quienes les pagan cantidades irrisorias por transportar marihuana, “saben que está mal lo que hacen, pero no conocen el alcance del delito ni la magnitud del castigo”.

SOLO UNA CIFRA MAS

Esto hace pensar que las mujeres indígenas se convierten en una cifra más de las estadísticas del combate al narcotráfico y la cuota que el estado mexicano entrega al imperialismo para la certificación.

Dijo que mientras las cárceles de Oaxaca y de otros estados del país se siguen llenando de mujeres por delitos contra la salud, delitos muchas veces fabricados, se están rompiendo las redes familiares y de solidaridad de las comunidades.

Por otro lado, consideró que tomando en cuenta que la mayoría de estas mujeres carecen de pareja, las hijas e hijos de las presas se quedan “en la calle”, pues el Estado no se hace cargo de ellos y al igual que sus madres no tendrán acceso a sus derechos elementales.

Esto es lo que está ocurriendo con nuestras democracias latinoamericanas, son de mentiras, me atrevo a afirmar que la “democracia” actual no vino acompañada por el “bienestar social” sino por una serie de contradicciones que agudiza la desigualdad social y la injusticia.

Vino acompañada de una máscara, que oculta la verdadera razón de ser de la globalización, del capitalismo salvaje, que oculta la violencia estructural de sociedades radicalmente injustas y antidemocrática, concluyó la investigadora.

SJ/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más