Inicio Abuso sexual y depresión detonan adicciones entre las mujeres

Abuso sexual y depresión detonan adicciones entre las mujeres

Por Román González

El abuso sexual, la depresión, una decepción amorosa, aceptación social, soledad, son algunas de las causas por las que las mujeres de cualquier edad comienzan a consumir drogas o alcohol, aseguró la especialista Martha Romero.

La experta de la dirección de Investigaciones Epidemiológicas y Sociales del Instituto Nacional de Psiquiatría, habló a cimacnoticias sobre los mitos y realidades de las adicciones en las mujeres, la falta de programas para atenderlas y la forma en que los médicos minimizan su problema cuando finalmente ellas se atreven a pedir ayuda.

Romero se pregunta ¿por qué consumen más sustancias las mujeres?, a lo cual responde, “en el caso de las adolescentes, el consumo de alcohol, tienen que ver más con las emociones, en tanto que para los hombres es más por su adaptación al medio”.

De una lista de 35 motivos por las cuales bebían alcohol ellas mencionaban con mayor frecuencia el estar deprimidas, ser víctimas de un abuso sexual, o por una desilusión amorosa.

En cambio, los hombres, generalmente decían que tomaban para encajar en la situación, intimidar con las chavas. “Esto va marcando diferencias”.

En México el consumo de narcóticos entre la población femenina no sólo abarca a las drogas ilícitas, sino también el consumo de alcohol y tabaco, así como las drogas médicas como tranquilizantes y anfetaminas que inhibe el hambre.

Cifras del Consejo Nacional contra las Adicciones, revelan que una mujer por cada 10 hombres consume drogas de diseño como el éxtasis y el cristal. Aunque se reconoce que no hay cifras concretas sobre la población femenina, el consumo de ese tipo de sustancias va en ascenso en comparación con las drogas más comunes como la heroína y la cocaína.

En cuanto al tabaco, el consumo también va en aumento, y en estos momentos hay una proporción de cuatro hombres por cada mujer.

USO DE ALCOHOL Y DROGAS

Respecto al consumo de alcohol Martha Romero afirma que no hay una respuesta única, pues uno de los problemas que hay en la sociedad es pensar que todas las mujeres son iguales. “Como si todas necesitáramos lo mismo y como sí una pudiera suplir a la otra”.

Es decir, hay muchas mujeres con gran diversidad de trayectorias de vida, necesidades muy diferentes, ubicadas en aspectos culturales, sociales, económicos y religiosos distintos y cada cual tiene motivaciones diferentes para llevar su vida.

Otra diferencia importante, abundó, es la edad, porque las necesidades de una adolescente no son las mismas de una mujer de 50 años, o el estar embarazada no puede ser la misma, a la no han experimentado la maternidad.

La doctora en Antropología Social, dijo que también se tiene información de las jóvenes a través de otros estudios cualitativos, por los cuáles sabemos que las mujeres ingresan en el consumo del alcohol por adaptarse, porque hay una presión muy fuerte de las empresas alcoholeras y su publicidad que va dirigida a la población joven y las mujeres.

“Entonces si tu tomas eres más sexy, más atractiva, eres más libre, autónoma. Esto es la gran mentira”, apuntó.

FUERA DE CONTROL

La también profesora de la UNAM, señaló que varios estudios muestran que a los hombres no les gusta que una mujer esté fuera de “su control”, así una mujer que está tomada, de alguna manera reta todos esos controles sociales. La mujer está condicionada a que su cuerpo es de su marido, pero si está tomada se desinhibe y puede pensar en romper esa regla.

Por eso hay tanta intolerancia, abundó, porque el estar tomada implica que la mujer no tiene control sobre su sexualidad, valores morales, que se suponen son responsabilidad de ellas, y porque deja de realizar aquellas actividades para lo que se le educo, tener hijos, cuidar a la mamá, abuelita, etcétera.

Explicó que la cosificación del cuerpo de la mujer, que le pertenece a todos menos a ella, ejerce una gran presión a la que no son sometidos los hombres, a quienes la sociedad sí les permite irse con cuantas mujeres quieran estando tomados o no. “Lo que para el hombre es positivo, para la mujer es negativo”.

INDIFERENCIA

Romero señaló que, a la fecha no hay algún tratamiento que tenga una modalidad diferente para hombres y mujeres.

Debería haber tratamientos diferentes, por ejemplo, si una mujer llega con el médico y le dice que “me estoy metiendo cocaína, tomo tranquilizantes, estoy tomando alcohol”, lo más seguro es que pensaría “esa maldita como esta dañando a la criatura”, pero no se pone a pensar qué es lo que lo esta llevando a esa mujer a dañarse de esa manera.

Reveló que las drogas que más consumen las mujeres adultas, según encuestas, son los tranquilizantes y sedantes, hay una proporción de por lo menos siete a uno, explicó.

A la sociedad en general no le preocupa, porque sus efectos no son notorios. Sí yo soy una ama de casa y tengo ocho hijos, estoy en la pobreza y voy al doctor, el médico va a decir cálmese, son sus nervios, tómese un tecito o le receta tomar un tranquilizantes y ya, no se preocupa por el fondo del problema.

Con ello, la mujer se toma cualquier tranquilizante, lo cual no resuelve nada, resuelve sus necesidades.

“Este tipo de abuso es promovido en muchas formas; entre las mujeres porque somos muy dadas a compartir consejos y recetas, si el médico dijo que sólo una pastilla al día y por una semana, te tomas tres durante cuatro semanas”, ejemplificó.

Pero, del lado de los profesionistas de la salud, no se piensa en otras estrategias que no sean las médicas. No las escuchan, que tal si la mujer está angustiada porque el hombre la va a dejar porque no se puede embarazar. “En lugar de trabajar eso, el doctor le dice que se calme que son sus nervios”.

CONSECUENCIAS

La dependencia a cualquier tipo de drogas y la edad afecta diferencialmente porque los cuerpos son distintos, por ejemplo con relación al alcohol las mujeres tenemos más grasa en el cuerpo y menos agua y las enzimas que degradan el alcohol funcionan de una manera diferente en los hombres, explicó.

Al ingerir alcohol en menor cantidad, las mujeres llegamos a tener los mismos efectos que los varones. “Esa sería una diferencia biológica que la hace a una más vulnerable”, dijo.

Sí un hombre y una mujer empiezan a beber las mismas cantidades, la primera que se va a enfermar de cirrosis y se puede llegar a morir más rápidamente es ella.

Para quienes consumen alcohol está documentado perfectamente que si yo soy alcohólica, lo más probable es que mi hijo tenga ese problema.

También los efectos de las otras drogas son distintos para hombres y mujeres. El uso de la cocaína hace desaparecer el ciclo menstrual o causa su interrupción.

Reveló que según un estudio realizado en España con drogas de diseño, como el éxtasis, se encontró que ésta causa derrames cerebrales con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. Además si están bailando drogadas y no beben agua se deshidratan rápidamente.

En el caso de las embarazadas, los inhalantes alteran los cromosomas y esto puede originar malformaciones al producto, la cocaína, los tranquilizantes, el alcohol y la mayoría de las drogas atraviesan la placenta y pueden dañar al bebé.

En Estados Unidos hay casos documentados de hijos de madres adictas a la cocaína que presentan el síndrome de abstinencia. Nacen en forma prematura, son irritables y tienen pocas posibilidades de sobrevivir ya que no hay un centro ginecológico donde se de atención a la mamá y el bebé adictos.

RG/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más