Inicio Acabar con violencia hacia mujeres y niñas, meta de la justicia

Acabar con violencia hacia mujeres y niñas, meta de la justicia

Por Victoria Rodríguez Irízar

Hoy se celebra el 60 Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, breve documento de 30 artículos que probablemente ha tenido mayor efecto en la humanidad que cualquier otro documento en la historia moderna, pero que para muchas personas sigue siendo una promesa incumplida, expresó en comunicado Navi Pillay, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Hoy, día de los Derechos Humanos, el último de los 16 días de activismo para terminar con la violencia contra las mujeres, Thoraya Ahmed Obaid, directora Ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), dijo en comunicado: “Durante las últimas seis décadas, los derechos humanos universales permanecen aún lejos de ser universales. Atroces violaciones continúan llevándose a cabo, la discriminación y la violencia que existe contra las mujeres y las niñas representa una meta final en la búsqueda de la humanidad para obtener justicia social.

“Hoy UNFPA hace un llamado para aumentar la acción y la inversión para promover el empoderamiento e igualdad de las mujeres y el derecho a la salud reproductiva. El éxito en la promoción de los derechos humanos depende de la reglamentación de la ley y de los cambios en las actitudes y comportamientos de los individuos. Entender el contexto cultural es vital para la búsqueda de los derechos humanos universales.
“Hoy honramos a las personas que buscaron justicia igualitaria: igualdad de oportunidades y de dignidad, sin discriminación de ningún tipo”.

UN POCO DE HISTORIA…

Navy Pillary recuerda que fue al término de la Segunda Guerra Mundial cuando los políticos, diplomáticos, periodistas, activistas, pensadores mundiales y, sobre todo, la población general, deseaban prevenir que una guerra tal volviera a suceder, lo que significaba atacar, tanto sus causas, como sus consecuencias.

“Ellos pusieron su empeño en asegurarse de que nunca más hubiera otro Holocausto, y que todas las personas, especialmente las pobres, las hambrientas, las desplazadas y las marginadas, tuvieran en el futuro estructuras para apoyarlas y marcos legales internacionales para protegerlas.

Fue entonces cuando nació la Declaración Universal de los derechos humanos.
Ban Ki moon, secretario general de las Naciones Unidas, en su comunicado rememora también este acontecimiento: “La Declaración, redactada entre la destrucción y la pobreza absolutas reinantes tras la Segunda Guerra Mundial, refleja los anhelos de la humanidad por un futuro de prosperidad, dignidad y coexistencia pacífica. Su aprobación marcó un hito en la historia”.

Navy Pillary expresó que muchos de los tratados legales y de las instituciones internacionales más admirables del mundo, incluyendo a las Naciones Unidas, se remiten a este periodo fértil de fines de los años 40, pero la Declaración Universal tiene en él un lugar verdaderamente especial.

“Por primera vez, se reconoció a todos los derechos humanos –civiles, culturales, económicos, políticos y sociales– como pertenecientes en forma inherente a todas las personas, y no como dones conferidos magnánimamente, o negados, dependiendo del designio, la suerte o el capricho de los regímenes gobernantes.

“Su enfoque visionario, aunque también completamente fundamental, está mejor ilustrado en sus propias palabras: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos… Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona… Todos son iguales ante la ley”.

CRISIS ALIMENTARIA Y FINANCIERA

“Hoy, dice Ban Ki Moon, la Declaración sigue siendo una parte esencial de la propia identidad de las Naciones Unidas. Los retos que se nos presentan son tan abrumadores como los que en su momento afrontaron los autores de la Declaración. Nos enfrentamos a una emergencia alimentaria y a una crisis financiera mundial.

“El medio ambiente sigue sufriendo las agresiones de la humanidad. Demasiados países viven bajo el yugo de la represión política. Y, como siempre, el sufrimiento y los abusos golpean primero a los más vulnerables. Los más afortunados de nosotros, quienes no hemos sufrido los efectos más negativos de los desastres, la pobreza o la inestabilidad, no podemos hacer caso omiso de estos retos.

“HORA DE CUMPLIR”

Amnistía Internacional, en una declaración titulada “60 aniversario, hora de cumplir”, instó a los gobiernos del mundo a tomar el 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos no sólo como un motivo de celebración, sino como una oportunidad para la acción.

“Los incomprensibles homicidios de Mumbai (Bombay), el conflicto de la República Democrática del Congo, que provoca la huida de miles de personas, las penosas condiciones en las que viven, atrapadas, cientos de miles de personas en Darfur, Gaza y el norte de Sri Lanka y la recesión económica mundial, que puede sumir en la pobreza a millones de personas más, nos han llevado a una situación en la que la necesidad de actuar en materia de derechos humanos es imperiosa”, declaró Irene Khan, secretaria general de Amnistía Internacional.

AI alertó a los gobiernos contra los recortes de derechos humanos en nombre de la seguridad. “Los gobiernos tienen la obligación de proteger a su población del terrorismo, pero deteniendo a personas de forma indefinida sin cargos ni juicio, tolerando o practicando la tortura y socavando el Estado de derecho no conseguiremos hacer del mundo un lugar más seguro”, afirmó Irene Khan.

En relación con la crisis económica mundial y su impacto en los países pobres, Amnistía Internacional instó a los gobiernos a proteger los derechos económicos y sociales con idéntico rigor que los derechos políticos y civiles.

“La grandeza de la Declaración Universal de Derechos Humanos estriba en las nociones de universalidad e indivisibilidad. Los derechos humanos son universales. Todas las personas nacen libres e iguales en derechos y dignidad. Los derechos humanos son indivisibles. Todos ellos, ya sean económicos, sociales, civiles, políticos o culturales, revisten igual importancia, aseguró Irene Khan.

“Es el momento de que los gobiernos enmienden seis decenios de fracasos en el ámbito de los derechos humanos y cumplan lo prometido”, finalizó la Secretaria General de Amnistía Internacional.

AVANCES Y RETOS EN DH

Falta mucho por hacer en materia de DH, aunque también ha habido avances significativos, por lo cual la Declaración tiene hoy la misma vigencia que hace 60 años, expresó Navy Pillary.

Los principios establecidos en la Declaración se ven reflejados en las Constituciones y leyes de más de 90 países, dijo. Mecanismos internacionales, regionales y nacionales específicos, incluyendo a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y el Consejo de Derechos Humanos, con sus expertos independientes, han sido establecidos para monitorear, promover, proteger y continuar desarrollando los derechos humanos.

En todo el mundo, dijo la funcionaria, un número creciente de periodistas, organizaciones no gubernamentales y otros entes de la sociedad civil, ejercen mayor y más efectiva vigilancia sobre la adopción de los derechos humanos, por parte de sus gobiernos.

A pesar de todos los temores y las incertidumbres actuales, dijo sentirse estimulada por la gran atención que la celebración de todo un año del 60° Aniversario ha generado sobre el tema de los derechos humanos. En todo el mundo, organizaciones voluntarias, instituciones, docentes, estudiantes, juristas, personalidades políticas y los medios de comunicación se han enfocado en la Declaración Universal y en la continuidad de su relevancia en el mundo actual.

Sin embargo, no podemos detenernos aquí. Aún estamos, a 60 años, muy lejos de alcanzar los objetivos planteados en la Declaración Universal. Ningún país del mundo puede detenerse y decir “lo hemos logrado”, afirmó.

¿DÓNDE COMIENZAN LOS DH?

¿Dónde comienzan los DH?, preguntó Thoraya Ahmed Obaid, directora ejecutiva de UNFPA, recordando lo dicho por Eleanor Roosevelt, delegada de los Estados Unidos de Norteamérica, quien hace seis décadas nos legó la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. “En pequeños lugares, cerca de casa, tan cerca y tan pequeños que no pueden verse en cualquier mapa del mundo. Aún así, son el mundo de los individuos… Si estos derechos tienen un significado ahí, tienen un pequeño significado en cualquier parte”.

08/VRI/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content