Inicio » Acoso fundamentalista contra clínicas de IVE en Albacete, España

Acoso fundamentalista contra clínicas de IVE en Albacete, España

Por la Redacción
acai_españa_youtube

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI) se reunió el pasado 6 de febrero  con el subdelegado del Gobierno en Albacete para denunciar la persecución y el acoso indiscriminado de los grupos antielección contra los y las profesionales de sus centros y contra las mujeres que acuden a ellos.
 
ACAI denuncia que estos grupos actúan en los entornos de las clínicas rozando los límites del delito, y en ocasiones traspasándolos, impidiendo o limitando con sus conductas el ejercicio de los derechos y libertades de las mujeres que acuden a las clínicas de IVE y de las personas profesionales.
 
El Subdelegado del Gobierno ha informado a los centros que sus actuaciones se ven limitadas por el estrecho margen de maniobra que le permite la Ley, pero se ha mostrado receptivo a las propuestas presentadas, comprometiéndose a intentar frenar las acciones de estos grupos.
 
PASIVIDAD ANTE LA PRESIÓN
 
Los representantes de ACAI y de los centros de IVE afectados han transmitido al subdelegado del Gobierno, Aquilino Iniesta López, que la pasividad de los responsables de la Seguridad en la provincia está alentando a estos grupos antiderechos, quienes desde hace más de un año vienen presionando a mujeres y profesionales en las puertas de los centros de IVE en toda la comunidad en general, y de manera particular en la provincia de Albacete a las puertas de la Clínica Iris.
 
Estas acciones que han traspasado en diversas ocasiones la manifestación verbal, llegando a producirse acciones violentas e intimidatorias, impiden el normal funcionamiento de la prestación sanitaria y coaccionan, en nombre de una libertad de expresión mal entendida, el ejercicio de un derecho reconocido a las mujeres por la Ley de SSR e IVE de 2010: el de interrumpir o no su gestación. Derecho que no debería verse nunca menoscabado por la manifestación de ideas religiosas o posiciones políticas extremas, tal y como está ocurriendo.
 
La impunidad con las que actúan los grupos fundamentalistas les anima a intensificar sus actuaciones, aumentando su frecuencia e intensidad y llevando las presiones más allá de las puertas de las clínicas. Estas manifestaciones han dejado de circunscribirse al entorno de los centros de IVE, viéndose sus trabajadores y trabajadoras acosados en sus actividades cotidianas, no profesionales, y siendo realizadas estas acciones incluso en presencia de menores. Tal fue el caso de una de las trabajadoras de la Clínica Iris, quien fue amedrentada en las dependencias de una superficie comercial y en presencia de su hija. Hechos que han sido denunciados.
 
URGEN MEDIDAS
 
Por todos estos motivos, la Asociación de Centros ha recordado al Subdelegado del Gobierno una batería de medidas que deberían ser aplicadas por los responsables de orden público, con el objetivo de que estas acciones cesen y no constituyan una amenaza para trabajadoras, trabajadores y mujeres usuarias de los centros acreditados de IVE.
 
Antes estas propuestas, el Subdelegado del Gobierno ha informado a los centros que sus actuaciones se ven limitadas por el estrecho margen de maniobra que le permite la Ley, pero se ha mostrado receptivo a las propuestas presentadas, comprometiéndose a intentar frenar las acciones de estos grupos.
 
Entre estas medidas, ACAI destaca que por la Subdelegación del Gobierno se asuma el problema de las restricciones en el ejercicio de sus derechos, diariamente, por un nutrido grupo de ciudadanas y ciudadanos y se atienda y entiendan las necesidades de especial protección de las clínicas de IVE como un grave problema de orden público. También que se den instrucciones a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para que atiendan las llamadas de auxilio de las clínicas, con independencia de que las reuniones en las puertas de las mismas no sobrepasen el número de veinte personas.
 
ACAI también reclama que hagan acto de presencia los agentes policiales cuando sean requeridos por las clínicas, identificando a las personas integrantes de los grupos fundamentalistas y mantengan su presencia en las inmediaciones. La sola presencia de los agentes policiales, ayudará a la disolución de la reunión y, desde luego, impedirá el ejercicio de actos coactivos e intimidatorios para las pacientes.
 
Es importante, según la organización, que se investiguen, cuando sean denunciados por las víctimas, con rapidez y eficacia, los delitos de daños, agresiones, etc., de manera que puedan ponerse a disposición judicial a los presuntos culpables en el menor tiempo posible, así como las pruebas necesarias para su enjuiciamiento.
 
“Tolerancia policial “0” con los radicales que se concentran frente a las clínicas cuando superen los márgenes de la libertad de manifestación, reunión y expresión”, concluye ACAI.
 
17/RED/GG
 

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: