Inicio ¡Adiós, maestra Griselda Álvarez Ponce de León!

¡Adiós, maestra Griselda Álvarez Ponce de León!

Contra su costumbre en vida, la maestra Griselda Álvarez llegó con un retraso de 95 minutos al homenaje que le habían preparado el pueblo y el Gobierno de Colima en Palacio de Gobierno y que estaba previsto para las 13:00 horas.

El vuelo que trasladó el cuerpo de la ex gobernadora del estado, primera gobernadora en la historia de México, llegó más tarde de lo previsto al aeropuerto de Buenavista.

En Palacio de Gobierno, funcionarios, amigos, excolaboradores, habían empezado a llegar a las 12:30 horas. Se habían montado dos escenarios: en el Salón de los Gobernadores, donde se colocaría el ataúd de la maestra Griselda, y donde solo 98 invitados especiales estarían presentes en el homenaje de cuerpo presente.

El otro estaba en el patio central, allí había una pantalla para transmitir el homenaje por televisión, sin embargo, el retraso de la llegada del cuerpo de la maestra provocó que muchas de las personas que estaban en la parte baja de Palacio se empezaran a retirar.

En el Salón de los Gobernadores, se encontraban los que han ocupado la titularidad del Poder Ejecutivo, Elías Zamora Verduzco y Carlos de la Madrid Virgen, sin sus esposas; Fernando Moreno Peña, Carlos Flores Dueñas y Arnoldo Ochoa González, acompañados de sus respectivas esposas.

Allá estaban Margarita Torres Huerta, quien fue presidenta del Supremo Tribunal de Justicia del estado, cuando los tres poderes estuvieron liderados por mujeres y el Poder Legislativo lo encabezaba Yolanda Delgado Olivera, ya fallecida. Torres Huerta, llegó acompañada de Martha Licea Escalera, que en tiempos de la maestra primero fue jueza y después magistrada del Supremo Tribunal.

Ahí estaban la mayoría de los colaboradores de doña Griselda: Carlos de la Madrid Virgen, secretario general de Gobierno; Rogelio Rueda Preciado, que fue el Oficial Mayor; el profesor Gilberto Flores Alcaraz, quien era el Ccoordinador de los Servicios Educativos del estado; Irma Magaña, que fue directora de Turismo.

También estaba Guillermo Saucedo, que fue el tesorero del estado; Librado Silva García, que fue Oficial Mayor sustituyendo a Rogelio Rueda Preciado; ahí se encontraba también Ramón Pérez Díaz, que fue Procurador de Justicia.

Entre los invitados en el salón de los gobernadores estaba Jesús Orozco Alfaro, quien en tiempos de la maestra fue el Coordinador General de Coplade; Jesús Valle Veytia, Director de Obras Públicas, lo que ahora es desarrollo urbano.

Otro asistente era Emigdio Salgado Mares, que fue director de radio y televisión y vicepresidente ejecutivo de la Feria de Colima, la presidenta honoraria era la gobernadora. Manuel Sánchez de la Madrid, que también fue parte de los colaboradores de la maestra. Otros excolaboradores eran Juan Cervantes Mercado, que fue secretario particular y también subdirector de Tránsito.

Miguel Carrillo Huerta, quien primero fue director de una de las áreas de gobierno y luego fue secretario particular, cuando María Elena Martínez, que era la secretaria particular titular (la venía acompañando desde la Ciudad de México), recibió incapacidad médica por su embarazo.

De los colaboradores de la maestra Griselda Álvarez, eran notables dos ausencias: la de Cervando Sánchez Gómez, quien fue su Director de Comunicación Social, y en algún tiempo secretario particular, él no asistió porque se encontraba fuera del país, aunque sí acudió su esposa Manuelita. La otra ausencia fue de César Castañeda Rivas, ex presidente del Supremo Tribunal de Justicia, de él no se supo la causa por la que no acudió.

Otros que tuvieron lugar en el salón de los gobernadores, fueron los Secretarios del Gabinete, los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia del Estado y los diputados locales, así como los presidentes municipales, que por cierto no fueron todos, entre los que sí asistieron se encontraban Ramona Ayala, de Comala; Héctor Bautista Vázquez, de Minatitlán, José Luis Aguirre Campos, de Cuauhtémoc; José Antonio Orozco Sandoval, de Colima; Felipe Cruz Calvario, de Villa de Álvarez; y, Juan Carlos Pinto Rodríguez.

La comunidad universitaria también estuvo representada, ahí estaba el rector Miguel Ángel Aguayo López y su esposa; el líder de la FEC, Fernando Mancilla; el presidente de la Federación de Egresados, Carlos Garibay Paniagua; y la dirigencia del SUTUC, representada por Thomas Elton For Bodden.

De los diputados locales, además de la presidenta del Congreso Imelda Lino Peregrina; estuvieron Luis Gaitán Cabrera, líder de la bancada priísta; Enrique Michel Ruiz, líder de la bancada del PAN; el ahora diputado sin partido Reené Díaz Mendoza; Brenda Gutiérrez y Humberto Cabrera Dueñas, Aurora Espíndola Escareño, José Fermín, entre otros.

A LAS 14:35 ARRIBO A PALACIO

Por fin, a las 14:35 horas, llegó el cortejo fúnebre a Palacio. El cortejo vehicular venía del aeropuerto de Buenavista. La maestra Griselda era trasladada en una sobria carroza de la Casa Funeral La Guadalupana.

Al convoy fúnebre le seguían tres motociclistas de la Dirección de Vialidad, una patrulla de la Policía Estatal Preventiva, como “escudo” y cinco moto patrulleros de la policía estatal preventiva, que le abrieron paso y al mismo tiempo la custodiaron durante el trayecto.

En la parte posterior del convoy, iban otras patrullas de la policía estatal y de la Dirección de Vialidad.

Al arribar a Palacio de Gobierno, todas las patrullas, tanto motocicletas como los vehículos, abrieron las sirenas, por lo que el ulular de las mismas se escuchó impresionante y así se mantuvieron hasta que los restos mortales de la ex gobernadora entraron a lo que, del 1 de noviembre de 1979 al 30 de octubre de 1985, fue su centro de trabajo.

En medio de aplausos, seis elementos de la policía estatal preventiva cargaron el féretro para subirlo al Salón de los Gobernadores, donde se había adecuado el lugar para colocarlo.

Eran las 14:38 horas cuando ingresó al Salón. Los restos de la maestra Griselda Álvarez estaban en un ataúd de madera de cedro barnizado.

El ataúd fue colocado al centro, donde se coloca siempre el presidium. En la mampara que está adosada a la pared se leía: “Maestra Griselda Álvarez Ponce de León 1913-2009” y debajo una fotografía de la ex mandataria, era la misma que se encuentra colocada en ese salón, junto con el resto de los gobernadores.

A un costado de la mampara, dos arreglos florales y en el costado derecho la bandera nacional y otra bandera con el escudo del Estado de Colima.

Cerca de uno de los balcones se colocó una pantalla, donde luego se transmitirían un video con extractos de una entrevista que Carmen Aristegui le hizo a la ex gobernadora, en el 2006, y en donde se escuchaban las instrucciones de la maestra para cuando llegara este momento.

PIDIÓ QUE NO LA INCINERARAN

Ella pidió a sus familiares que la trajeran a Colima, quería reposar en el panteón municipal, junto con los restos de su padre, “que no me incineren, porque quiero mucho mis huesitos enteros”, dijo la ex gobernadora, quien pidió descansar al lado del pueblo.

Delante de los primeros arreglos florales se colocó el féretro, que en la parte superior tuvo siempre dos rosas, una blanca y una roja.

Y más adelante, se habían colocado otros tres arreglos florales. Afuera del salón de los Gobernadores, se encontraba una banda de guerra de la XX Zona Militar, y una vez que se colocó el ataúd en el sitio dispuesto, los militares ejecutaron el “toque de silencio”; el redoble de tambores y metales fue impresionante…

Adentro, todos de pie.

En las primeras dos filas, estaban Silverio Cavazos, el gobernador y su esposa Idalia González; los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial, los hijos de la maestra Griselda Álvarez, Miguel, Juan Antonio y Esperanza, y otros familiares cercanos y amigos de la familia.

Luego del toque de silencio, todos ocuparon sus lugares e inició a proyección de un video, donde se mostraron bardas pintadas con extractos de los libros de la ex gobernadora; imágenes de la exposición de los sonetos a la Constitución Política del Estado, extractos de aquella entrevista que la periodista Carmen Aristegui le realizó a la maestra Griselda Álvarez, y en alguna parte comentarios del doctor Miguel Delgado Álvarez.

En esa ocasión Griselda Álvarez narró la forma de cómo fue la conversación que tuvo con el entonces presidente José López Portillo, donde se abordó la posibilidad de llegar a convertirse en la candidata al Gobierno del Estado y también de cómo enfrentó el desempeño de su encargo y la reacción de la familia.

En el video la maestra Griselda recordó que en su juventud “venía caminando sola por el potrero, cuando mi padre me alcanzó por la carretera que era de tierra suelta, con su automóvil y cuando se ponía serio me hablaba de usted y me dijo: “¡Muchacha loca!, ¿por qué anda tan lejos del casco?” y yo le dije, porque ando haciendo ejercicio.

“¿Pero qué no sabe usted que le puede salir una vaca brava o una ardilla con rabia?” y le dije: ah, entonces cómpreme una pistola.

Como no tenía hijos varones, que una hija le dijera “cómprame una pistola”, le causó gracia, entonces ahí reflejaba él parte de lo que sentía de admiración, al sexo masculino, y pues para pronto la tengo, qué edad tenía, 10, 12 ó 13 años”, narró la ex mandataria.

Así prosiguió hasta que vinieron otras intervenciones. Habló el gobernador Silverio Cavazos, luego el doctor Miguel Delgado Álvarez, para enseguida dar paso a las guardias de honor.

En las primera de ellas, el gobernador, su esposa, la presidenta del Congreso, el presidente del Supremo Tribunal de Justicia, los exgobernadores Elías Zamora, Carlos de la Madrid, Fernando Moreno, Carlos Flores y Arnoldo Ochoa, así como el doctor Miguel Delgado Álvarez.

La segunda guardia estuvo a cargo de los familiares de la maestra; después los exfuncionarios; diputadas y diputados, magistrados y en la última de ellas, reporteras y reporteros que les tocó cubrir las actividades de la maestra, ahí estuvimos Roberto Águila, Pablo Cerna, Jesús Murguía, Esteban Cortés y este reportero.

Asimismo se dispuso que las y los asistentes en el patio central, subieran en fila, a dar el último adiós a la ex gobernadora.

Finalmente a las 15:30 horas, el féretro con los restos mortales de la ex gobernadora, abandonaron el Salón donde tantas reuniones encabezó.

Seis elementos de la policía estatal preventiva, cargaron el ataúd para llevarlo a la carroza y de ahí partir a la sede estatal del Partido Revolucionario Institucional. Y fue exactamente a las 15:35, una hora después de que había llegado a Palacio, cuando salió a la sede del que fue siempre su partido.

SE CERRÓ UN TRAMO DE LA CALZADA GALVÁN

El cortejo fúnebre enfiló hacia la Calzada Galván, al igual que muchos de los que estaban en Palacio de Gobierno, para estar presentes también en el PRI estatal, a donde llegó a las 15:50 horas.

Cuando el cortejo fúnebre arribó a la sede estatal del PRI, se cerró la circulación vehicular en el tramo comprendido entre las calles Allende y Guerrero. Sobre la Calzada, se encontraban además de la carroza, las patrullas, moto patrullas y una ambulancia para casos de emergencia.

El homenaje del priismo colimense se prolongó hasta las 16:35 horas, que fue cuando salió de la sede y fue colocada en la carroza.

A petición de la maestra Griselda Álvarez, la carroza no cerró la puerta trasera, porque la ex gobernadora pidió que la dejaran abierta, para que cuando la llevaran a su última morada “pudiera ver por una rendijita a mi querido Colima”.

El cortejo partió a pie desde el PRI estatal, lo encabezó, además de los familiares de la maestra Álvarez, el gobernador Silverio Cavazos, su esposa, algunos funcionarios, y aquí la ex gobernadora logró que marcharan a la par el precandidato a la gubernatura Mariano Anguiano Moreno y el ahora Secretario de Organización del CEN del PRI, Arnoldo Ochoa González.

Iban prácticamente juntos, solo en medio de ambos, la presidenta estatal del PRI, Itzel Ríos de la Mora, esto no pasó desapercibido.

Cuando partió el cortejo, éste solo utilizó el carril derecho de sur a norte, por lo que el otro se abrió a la circulación.

El trayecto fue impresionante, cuando el cortejo llegó a la glorieta de la piedra lisa, donde inician los palacios Legislativo y de Justicia, las patrullas y moto patrullas encendieron las sirenas y los códigos, lo que provocó que la piel se pusiera chinita. Y es que esos edificios se construyeron en la administración de la ex gobernadora.

Las volvieron a prender cuando pasaron por la Casa de la Cultura, así como cuando pasaron por la entrada a la XX Zona Militar, los soldados observaban con curiosidad el paso del cortejo, incluso no faltó aquél que empezó a tomar fotografías al paso del cortejo.

Con el ulular de las sirenas, los automovilistas que transitaban por la Calzada Galván, o por Camino Real, volteaban y muchos decían “mira, ¿a quién llevarán? Va el gobernador”, y sí al paso del cortejo no hubo mucha gente, faltó más difusión. No faltó quien preguntara: ¿quién falleció?

CAMINO REAL DE COLIMA

A las 16:56 horas, la carroza que transportaba los restos mortales de la maestra Griselda Álvarez, ingresó al panteón municipal de Colima, allá más personas esperaban.

En el panteón un mariachi recibió a la ex gobernadora del estado, con las notas del “Camino Real de Colima, al llegar al cementerio el gobernador recibió una rosa blanca, la cual llevó en la mano hasta la última morada de la maestra.

La carroza y el cortejo ingresaron hasta la tercera sección calle 11 y ahí se detuvieron. Los elementos de la policía estatal preventiva cargaron el féretro y lo llevaron hasta donde ya reposan los restos mortales de Griselda Álvarez. Aquí el mariachi entonaba las notas de “Te vas Ángel Mío”.

Ella quedó resguardada por la sombra de un guamúchil y es casi la última tumba entre el panteón y la avenida Camino Real y la plaza del estudiante.

Esa tumba la escogió la propia maestra Griselda Álvarez, cuando estaba por concluir su gestión, ahí se colocaron los restos mortales de su padre y mandó construir la lápida que está sobre ella y la cual desde este sábado en fondo negro con bordes y letras doradas se lee: Griselda Álvarez y abajo del nombre la fecha de nacimiento y la fecha de su deceso.

En medio del ulular de las sirenas de las patrullas y moto patrullas y de los acordes de “Las Golondrinas”, el féretro empezó a bajar donde ya reposan los restos “con sus huesitos enteros”, como quería, la primera gobernadora de México, la maestra Griselda Álvarez Ponce de León.

En medio de “viva Griselda Álvarez”, “Viva el hada madrina de Ixtlahuacán”, y mientras el féretro bajaba, los familiares se fundían en un abrazo interminable, dejaban correr las lágrimas.

El gobernador Cavazos, visiblemente consternado, al igual que su esposa, hacían esfuerzos para contener el llanto; excolaboradores de la ex gobernadora, sus amigas, Tere Santana Blake, Ana Cecilia García Luna, Pastora Ferraes, Macrina Linares, Martha Licea, Itza Morales, también lloraban su partida.

Finalmente el Gobernador, a nombre de la familia de la ex gobernadora, agradeció la asistencia a estos funerales y a los homenajes que se le rindieron y a manera de despedida le decía: “Descanse en paz, maestra, cumplió con su deber. No le decimos adiós, sino hasta siempre”.

Eran las 17:23 horas. Griselda Álvarez Ponce de León, gobernadora del estado de Colima 1979-1985, primera en la historia de México, pagaba su tributo a la madre tierra. ¡Descanse es paz, maestra!

09/JRNJ/LAG/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content