Inicio Agudizó TLCAN violaciones a DH en México

Agudizó TLCAN violaciones a DH en México

Por Soledad Jarquín Edgar

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ha originado graves violaciones a los derechos humanos y laborales de las mujeres trabajadoras de la industria maquiladora, que trabajan en condiciones de esclavitud en pleno siglo XXI, denunció Carmen Pérez Valadez.

La directora de la Casa de la Mujer Factor X fue contundente. Despidos por embarazo o exámenes para saber si están embarazadas, lo que anula las posibilidades de empleo. Falta de seguridad social y jornadas laborales superiores a las permitidas por la ley. Nuevas enfermedades por la falta de medidas de seguridad en las maquiladoras, pérdida de miembros y más.

Pérez Valadez participó el fin de semana en esta ciudad del norteño estado de Baja California en el Encuentro Regional de Periodistas Análisis del TLC Desde los Medios de Comunicación, organizado por CIMAC, Solidarity Center y la Fundación Heinrich Böll Stiftung.

Señala que en el país operan cerca de tres mil maquiladoras, una industria que ha ido en detrimento de la industria nacional desde su apertura en la década de los 60 y que se han florecido con mayor fuerza a raíz del TLCAN.

En estas empresas, señala la experta, opera por lo menos un 56 por ciento de mano de obra femenina, porque el modelo maquilador ha sido diseñado para la explotación de la mano de obra de las mujeres. Y confirma su aseveración cuando muestra una vieja declaración de un gerente:

“A los empresarios nos gusta contratar muchachas… que nunca han sabido lo que es una fábrica, que nunca han estado dentro de una planta… que todavía no adquieren malos hábitos. Usted sabe, un poco de educación es a veces muy peligroso”, lee con indignación la feminista quien afirma que la clase política pretende ignorar las formas de organización y defensa que las mujeres han protagonizado.

La dirigente de Factor X afirma que a raíz del TLCAN pareciera que México está en venta, situación que se ha agudizado en el gobierno del presidente Vicente Fox, que a través de las páginas de Internet ofrece a las trasnacionales las “ventajas competitivas” de la zona fronteriza, mientras los gobiernos estatales señalan al al estado de Baja California como el espacio de “las posibilidades prácticamente ilimitadas”.

Son recurrentes la falta de medidas de seguridad industrial en las maquiladoras, causando nuevas enfermedades de trabajo, nuevos riesgos y la pérdida de partes del cuerpo; a diferencia de lo que establece la Constitución Mexicana, en las maquiladoras la jornada laboral es de más de ocho horas diarias sin pago de horas extras, hay hostigamiento sexual y trato despótico por parte de los jefes, todos extranjeros, destacó.

A ello se suman las difíciles condiciones de las viviendas, ya que con un sueldo promedio de 500 pesos semanales resulta difícil pagar una vivienda de más de dos mil 500 pesos mensuales. De ahí que vivan en condiciones difíciles, principalmente por la falta de servicios, como el agua, la electricidad y la seguridad.

Explicó que ahora las mujeres se llevan el trabajo de las maquiladoras a sus domicilios, sin embargo advirtió que las trabajadoras carecen de seguridad social, salario mínimo definido, prestaciones como los bonos, vacaciones o aguinaldo, tampoco tienen medidas de seguridad y están fuera del sistema de ahorro para el retiro.

Lo que es peor aún, añade Carmen Valadez Pérez, es que ni siquiera están seguras de que se les pague por el trabajo que realizan y entre los que destacan la costura, elaboración de comida, etiquetado y envasado, trabajo en metales, elaboración de figuras de yeso, madera, ensamble de cepillos metálicos, manualidades, elaboración de empaques, entre otros muchos.

BIENVENIDO A TIJUANA

Esta es la realidad que viven miles de mujeres y hombres en la fronteriza Tijuana, ciudad conocida como la capital mundial de la televisión. Ubicada en la frontera norte de México, es un vaivén de deseos, de gente que cada día llega desde el sur para encontrarse con el “desarrollo”, a costa de sus derechos humanos e incluso de sus propias vidas.

Fundada hace poco más de una centuria, sobre una serie de lomeríos que van tomando forma de gran ciudad, con avenidas que dibujan apenas el último espejismo del México de sarapes y mariachis, fue el paso de los indocumentados en busca del sueño americano, del oro verde, mismo que se ha ido cerrando con operativos de “seguridad” que han costado la vida a miles de mujeres y hombres.

Hoy, la ciudad de Tijuana tiene más de tres millones de habitantes, a los que es obligado sumar una importante población flotante que va y viene todos los días por las garitas que los llevan de manera regular al vecino país del norte, donde trabajan y hacen compras.

La plancha de cemento se extiende sobre el desierto que sólo pudo dar casas a lo largo de la enorme frontera, simbolizada y materializada por Estados Unidos con una barda metálica que refleja sobre el lado mexicano el paso del tiempo, y el repudio a la sistemática confusión de seguridad con terrorismo y de trabajadores con delincuentes, que dejan hasta ahora la dramática cantidad de dos mil 517 muertas y muertos, entre 1995 y 2003, en busca de la oportunidad que su patria les negó.

Más al sur, Tijuana cuenta otra historia, tan dramática como la primera, también de migrantes atrapados, de gente avecindada en el territorio de las maquiladoras de capitales extranjeros, donde las leyes mexicanas son letra muerta y la justicia es más que ciega, pero sobre todo muy cara.

Aquí dicen los tijuanenses empieza México, pero para muchas y muchos otros termina todo y para el resto del país se convierte en olvido permanente.

2003/SJ/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más