Inicio Al feminicidio de género se suma el de la guerra

Al feminicidio de género se suma el de la guerra

Por Sara Lovera*

¿Y cómo anda tu país? Era y es una pregunta común entre colegas periodistas de otros países, a pesar de la red y la avalancha informativa.

En realidad nadie sabe.

Los mensajes desde hace casi dos años, todos desde Los Pinos, son reiterativos y enloquecedores.

Palabras más, palabras menos: se pondrá orden, se recuperarán los territorios que los enemigos nos han minado, se hará lo que tenga que hacerse, donde sea, sabemos que es alto el costo, habrá muchos muertos. Se planteó una guerra. Nadie atina a saber por qué.

El caso es que ya hay por todas partes denuncias de que se persigue a un cártel y no a otro. ¿De qué se trata?

La semana que acaba de terminar el miedo y sus decapitaciones llegaron a Yucatán, el sitio de los más bajos índices de delincuencia del país.

El domingo la lectura de los diarios fue desquiciante, desesperante, sin lugar en la razón. Me sentí indignada.
Y al mismo tiempo se anunció que quien ocupa la casa de Los Pinos no haría la publicidad sobre “su informe”. Se suspendió el diálogo programado con los medios. No en cambio los anuncios, tediosos, de casi 10 minutos en la televisión.

La paradoja era contradictoria al tiempo parecía que un aire fresco entraba a nuestra cotidianeidad y de otro modo se helaba la sangre…

Fue cuando leí:

“Cerca de las 8:40 de la mañana de este sábado (30 de agosto) fueron encontradas dos cabezas del sexo femenino abandonadas a un costado de las instalaciones de la Procuraduría de Justicia del estado de Durango.

“Horas más tarde los cuerpos de estas mujeres fueron hallados en un solar de la colonia Ensueño de esta ciudad capital. (Muy lejos del hallazgo arriba mencionado). Había unos ‘bultos’ que eran cubiertos con hule blanco y ahí estaban los dos cuerpos sin cabeza.

“En el lugar se encontró una cartulina con un mensaje y trascendió que era una amenaza contra un alto jefe policíaco. (Ningún diario dijo de quién se trata).

“Tras la necropsia de ley que se realizó a los dos cuerpos y cabezas de las mujeres, se reveló que las causas de la muerte fueron por heridas de proyectil disparado con un arma de fuego con orificio de entrada en región occipital y salida en frontal.

“Se informó extraoficialmente que estas mujeres habían desaparecido desde hace más de un mes, sin que se hubiera tenido información de su paradero.

“Hasta el lugar de los hechos llegaron policías federales, elementos del Ejército y policías preventivos del estado”.

“Con la denuncia presentada anteriormente por la desaparición de las dos mujeres, y con los primeros datos recabados por las autoridades ministeriales del estado, se pudo conocer la identidad de las dos personas. Una de ellas era Alejandra Guadalupe Santana Miranda, de 33 años, y la otra, María Félix Ibarra Miranda, de 42, ambas con domicilio en la colonia Asentamientos Humanos de esta ciudad”.

Otra nota:

“Aparecen dos cabezas en Sonora. Dos de las tres cabezas de los decapitados, cuyos cuerpos aparecieron el viernes (29 de agosto) en Nogales Sonora, fueron localizadas ayer por la mañana.

“En una de las cabezas se encontró un narcomensaje, el cual hasta el momento no ha sido dado a conocer por las autoridades locales.
Expertas en género van a analizar, a partir del próximo miércoles cómo crear políticas públicas para ofrecer ciudades seguras para las mujeres. Uno de los documentos analíticos señala que las mujeres vivimos de distinta manera la violencia: angustia, miedo, temor por el espacio público. Ello inhibe nuestra participación y anula la incipiente ciudadanía femenina”.

La reunión, patrocinada, entre otras instituciones por UNIFEM y con “toda experticia”, busca construir espacios públicos de paz y concordia.

NO FUERON LAS PRIMERAS

El 15 de noviembre de 2006 fue hallado el cuerpo de una mujer decapitada en Tantoyuca, Veracruz. Un policía de la comunidad de La Calzada localizó el cuerpo desnudo de una mujer de unos 37 años, cerca del río Calabozo.

En Guerrero, apenas el pasado jueves (28 de agosto) cuatro mujeres integrantes de una familia de la Costa Grande fueron acribilladas.

En el poblado San Luis la Loma, del municipio de Tecpan de Galeana, a un costado de la carretera federal México-Zihuatanejo, aparecieron los cuerpos de dos mujeres de 20 y 37 años, y de dos niñas, una de ocho y otra de 12.

Frente a estos hechos una se pregunta con Ernest Hemingway, ese maravilloso corresponsal de la guerra de España, cuando se peleaba por la República: ¿Por quién doblan las campanas?

Por ellas ¡no!

* Periodista mexicana. Cumplirá 40 años de vida profesional en 2008. Es integrante del Consejo Directivo de CIMAC, corresponsal de Semlac en México, integrante del Consejo del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal y todos los lunes forma parte de la Mesa Periodistas del Canal 21, el Canal de la Ciudad de México en TV por Internet.

saralovera@yahoo.com.mx

08/SL/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más