Inicio » Al final del año

Al final del año

Por Marta Guerrero González

Tristemente hemos llegado al último mes con la noticia de que el sida se ha duplicado en un año, lo cual significa tanto como una epidemia si la proporción será del doble cada vez. Ahora son más las mujeres infectadas, y sobre todo amas de casa. Los niños pequeños que nacen con la enfermedad en mayor porcentaje se les activa el virus. El asunto es muy delicado y el riesgo de contraer la enfermedad cada vez es más grande. Debemos extremar las medidas de seguridad, no sólo en cuanto a relaciones sexuales, también en transfusiones y durante el parto.

Por lo pronto se debe aplicar toda una nueva campaña preventiva, un programa eficaz de información a nivel escolar y el suministro de preservativos gratuitos en hospitales de gobierno o clínicas del sector salud. Concienciar a la población y sensibilizar a los grupos de alto riesgo para que tomen con urgencia precauciones reales.

Existe el mito entre muchos jóvenes sobre el contagio, se cree que no es tan fácil de adquirir. En verdad algunos creen que no basta una sola vez para infectarse.

No entiendo quién o quiénes pueden divulgar semejante mentira. No se trata de un albur, un juego de cruz o cara, no es una ruleta rusa donde son seis a uno la posibilidad de morir. Nada de eso, una persona infectada transmite la enfermedad siempre que entra en contacto sexual con otra. Nadie es inmune, aunque sean pareja de muchos años atrás y sólo uno la tenga, el otro u otra se contagiará tarde o temprano a menos que se proteja.

Debemos extremar las medidas si no queremos que año con año las cifras nos hagan estremecer y el pánico se apodere de nosotros. Nadie se merece una enfermedad, el sida no es un castigo, es un virus contagioso que daña a las sociedades del mundo. Debemos conocer de qué se trata, cómo se ataca y combatirlo con rigor, para evitar que siga propagándose.

Los niños de la calle, las personas indigentes, los drogadictos, la prostitución, las cárceles y centros de readaptación social u hospitales de confinamiento son muy vulnerables. Ahí las campañas deberían ser de viva voz, de puerta en puerta, de mano amiga. No podemos cruzarnos de brazos. El sida no discrimina, ni perdona a nadie.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: