Inicio Alfabetización: mujeres transformadas

Alfabetización: mujeres transformadas

Por Patricia Briseño

Aprender a leer y escribir ha transformado a miles de mujeres en el país, quienes a pesar de la marginación y la pobreza en que muchas veces viven -sobre todo en las zonas indígenas- se han convertido en valientes depositarias de un conocimiento que ahora les permite enfrentar la vida cotidiana con una renovada fe en ellas mismas

En México, alrededor de 6 millones de personas adultas no saben leer ni escribir; 12 millones más no fueron a la primaria y otros 15 millones no han terminado la secundaria, lo que significa que alrededor del 50 por ciento de la población se encuentra en rezago educativo.

En Oaxaca hay al menos 500 mil personas analfabetas; de cada diez, siete son mujeres y la gran mayoría vive en comunidades indígenas. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), 66 por ciento de la población analfabeta de la entidad son mujeres; casi todas, amas de casa.

Para disminuir estas cifras se implementó el Programa Estatal de Alfabetización denominado”¡Yo sí puedo! con el objetivo de disminuir el analfabetismo en Oaxaca con sentido de equidad y pertinencia educativa, privilegiando la atención de mujeres e indígenas.

LAS MUJERES Y SUS HISTORIAS

Durante su aplicación en zonas de alta marginación de Oaxaca, las clases comunitarias de alfabetización permitieron conocer las vivencias de mujeres a quienes les fue negado el dominio de las letras.

María no falta a clases; es la primera en llegar y la última en retirarse del punto de encuentro de alfabetización de San Miguelito, de la Agencia de la Ventosa en Juchitán. A María le cuestan trabajo las combinaciones silábicas de la ce (ca, co, cu) y le pesa deslizar el lápiz sobre una hoja de papel: es la primera vez en sus 77 años de vida. Fidelina, su instructora-facilitadora, trata de ayudarla, pero Ana siempre responde: yo sí puedo, chauí, chauí (con calma, en zapoteco).

Las historias de mujeres participantes en el programa demuestran que han sido capaces de revertir un destino marcado por los usos y costumbres que les niegan el derecho a la educación. Así, se han convertido en valientes trasgresoras de su comunidad.

Rufina Ramos Vázquez, de 78 años de edad, abuela y ama de casa, se dio la oportunidad de asistir a las clases de alfabetización y próximamente va terminar el primer nivel de primaria.

No le importa que su caligrafía no sea perfecta o que por su la vista cansada se le complique ver el pizarrón; su único propósito es continuar aprendiendo, poder dejar un recado y leer las cartas enviadas por sus hijos residentes en Estados Unidos Para ella no es suficiente concluir la primaria: busca continuar con la secundaria e insiste en que los cursos se prolonguen.

¡YO SI PUEDO!

El director general del Instituto Estatal de Educación para Adultos, Cipriano Flores Cruz, explica que el programa de alfabetización retoma la experiencia de la República de Cuba en 1961, cuando se logró erradicar el analfabetismo de 1.2 millones de adultos.

En Cuba se involucró al pueblo y, bajo el principio de que todo aquel que sabía tenía que enseñar a sus semejantes, se generó una movilización masiva, principalmente de estudiantes que se desplazaron a las áreas rurales.

Flores Cruz asegura que ¡Yo sí puedo! no tiene una estructura rígida, pues pretende garantizar la asistencia de la población analfabeta mediante horarios flexibles y grupos de 15 personas; la idea es asegurar la presencia de las mujeres a 65 teleclases, por ser ellas quienes más altos índices de analfabetismo registran.

En la agencia de Chicapa de Castro, del municipio de Juchitán, es cotidiano ver a los instructores transportar la videocasetera en bicicleta, siempre a una misma hora, avisando a los vecinos que está a punto de comenzar la clase.

Ana asiste al punto de encuentro ubicado en la séptima sección; la acompaña su hijo Memo, quien cursa la primaria. Ana tiene dificultades con las combinaciones que incluyen las sílabas gue y gui. Pregunta y vuelve a preguntar…y se oye la voz del pequeño Guillermo, quien le susurra al oído: “Mami, no te preocupes, tú puedes y yo te voy a ayudar”

EL METODO

Este programa de alfabetización audiovisual fue avalado por la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco) para eliminar el analfabetismo.

El programa se ha aplicado Nicaragua, Angola, Etiopia, Mozambique, Cabo verde, Colombia, Belice, Haití, Brasil, Argentina Venezuela y Nueva Zelanda, lo que ha permitido alimentar las metodologías y contenidos de trabajo de este proyecto.

En nuestro país se ha desarrollado en Oaxaca, Michoacán, Nayarit, Quintana Roo, Tabasco y Veracruz.

¡Yo sí puedo! utiliza el método mixto para la enseñanza de la lectura y la escritura, es decir, el vínculo entre números y letras, así como el empleo de la televisión y el video educativo en el proceso alfabetizador.

En la entidad oaxaqueña el programa dio inicio el 20 de abril de este año. A seis meses de iniciado, se está alfabetizando aproximadamente a 53 mil personas; se pretende que en tres años Oaxaca supere el analfabetismo y levante “bandera blanca”.

REZAGO EDUCATIVO, NUNCA MÁS

La maestra en sociología por la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y asesora del programa de alfabetización masiva del Instituto Estatal de Educación de los Adultos (IEEA) Norma Jiménez asegura que el programa está orientado a atender a la población marginada del sistema educativo; prioritariamente, a mujeres, ancianas e indígenas.

Los principios pedagógicos del modelo son contribuir a la formación integral de las personas; vincular la vida cotidiana con el medio sociocultural y desarrollar el aprendizaje: aprender haciendo

Jiménez explica que esto requiere la instrumentación de estrategias novedosas y eficaces. El método es aplicado por 50 asesores cubanos, quienes dirigen a un ejército de jóvenes de bachillerato para que ayuden a alfabetizar a las personas, en tan sólo tres meses, utilizando un monitor de televisión, videos y asesorías.

El monitor televisivo es un soporte fundamental de este método, porque resulta muy atractivo para el aprendizaje. Actualmente, el programa es instrumentado por 4 mil 790 estudiantes de secundaria y bachillerato, sustentado en la solidaridad.

La concepción integral del desarrollo sostiene que las personas necesitan disfrutar de una serie de capacidades básicas para participar activamente en la sociedad y alcanzar un conjunto de opciones que amplíen tanto sus libertades como el ejercicio de sus derechos cívicos, políticos y culturales. Entre éstos se encuentra la educación como una de las dimensiones para alcanzar mayor desarrollo social.

Sin duda, este esfuerzo de personas e instituciones representa el inicio de las tareas necesarias para alcanzar un mejor nivel educativo en un estado donde priva el muy bajo desarrollo social que aqueja sobre todo a las mujeres, a las indígenas y a los adultos mayores.

Numeralia

6 millones de analfabetas en México
463 mil 750 analfabetas en Oaxaca
301 mil 291 mujeres analfabetas
66 mil 081 jóvenes analfabetas
264 mil 331 analfabetas monolingües
145 mil 881 municipios prioritarios
212 municipios no prioritarios
7 municipios en el programa especial Sierra Sur
12 millones, presupuesto extraordinario
50 asesores cubanos
167 técnicos docentes
59 mil 723 adultos atendidos al 30 de septiembre
66 mil 189 usuarios en municipios
2 mil 915 usuarios en Sierra Sur
84 por ciento, usuarias mujeres
71 por ciento, amas de casa
74 por ciento, mujeres casadas
73 por ciento, facilitadoras
85 por ciento, mujeres dedicadas al hogar, tareas artesanales y agrícolas


05/PB/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más