Inicio Alimentos en México muy por arriba de inflación

Alimentos en México muy por arriba de inflación

Por Patricio Cortés

Mientras el discurso oficial habla de que la inflación está controlada y de variables macroeconómicas como el índice nacional de precios al consumidor (INPC), la mayoría de las y los mexicanos ven cómo los alimentos suben a ritmo mucho más acelerado de lo que las estadísticas del Banco de México (Banxico) reconocen.

Tan sólo el huevo blanco, un producto que acompaña el desayuno de la mayoría de mexicanas y mexicanos y la comida de muchos otros, se encontraba a finales del año pasado en 10 pesos. Ahora tras un breve recorrido que hicimos en estanquillos de la ciudad de México lo encontramos entre los 12 y los 16 pesos. El bistec de res que empezó el año a 45 pesos ahora lo vemos en 60 pesos, según denunció un ama de casa de Iztapalapa.

Las señoras Mónica Paola Barquin Cebollin y Olga Lidia Martínez Flores, ambas amas de casa, coinciden en que los alimentos que ellas consumen se han incrementado entre 20 y 30 por ciento en lo que va del año.

Don Ray, propietario de una tiendita en la colonia Portales, habla de un promedio del 20 por ciento más en el costo de los comestibles en dicho periodo; René Derbéz, dueño de una vinatería en San Simón, estima entre un cinco por ciento y 40 por ciento de aumento en los precios.

Estas cifras contrastan con el 1.72 por ciento que se reconoce oficialmente de inflación acumulada en lo que va del año. La doctora Aurora Gómez Garraviato, investigadora del Centro de Estudios y Docencia Económica (CIDE), explica que el Banco de México para calcular el INPC hace una ponderación basada en todo en lo que gasta la gente en su conjunto, lo cual no necesariamente refleja lo que compra la mayoría de las y los mexicanos.

La también autora de Un nuevo índice de precios para México, explica que el cálculo de la inflación toma en cuenta diversos productos que incluyen hasta automóviles, por lo cual las cifras pueden ser engañosas ya que 10 por ciento de las y los mexicanos más ricos realiza aproximadamente 40 por ciento del consumo total del país.

Explica que debería hacerse un cálculo basado en lo que la mayoría de la gente consume: “Tendrían que hacer un índice en el que se vea el cambio en la canasta básica, así podríamos saber cuál ha sido la inflación para las personas de los ingresos más bajos”. También aclara que para elaborar el índice habría que tomar en cuenta dónde compra la gente, pues no todos lo hacen en los autoservicios cuyos precios son diferentes a los de los estanquillos.

Aurora Gómez acota sobre el INPC: “Es general del país; no está mal hecho, pero lo que nos está diciendo no es cómo ha cambiado la inflación para la gente que percibe un salario mínimo, sino para el agregado del país”.

Es importante recordar que el INPC es utilizado para calcular la inflación y ésta a su vez el incremento a los salarios mínimos que este año fue de 4.25 por ciento, es decir un peso con 76 centavos.

En contra parte el aceite comestible ha subido dos pesos en las tienditas de la esquina y el kilo de pierna de pollo lo encontramos en una pollería de Narvarte a 30 pesos, cuando a finales del año pasado estaba en 25 pesos, en el mismo lugar.

Las mismas estadísticas oficiales tienen calculada una inflación anualizada de 4.23 por ciento, pero reconocen un 5.5 por ciento para la canasta básica cuyo costo en lo que va del año ha tenido un aumento de 2.87 por ciento (más alto que el INPC de 1.72 por ciento).

De acuerdo con estas mismas estadísticas extraídas de Banxico, entre diciembre y abril la carne y el huevo subieron 6.90 por ciento; alimentos bebidas y tabaco 2.77 por ciento; frutas y verduras bajaron 9.87 por ciento.

Por el contrario, Arturo Lomelí, presidente de la Asociación Mexicana de Estudios para la Defensa del Consumidor (Amedec) comenta: “Las frutas y legumbres suben y bajan con gran rapidez. Hemos detectado que jitomate, papa y cebolla se han incrementado hasta en 40 por ciento”.

“El problema con varios alimentos hoy en día es que la cotización del dólar afecta mucho su precio porque una gran proporción del mercado se basa en la importación de productos. En ese caso están el arroz, las carnes y los lácteos; cuando el dólar sube mucho se refleja”, explica.

También comenta que el excesivo intermediarismo encarece los alimentos: “Es el cáncer de la economía, no estimula al productor. Hay productos que pasan hasta por 10 manos y por supuesto cada intermediario toma su tajada del león, del precio del producto”.

“Es un problema hacia el cual no hay sensibilidad política. Las amas de casa se escandalizan porque se habla de un cuatro por ciento de inflación anualizada y los precios se incrementan notablemente”, comenta Arturo Lomelí.

Por su parte el doctor Felipe Torres Torres, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), comenta que además de la devaluación influyen otros aspectos coyunturales, como el cierre de las fronteras a productos estadounidenses por motivos de salud, en el encarecimiento de los comestibles en México porque gran parte de éstos son importados.

No obstante, menciona que hay razones estructurales que provocan el aumento de los alimentos por encima de otros productos y de los índices de inflación donde los comestibles pueden ir incrementando sus costos poco a poco de manera casi imperceptible o bien de manera abrupta; puesto que el Estado ya no regula sus precios, ahora los fijan las leyes del mercado.

“La alimentación es un aspecto básico del ser humano, lo cual le ha dado una preponderancia en la asignación del gasto. Una familia pobre, y tenemos 60 millones de pobres en este país, destina cerca del 80 por ciento de su gasto a la compra de alimentos. Esto ha ido aumentando con el tiempo. Lo que está de fondo es que hemos perdido poder adquisitivo”, menciona el investigador universitario.

Felipe Torres coincide con su colega del CIDE en que al entrar en el cálculo del INPC todo el consumo nacional incluyendo productos exclusivos de los estratos más altos, se diagnostica una inflación menor que la que afecta a la mayoría de los mexicanos: “Los procesos inflacionarios se calculan con una canasta muy amplia, entonces el abanico de posibilidades de impacto del precio de los alimentos no necesariamente es tan representativo”.

Advierte: “La inflación es un referente macroeconómico que se elabora muchas veces más para castigar que para indicar el comportamiento de una economía. Entonces la inflación es un elemento oficial, expectativas económicas que poco tienen que ver con la realidad de la mayoría de los mexicanos. El precio de los alimentos está siempre por encima de los niveles inflacionarios y eso desde luego que está impactando en los niveles de consumo de las familias más pobres”.

Ante esta situación señala que muchas familias buscan sustitutos (retazo por bistec, por ejemplo) o bien reduce el volumen de consumo de productos.

Propone fomentar el crecimiento real de la economía para mejorar las condiciones de la población. De la misma forma opina que podrían reinstalarse precios oficiales para el fríjol, la tortilla y tres o cuatro productos más para proteger el salario de los trabajadores, pero el gobierno no está dispuesto a hacerlo.

Así nos encontramos con alimentos cada vez más caros y aunque otros productos como los automóviles del año no suban sus precios significativamente, aquellos 60 millones que destinan la mayor parte de sus ingresos a comida, encuentran en los índices de inflación sólo un mecanismo para castigar sus ingresos, pues nada tienen que ver con su situación real.

* Reportero de la revista Forum

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más