Inicio » Alta desigualdad en atención al VIH en América Latina

Alta desigualdad en atención al VIH en América Latina

César Núñez, director del Equipo de Apoyo Regional para América Latina del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH/Sida (ONUSIDA), afirmó que la nueva agenda de desarrollo se debe tomar como un llamado para que los países sigan invirtiendo en la prevención de esta infección y en la cobertura de los tratamientos retrovirales. 
 
A decir de Núñez, atender la infección del VIH/Sida requiere que los Estados fomenten la responsabilidad compartida y solidaria y se comprometan a comprar más medicamentos, pues si bien a nivel mundial América Latina (AL) tiene las tasas más altas de cobertura de tratamientos, los países del Caribe concentran las tasas más bajas de cobertura con respecto a otras naciones de la región.
 
Durante la Primera Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de AL y El Caribe, que se realizó del 12 al 15 de agosto en esta capital uruguaya, el médico cirujano originario de Honduras señaló que a pesar de los avances en el tema, en la región hay 1.6 millones de personas viviendo con la infección.
 
El experto explicó que de acuerdo con ONUSIDA, en otros países alrededor de 54 por ciento de las personas con VIH/Sida reciben tratamiento, mientras que en AL la cobertura es de 68 por ciento, y en el Caribe el porcentaje baja a 67 por ciento, lo que indica que aunque los esfuerzos van en el camino correcto no se puede abandonar este tema.
 
Cabe mencionar que el Consenso de Montevideo, firmado por los países de la región, reconoce que continúa el desafío de la detección voluntaria oportuna, atención a las personas con el padecimiento, y eliminación del estigma y la discriminación.
 
Con esta información, Núñez dijo que la nueva agenda de desarrollo debe considerar prioritaria la atención de la población que vive con VIH/Sida, toda vez que –observó– no se puede dejar de lado que esta epidemia se mantiene estable, lo que significa que no aumenta, pero que tampoco desciende.
 
El experto de ONUSIDA señaló que los niveles de prevalencia siguen siendo altos entre “trabajadoras sexuales” y las personas usuarias de drogas inyectables, y precisó que son estas poblaciones las que acceden en menor proporción a los tratamientos antirretrovirales.
 
Por ello afirmó que la respuesta al VIH/Sida debe ser global y atendiendo la agenda de desarrollo. Por ejemplo, mencionó que la infección llega hasta las poblaciones migrantes que se mueven de un territorio a otro, y que un reto de los gobiernos es adquirir medicamentos genéricos a más bajo costo, y así incrementar el acceso al tratamiento.
 
Núñez señaló que en este tema también se requiere de una mirada regional porque si un tercio de las y los migrantes son jóvenes, y el 41 de las nuevas infecciones está entre jóvenes de 15 a 29 años, ineludiblemente hay una relación que debe ser foco de atención.
 
Otra característica vinculada al desarrollo y al VIH es que los países de la región deben atender los efectos del cambio climático. Los desastres,  inundaciones o eventos climáticos extremos tienen un impacto negativo en las personas seropositivas porque en una situación así se interrumpe el tratamiento que deben recibir.
 
Aseguró que si los 38 países de la región ya se comprometieron a erradicar la desigualdad, también deben revertir la inequidad en el acceso a un tratamiento porque hoy en día no todas las personas pueden adquirir los medicamentos.
 
Como ejemplo, en México la cobertura de tratamiento es del 80 por ciento, mientras que en Bolivia la cifra es de 20 por ciento.
 
“En materia de VIH la desigualdad se traduce en desigualdad de acceso a servicios, en especial las poblaciones claves”, dijo el experto de Naciones Unidas al exponer que en un país de alta cobertura, las cifras también pueden esconder la desigualdad al interior del territorio nacional.
 
Por otra parte destacó que la violencia de género también es causa y consecuencia del VIH/Sida. Estimaciones de la ONU dicen que para 2012 el 48 por ciento de las mujeres que son golpeadas tienen 48 por ciento más posibilidades de adquirir la infección.
 
Mientras los organismos internacionales señalan que es hora de hacer esfuerzos para proveer de información a la juventud sobre temas de salud sexual y reproductiva, implementar políticas para reducir la pobreza y fomentar el desarrollo económico enfocado al bienestar, Núñez afirmó que también es hora de invertir en la prevención de esta infección.
 
Refirió que en 2011 de cada 100 dólares invertidos en la atención del VIH/Sida, menos de un dólar fue para la prevención en poblaciones clave. Con todo esto consideró que hay que integrar este tema a la agenda de desarrollo, que se espera salga después de 2014 con la anuencia de todos los países de la ONU.
 
13/AGM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: