Inicio Altas autoridades camboyanas controlan prostitución infantil, denuncia organización

Altas autoridades camboyanas controlan prostitución infantil, denuncia organización

Por la Redacción

Altas esferas camboyanas controlan muchos de los burdeles donde se prostituyen niñas”, afirma Somalí Mam, quien dirige la asociación Acción para las Mujeres en Situación Precaria (AFESIP), organización que lucha contra la explotación sexual de mujeres y niñas desde hace casi una década.

El gobierno habla mucho y no hace lo suficiente”. De hecho, en Camboya “muchos” de los burdeles en los que las niñas son obligadas a prostituirse, “están controlados por personalidades del Gobierno, de las altas esferas, militares… no todos los prostíbulos, pero sí muchos de ellos”, agrega.

Desde hace casi una década, la camboyana Somaly Mam rescata y apoya a las niñas obligadas a prostituirse en los burdeles de su país, controlados en muchas ocasiones por “personalidades del gobierno, militares y de las altas esferas”, según difunde Canal Solidario.

“No hay edad para ser prostituida. En nuestra búsqueda hemos encontrado niñas de cinco, seis y ocho años que son obligadas a ejercer el sexoservicio; niñas y jóvenes que han sido vendidas por sus padres para pagar una deuda, que son vendidas por sus novios o que son secuestradas”, explica Somaly Mam.

Las amenazas no la hacen retroceder en su empeño de rescatar a quienes son obligadas a trabajar en los prostíbulos de su país, darles apoyo moral y una nueva oportunidad para rehacer su vida.

Desde su creación, la ONG ha salvado de los burdeles a unas tres mil niñas y jóvenes; en tan sólo un año ha llegado a asistir hasta 800 chicas explotadas sexualmente, la mayoría de las cuales llama a la asociación para pedir ayuda y salir de ese entorno de violencia.

El problema, prosigue, “no es legal, porque la legislación camboyana defiende la igualdad. El problema es cultural y para vencerlo todavía necesitamos varios años”.

“En Camboya hay mucha corrupción; si tienes dinero puedes comprar cualquier cosa, desde la nacionalidad, hasta una mujer o una niña”, señala la directora de AFESIP, que denuncia un “boom” de la explotación sexual infantil en su país y advierte que todas las mujeres camboyanas son “esclavas, deben obedecer, no tienen derecho a expresarse y, en muchos casos, ni siquiera a ir a la escuela”.

Por este motivo, cuando una joven es rescatada por AFESIP recibe asistencia médica y psicológica, asesoramiento legal para que denuncie su situación y a quienes se la provocaron, información sobre sus derechos y una formación profesional.

“El objetivo es que sean independientes financiera y psicológicamente, que aprendan a decir no y a no tener que vender su cuerpo para conseguir las cosas”, explica Somaly Mam.

Aunque no hay cifras oficiales, son miles las niñas y chicas obligadas a prostituirse en Camboya. El problema, sin embargo, no es exclusivo de este país.

Tan sólo en el sudeste asiático millones de mujeres y menores son explotadas sexualmente y obligadas a atender hasta 20 clientes al día. “Estamos ante un fenómeno regional, nacional e internacional” que afecta a países como Vietnam, Tailandia y Laos y que tiene como principales clientes a ciudadanos orientales.

Por un lado, Europa debería “presionar a las autoridades asiáticas para que apliquen la legislación vigente” y por otro lado, los propios Estados europeos “deberían poner en marcha los acuerdos de extraterritorialidad, para que cualquier europeo acusado de abuso a menores en el extranjero pueda ser juzgado en su país de origen”.

El problema, insiste, “no es legal, porque la legislación camboyana defiende la igualdad. El problema es cultural y para vencerlo todavía necesitamos varios años”.

2004/HS/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más