Alumnas de CCH Oriente demandan destitución de director

NACIONAL
Acceso a la justicia para las mujeres
   Acoso, intentos de secuestro, desapariciones y feminicidio viven estudiantes
Alumnas de CCH Oriente demandan destitución de director
CIMACFoto: Hazel Zamora Mendieta
Por: Sonia Gerth
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 02/05/2019

Entre gritos de “Ni una más, ni una asesinada más”, y rodeadas de medios y estudiantes que habían acudido al acto de disculpa pública de parte de la Procuraduría capitalina a la familia de Lesvy Berlín Rivera Osorio, asesinada en la UNAM el 3 de mayo de 2017, estudiantes de Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Oriente demandaron justicia y el esclarecimiento del caso de su compañera Aidée Mendoza Jerónimo, asesinada el pasado lunes en su salón de clases, en las instalaciones del CCH.

Después de sus declaraciones, al lado de la caseta telefónica donde fue asesinada Lesvy, se hundieron en un largo abrazo con Aracely Osorio, mamá de Lesvy, quien les había cedido el espacio para llamar la atención sobre el caso de su compañera asesinada el pasado lunes 29 de mayo mientras asistía a su clase de matemáticas. El caso consternó a la población, ya que a pesar de que la bala que mató a Aidée fue disparada dentro del salón, como lo confirmó la procuradora capitalina, Ernestina Godoy, a tres días del crimen, no se han revelado resultados mayores.

Durante la disculpa pública la funcionaria también se pronunció sobre el CCH. “Les quiero manifestar mi compromiso con una investigación profesional para esclarecer la verdad y hacer justicia, porque lo peor que podemos hacer es negar los problemas”, dijo. Anteriormente, ya había anunciado que el caso se investiga bajo el protocolo de feminicidio y de atención a indígenas, porque la familia Mendoza habla náhuatl.

Según Godoy, el alumnado que asistió a clases de matemáticas con Aidée ya fue interrogado junto con el profesor. La procuradora dio a conocer hoy que se abría “una nueva línea de investigación, luego de que se detectó que la bala era de nueve milímetros”.  Sin embargo, las estudiantes se preguntan porque las autoridades capitalinas y de la UNAM no fueron capaces de prevenir el crimen.

“No es posible que un estudiante más haya aparecido con un arma de fuego dentro de las instalaciones del CCH Oriente”, dijo una de las integrantes de la colectiva “Rosas Violetas de Oriente”, quienes pidieron no aparecer con sus nombres individuales en los medios. Relató que en el plantel se vive violencia, “intentos de levantamientos son el pan de cada día, sobre todo hacia las mujeres.”

También existe el acoso y el abuso físico y mental, ejercido “también de parte de maestros, estudiantes y trabajadores.” Refirió el caso de otras dos estudiantes del CCH Oriente asesinadas en este año escolar. Miranda Mendoza Flores fue secuestrada y asesinada en agosto del 2018. Apenas hace un mes, después de su desaparición el 20 de marzo, fue asesinada Jennifer Sánchez Domínguez, una joven de 16 años.

Cabe destacar que el 2 de abril, el Gobierno de la Ciudad y la UNAM indicaron que “se ha dispuesto un mayor número de policías en las inmediaciones de los planteles educativos, se ha revisado la operación de las cámaras de vigilancia y luminarias, y se fortalecieron las medidas de seguridad en los trayectos”.

Sin embargo, las integrantes de la Colectiva destacaron que se sienten inseguras en su camino a la escuela. “Sabemos que los espacios periféricos son más inseguros. Exigimos un transporte seguro y gratuito”, dijeron. Demandaron medidas de seguridad a las alcaldías de Iztapalapa, Iztacalco y el municipio de Nezahualcóyotl, y a la Universidad “para que genere una seguridad real en cada uno de nuestros planteles”.

Las alumnas se preguntaron si integrantes de la procuraduría capitalina presentes en la disculpa pública en el auditorio de la Torre de Ingeniería habían caminado los pocos pasos hacia la caseta telefónica para escuchar sus demandas. Sería necesario el esclarecimiento del caso de Aidée, pero también de Miranda y Jennifer, insistieron.

Además, pidieron acompañamiento jurídico y psicológico de la familia Mendoza, y la destitución del director del CCH Oriente, Víctor Efraín Peralta Terrazas, “no sólo por su evidente incompetencia, sino por la omisión de la información a la comunidad universitaria.”

Un grupo de académicas de la UNAM contra la violencia feminicida está preparando un comunicado en apoyo a las alumnas del CCH que se va publicar próximamente.

SG/LGL