Inicio » Ambigua e insuficiente, la ley sobre acoso sexual en México

Ambigua e insuficiente, la ley sobre acoso sexual en México

Por Hypatia Velasco Ramírez

De enero a junio de 2007, la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE) del Distrito Federal registró 68 casos de hostigamiento sexual, lo que no significa que sean todos los que ocurren en esta ciudad.

Y aunque el caso a Nayeli M. no está incluido en el registro, ella ha sido víctima de ese delito desde mayo de 2006, por parte del médico Javier Padilla del Toro, encargado de la guardia nocturna del Hospital General de Iztapalapa, del Gobierno del Distrito Federal (GDF), donde ella labora como médica general en el mismo turno.

El acoso sexual es frecuente, explica en entrevista el doctor Mario Arellano Penagos, secretario de Asistencia Social de la Sección 13 del Sindicato Único de Trabajadores del GDF, y los acosadores se van sobre madres solteras, divorciadas o separadas.

Pero las mujeres se quedan calladas, probablemente por temor a represalias, para evitar que se hable de ellas y se las considere culpables de sufrir el acoso, o por necesidad, pues muchas tienen hijas e hijos y una situación económica complicada.

Esto, explica Arellano Penagos, no debería ocurrir, hay instancias jurídicas y los sindicatos tienen mucha injerencia. Deberíamos atacarlo mediante una buena documentación del caso.

Según el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), no hay elementos suficientes que contrarrestar este tipo de violencia, pues la legislación es ambigua e insuficiente al no estar incorporada su prevención y sanción en la Ley Federal del Trabajo, donde debe reconocerse como riesgo laboral.

Además, dice Inmujeres, son pocas las instancias que atienden el acoso y los empresarios son poco sensibles y no tienen interés para prevenir y erradicar este tipo de actitudes.

Con la impunidad que existe, las mujeres que se atreven a denunciar son despedidas y boletinadas, se ven obligadas a renunciar sin indemnización, mientras el hostigador, en el mejor de los casos, sólo recibe un llamado de atención.

REDES DE ACOSO

Según la diputada Rosario Ortiz Magallón, del PRD, muchas veces alrededor del acosador se crean redes de apoyo formadas por otros hombres y hasta mujeres.

Hacen falta elementos jurídicos que castiguen este delito, pues actualmente la palabra de la víctima no es suficiente, y Nayeli así lo ha vivido.

Desde el principio, tanto el director del nosocomio, Antonio Albarrán García, como Jorge Alemán González, quien también es coordinador de atención médica región sur, en el IMSS, han apoyado al acosador. Entre ellos existe cercanía, pues fue Alemán quien recomendó a Padilla del Toro para trabajar en el Hospital General de Iztapalapa.

Padilla trabaja también en el Hospital de los Venados del IMSS, donde la doctora Patricia Garay, delegada sindical del Hospital General de Iztapalapa y quien, a decir de Nayeli, juntó firmas en su contra, trabaja bajo las órdenes del acosador. Para todos ellos, la problemática es Nayeli.

Había pedido ayuda a Albarrán García, quien con gritos y amenazas desestimó la denuncia verbal y escrita que hizo de los hechos, dice la doctora.

Ante la evidencia de que constituían un grupo, el 30 de mayo de este año, Nayeli levantó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, asentada en el expediente 07-3181-4 de la 4ta Visitaduría general.

El 31 de mayo Nayeli hizo una denuncia penal por hostigamiento sexual contra Padilla del Toro en la Fiscalía Central en Investigación para Delitos Sexuales de la PGJ en la indagatoria No. FDS/FDS-6/T1/00271/07-05.

Envió cartas denunciando los hechos a Emilio Álvarez Icaza, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF); a Manuel Mondragón y Kalb, secretario de Salud del DF; y a Rosario Ibarra de Piedra, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado.

También al doctor Arturo Gaytán, director de Servicios Médicos y Urgencias del Hospital General de Iztapalapa; y al doctor Enrique Hanff Vázquez, presidente del Sindicato Único de Trabajadores del DF, documentos de los cuales Cimacnoticias tiene copia. Pidió protección física por escrito al procurador Rodolfo Félix pues, según un documento, del que Cimacnoticias tiene copia, el 25 de junio el acosador lanzó su vehículo sobre ella.

No he encontrado respuesta en las autoridades de la Procuraduría ni en el sindicato, quienes están acostumbrados a ver el acoso sexual en las unidades como algo institucionalizado y normal, dice.

Por ello, decidió buscar el apoyo de las diputadas federales Rosario Ortiz Magallón, del PRD, y Martha Tagle de Convergencia, quienes apoyan a Nayeli en su caso.

Ortiz Magallón señaló a Cimacnoticias que la parte penal siempre se complica pues es un requisito tener testigos y cuando alguien te hostiga sexualmente, nunca lo hacen en público. Debemos cambiar la parte procesal, para que no sea necesario presentar testigos.

En este caso, con la campaña de hostigamiento y violencia que han desatado en el hospital tanto directivos como el doctor, la gente se ha aterrado, señaló.

Yo estoy segura que Padilla ha hostigado a enfermeras, a otras doctoras e incluso a trabajadores de aseo, pues son hombres que traen problemas de conducta.

Y el director del Hospital, la delegada sindical y todo este grupo, muy fuerte políticamente, está encubriendo al acosador porque seguramente alguien sabe que ha incurrido en otro tipo de conductas con otras mujeres del nosocomio, opina.

Legalmente, dice la diputada, demostrar el acoso sexual es prácticamente imposible, a pesar de que México ratificó la Convención de Belem do Pará y la Cedaw, y de que la OIT hizo a México una recomendación sobre hostigamiento sexual.

Estos instrumentos se podrían utilizar en la demanda penal, señala la diputada. Sin embargo, aunque la Ley Federal del Trabajo (LFT), en el Artículo 132 fracción VI, establece que el patrón no puede maltratar de palabra y obra al trabajador, no establece una sanción. Ese es el problema.

Además, no hay una cultura laboral contra la violencia. Y aunque Nayeli ha cubierto todas las instancias, las mujeres que denuncian se quedan solas.

07/HV/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: