Inicio Amenaza la OMC la diversidad cultural

Amenaza la OMC la diversidad cultural

Por Britta Scholtys

La liberalización del los servicios culturales en el marco del Acuerdo General del Comercio de Servicios (GATS, por sus siglas en inglés) representa un gran peligro para la diversidad cultural, explicó la directora de la Fundación Boll, Bárbara Unmüssig, en una plática con periodistas.

Por ello, anunció que la Fundación Böll, la Organización de las Emisoras Alemanas (ARD), el Consejo Cultural Alemán, y la Red Internacional por la Diversidad Cultural (INCD) presentarán ante la Quinta Conferencia Ministerial una Declaración sobre la Diversidad Cultural. El objetivo: Evitar que los servicios culturales sean sometidos a las reglas de la OMC.

Con dicha Declaración, los promotores pretenden presionar – por parte de la sociedad civil – a los miembros de la OMC para defender un espacio viable para bienes audiovisuales y otros bienes de servicios culturales a nivel local y nacional, y eliminar todos los servicios culturales de las negociaciones sobre el AGCS.

“Tenemos que estar en gran alerta para defender a la diversidad cultural, en el mismo rango que se defiende la biodiversidad”, apuntó Fritz Pleitgen, Vicepresidente de la Unión Europea de Emisoras (EBU).

Sobre todo Estados Unidos y Japón presionan por liberar el comercio de los servicios culturales, lo cual tendría consecuencias enormes para las políticas culturales nacionales, entre otras la subvención de las producciones cineastas, o el modelo federal de las Emisoras Alemanas, explicó.

“Cultura y educación son áreas muy esenciales de los servicios públicos que no se pueden exponer sin protección a las condiciones de competencia del mercado global”, dijo Max Fuchs, Presidente del Consejo Cultural Alemán.

La protección de los bienes culturales, según los promotores de la Declaración, no significa exclusión cultural, sino más bien “un intercambio más equilibrado entre las culturas y la posibilidad de todas las expresiones culturales a tener el mismo acceso a los medios de articulación, producción y difusión”.

Dado que las negociaciones de los 146 miembros de la OMC sobre el tema de los bienes culturales siguen en proceso hasta el 2005, las posibilidades de aplicar mecanismos que conservan y promuevan la diversidad cultural en un entrono globalizado, siguen en pie.

“Hemos intervenido todavía a buen tiempo para impulsar la importancia de la diversidad cultural”, dijo Pleitgen. Por lo menos los parlamentarios europeos prometieron de apoyar las demandas de la Declaración, aseguró el Vicepresidente de la EBU.

2003/BS/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más