Inicio Amenazan a periodista guanajuatense

Amenazan a periodista guanajuatense

Por Violeta González López

Ayer amenazaron a una periodista del periódico Correo por hacer pública la investigación que sigue la Procuraduría de Justicia del Estado a tres ex comandantes y siete elementos activos de la Policía Ministerial por encubrir tres homicidios, proteger narcotraficantes y formar parte de una banda organizada para el robo de vehículos y asalto a transportistas.

El pasado martes 13 de diciembre, la reportera Claudia Padilla Pacheco, del periódico Correo, publicó su investigación sobre Juan Pablo Vázquez Sotelo, ex coordinador de la Policía Ministerial, quien posee una empresa de seguridad en Celaya y emplea a ex ministeriales cesados por diferentes delitos como guardaespaldas.

Al día siguiente de la publicación, Claudia Padilla recibió una llamada a su Nextel. Una voz de hombre le dijo: “Queremos saber si te pagan para chingar a la Policía Ministerial”. Al tratar de hablar con la voz, apareció la leyenda “usuario no disponible”.

Más recientemente, apenas el martes 20 de diciembre, la reportera publicó otra investigación que a ocho columnas decía: “Permea la corrupción a la Policía Ministerial”. En el texto se asienta que la Procuraduría de Justicia investiga a siete elementos activos y a tres ex comandantes, Aniceto Ayala Blanco, Federico Silvano Espino y Felipe Rosas, quienes supuestamente encabezan bandas de delincuencia organizada.

SEGUNDA LLAMADA

Ese mismo día -martes 20- desconocidos entraron al domicilio de unos vecinos de la periodista y revolvieron todos los bienes de la familia que encabezan José Enrique y Karina Martínez, quienes además son familiares políticos de la comunicadora.

Se cree que las personas entraron a la vivienda entre las 15:00 y 16:00 horas. Los dueños de la vivienda regresaron a las 19:30 y encontraron todas sus pertenencias revueltas. Aun cuando “los ladrones” pudieron llevarse decenas de artículos, una vez que hurgaron entre cajones y muebles sólo se llevaron 2 mil pesos en efectivo y un DVD.

La señora Socorro Pacheco, mamá de la reportera, llegó a su departamento a las 15:30 horas. Vive arriba del departamento que ocupan los Martínez y recuerda que recargó una escoba en el barandal y se le cayó; al ir por ella, “ví la ventana abierta y me pareció extraño”. Fue hasta a las 19:30 horas cuando llegó la pareja; le llamaron porque se percataron de la visita de los intrusos.

Finalmente, Socorro Pacheco llamó a su hija para que auxiliara a sus “familiares políticos” con una patrulla. Llegó el comandante Daniel Avila, del grupo de inteligencia de la Dirección de Seguridad Pública; tomó fotografías y se marchó una vez que los ofendidos se comprometieron levantar una denuncia.

Poco después de las 22:00 horas sonó el teléfono en casa de la familia Padilla Pacheco. Doña Socorro contestó y una voz masculina le dijo: “Dígale a Claudia Padilla que nos equivocamos de departamento, pero ya sabemos donde vive”. Sin más, colgaron. .

LA DENUNCIA

Minutos después, se reportó Claudia Padilla con su mamá para saber cómo había transcurrido la visita del comandante. Al saber lo ocurrido, supuso que estaba relacionado con los hechos sobrre los que escribió para el diario.

Así, el pasado miércoles 21 de diciembre fue el propio Carlos Alfredo Vidaña Valero, director de Averiguaciones Previas de la Sub Procuraduría Región C, quien instruyó a su personal del Ministerio Público para tomar la denuncia que se asentó en la averiguación 11261/2005, ante el licenciado Trinidad Valencia Pantoja.

Claudia Padilla y su mamá presentaron la denuncia por “amenazas y/o lo que resulte”; ayer, agentes de la Policía Ministerial, encabezados por Valencia Pantoja, realizaron investigaciones de campo en el lugar de los hechos.

LAS NOTAS

Textualmente, las notas escritas por la reportera para el periódico Correo citan que “Las investigaciones hasta ahora realizadas por el GERI señalan que los ex comandantes de la Policía Ministerial del Estado (PME) Aniceto Ayala Blanco, Federico Silvano Espino Manzano y Felipe Rosas, dirigen una banda de ladrones de vehículos y de asaltantes a transportistas en Celaya, Irapuato y León”.

Y continúa: “Aunque por el momento no se sabe el número de personas que agrupan esta asociación delictiva, trascendió que por lo menos son tres elementos activos de la PME en Celaya y varios oficiales de la Policía Federal Preventiva (PFP)”.

Cabe señalar que, de acuerdo con la información publicada por la periodista en Correo, Aniceto Ayala Blanco y Federico Silvano Espino Manzano también son acusados por encubrir tres homicidios cometidos en Celaya durante el 2000 y el 2001. Fue el propio homicida, José Reyes Mancera -quien asesinó el 26 de mayo del 2000, por asuntos relacionados con el robo de autos, a Arturo Jiménez-quien aseguró que Ayala y Espino sabían acerca del homicidio y del móvil.

Padilla también denuncia en sus notas que “la investigación anticorrupción realizada por la PME también ha detectado que cuatro elementos activos de la PME (dos de Celaya y dos de León), brindan protección a vendedores de drogas”, e involucra a personal de la corporación policiaca en el asalto a transportistas.

05/VG/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content