Inicio » Ana María Matute, Premio Cervantes de las Letras Españolas

Ana María Matute, Premio Cervantes de las Letras Españolas

Por Rosalinda Nicolat*

Ana María Matute, escritora nacida en Barcelona, España, el 26 de julio de 1925, recibió el Premio Cervantes, el 27 de abril pasado, de manos del rey Juan Carlos de Borbón.

Este premio fue instituido en 1975 por el Ministerio español de Cultura y entregado por primera vez en 1976 al escritor español Jorge Guillén.

Se entrega cada año el día 23 de abril, fecha en que se conmemora la muerte del gran escritor Miguel de Cervantes Saavedra, nacido en 1547. Es el premio más prestigiado de las letras en lengua española.

Ana María Matute es la tercera mujer en recibir este premio. La primera fue la creadora española María Zambrano, en 1988; la segunda fue la escritora cubana Dulce María Loynaz, en 1992.

La ceremonia de premiación se realiza en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, Madrid. El galardón es entregado por el rey de España, acompañado por distintas autoridades políticas y académicas.

La secretaria de Cultura, Ángeles González-Sinde, pronunció un discurso muy elogiado y concluyó declarando que espera que el año próximo la ganadora sea otra mujer.

ANA MARÍA MATUTE, ESCRITORA

Ana María Matute es una mujer pequeñita, delgada, de cuerpo aparentemente frágil, sin embargo es muy ágil. Tiene ojos redondos y negros que expresan una gran vivacidad. Ella los llama “mis pulgas estúpidas”. Tiene el cabello corto, absolutamente blanco.

Ana María Matute ha escrito novelas y cuentos para adultos. Uno de sus grandes temas es la Guerra Civil española que estalló en 1936 cuando la autora tenía 11 años. Y comenta al respecto:

“Yo ahora sólo recuerdo que el mundo se nos había vuelto del revés, que por primera vez vi la muerte cara a cara, en toda su devastadora magnitud. Por primera vez vi en un descampado a un hombre asesinado. Y además conocimos el terror más indefenso, el de los bombardeos”.

De estos recuerdos sobre la guerra trata una de sus primeras novelas: Primera memoria, un libro de lectura recomendable. Matute llama a la generación a la que pertenece “La generación de los niños asombrados”.

Una de sus frases favoritas es “el que no inventa no vive”. Por eso ella lleva toda una vida fabulando, creando un universo imaginario donde seguramente se siente más a gusto que en el real.

LOS CUENTOS DEBEN SER BREVES, REDONDOS Y JUGOSOS COMO UNA NARANJA

Matute reconoce a Hans Christian Andersen, a Charles Perrault y a los hermanos Grimm como la fuente en la que ha abrevado para crear sus cuentos infantiles.

Otra de sus influencias son las historias maravillosas de tradición oral que le contaba su cocinera Isabel, quien era analfabeta.

De las obras dedicadas al público infantil son memorables Los niños tontos, 1956; El saltamontes verde, y El caballito loco, 1961.

OTROS RECONOCIMIENTOS

A lo largo de su ya larga trayectoria como creadora, Ana María Matute ha recibido una gran cantidad de premios literarios.

Destacaré algunos: En 1959 recibió el premio Nadal por Primera memoria, y el Premio Nacional de Literatura Miguel de Cervantes por Los hijos muertos.

En 1965 ganó el Premio Nacional de Literatura infantil por El polizón de Ulises.

En 1969 obtuvo el Fastenrath de la Academia de la Lengua por su obra Los soldados lloran de noche.

En 1984 le otorgaron el Premio Nacional de Literatura infantil por el cuento Sólo un pie descalzo.

En 2007 recibió el Premio Nacional de las Letras Españolas por el conjunto de su obra de creación.

El 26 de junio de 1996 fue electa como miembro de la Real Academia de la Lengua Española, sección Madrid. Su discurso de ingreso se tituló En el bosque.

EL FUTURO

En una entrevista concedida al periodista Antonio Ayuso Pérez en 2008, éste le pregunta qué planes tiene para el futuro. Y la escritora responde:

-Seguir escribiendo. Y después de una sonora carcajada agrega: “Oiga, soy una mujer octogenaria”. Guarda silencio, reflexiona y señala: “Bueno, hay escritores que siguen escribiendo hasta los 100 años”.

El periodista le cometa a Ana María Matute lo bien que se le ve. Muy animada, con buena salud y entusiasmada. En esa época estaba terminando su novela Paraíso inhabitado. Y la autora responde emocionada:

-Es porque estoy escribiendo. Cuando escribo soy como una plantita a la que riegan todos los días.

Y el entrevistador pregunta:

-¿Cómo le gustaría ser recordada por los niños del futuro cuando lean sus cuentos?

-Mira, a como están las cosas yo no sé si los niños del futuro lean mis cuentos. Sin embargo, me gustaría que me recordaran como “La mujer que los hizo soñar”.

Aceptando la invitación de nuestra escritora galardonada, soñemos con la lectura de sus novelas y de sus maravillosos cuentos infantiles. Por cierto, ella recopiló todos sus cuentos en el volumen La puerta de la luna, en 2010, Editorial Destino.

* Licenciada en Letras Españolas por la UNAM, escritora mexicana y correctora de estilo.

11/RN/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: