Inicio Analizan en Femme Global feminismo y religión

Analizan en Femme Global feminismo y religión

Por la Redacción

El fundamentalismo religioso se percibe hoy en la agenda global como una gran amenza para los esfuerzos emancipatorios de la sociedad en todo el mundo.

No es raro que las preguntas sobre la relación entre el movimento feminista y los fundamentalismos religiosos hayan levantado tanto interés durante una discusión, este viernes por la mañana, en el marco del foro de tres días Femme Globale XXI que aquí se lleva al cabo.

Más de 400 participantes llenaron el Audimax de la Universidad Humboldt en una conferencia magistral con preguntas tales como: ¿debemos luchar contra la religión porque es el principal contexto para legitimizar las políticas tradicionales antimujeres? ¿O será mejor hacer una diferenciación entre religión y fundamentalismo al tratar de encontrar una forma de incorporar el mundo de las ideas religiosas en la lucha mundial de las mujeres por la emancipación?

Marieluise Beck, viceministra del Departamento de la Familia, las Personas Mayores, Mujeres y Juventud del gobierno federal alemán advirtió que es necesario evitar las conclusiones apresuradas sobre los fundamentalismos, como que la pobreza es su caldo de cultivo.

La funcionaria hizo notar que hoy se sabe que el reclutamento de terroristas en Inglaterra se lleva al cabo en las universidades, más que en las zonas pobres de los grupos migrantes; al tiempo, pidió mesura al emitir calificativos sobre las jóvenes musulmanas que usan velo en Alemania.

El uso del velo, añadió Beck, podría ser un síntoma de rechazo a la sociedad moderna y sus esfuerzos emancipatorios, pero también parte de una nueva y digna expresión de un estilo diferente de vida en una segunda y tercera generación de mujeres en una sociedad multicultural.

En vez de pensar en términos sesgados de religión o fundamentalismo contra políticas de emancipación, llamó a buscar alternativas para dirigirse a las comunidades musulmanas y caminar hacia adelante en la búsqueda del progreso social.

Otra de las integrantes del panel casi había entrado a un convento cuando era joven, debido a su educación católica. Pero finalmente se frenó y se integró de lleno a las luchas políticas de su tiempo.

Hoy, Frances Kissling, presidenta de la organizacion Católicas por el Derecho a Decidir, se define como feminista, pero también como una activista católica.

La estadounidense se pronuncia por una visión más amplia de la relación entre religión y fundamentalismo al recalcar que no sólo es que los fundamentalismos exploten las religiones, sino que ciertos pasajes religiosos son definitivamente fundamentalistas y opresores. Por eso pide un debate abierto sobre las ideas fundamentalistas al interior de las religiones.

Explica que el éxito del fundamentalismo cristiano en Estados Unidos se basa en su su estrategia de los años 70 y 80 para cimentar sus ideas en la vida privada, sosteniendo siempre que la política es demoniaca. Hoy, las iglesias cristianas fundamentalistas dominan amplias partes de la cultura popular.

Con esta fuerte base, la activista dice que conquistaron primero el espacio político que el gobierno, y que esto también tiene influencia en las políticas internacionales.

En la búsqueda de una respuesta estratégica, propone la construcción de una base cultural femminista dentro de la sociedad que combine a feministas seculares y religiosas, y en cual se haga énfasis tanto en los asuntos espirituales como en las políticas sobre el cuerpo.

05/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más