Inicio Anclan a las mujeres religión, temor y miseria

Anclan a las mujeres religión, temor y miseria

Por Juana Maria Nava Castillo

La religión, el temor y la miseria han impedido a las mujeres mexicanas transformar su rol en la sociedad, afirmó aquí la escritora Sara Sefchovich durante el Encuentro Equidad Para Mujeres, que inició en esta ciudad y terminará el próximo 24 de mayo.

Aunque ha habido cambios, señaló, en esencia la situación sigue siendo la misma para las mujeres desde la época prehispánica, la Colonia y los tiempos modernos, en que se siguen sometiendo al padre y luego al marido.

Consideró que por ser México un país muy tradicionalista, el papel de las mujeres continua intacto toda vez que la familia es la mas refractaria al cambio y las mujeres siguen siendo depositarias de los valores más conservadores.

Sara Sefchovich atribuyó lo anterior básicamente a tres factores: Primero, la religión, que nos educa en el temor al pecado y al castigo. El segundo es el miedo a los cambios y la obediencia a lo establecido, y por último la miseria y el atraso de la población, debilitada por las limitaciones económicas y la falta de acceso a la educación.

En la conferencia titulada Las Mujeres Cercanas al Poder, la autora de La Suerte de la Consorte dijo que básicamente las mujeres han salido del ámbito doméstico porque o se han propuesto sobresalir por ellas mismas en la política, la cultura o cualquier otro espacio, o porque están cerca de un hombre poderoso.

Todavía a principios del siglo XXI, señaló, aunque la mayoría de la población somos mujeres y hay millones de jefas de familia, pocas ocupan cargos de poder, o dirigen cámaras empresariales, sindicatos o medios de comunicación.

Aquellas que están cerca de un hombre poderoso también adquieren fuerza, funcionan como “reinas republicanas” aunque no dejan de ser parte del equipaje del otro, pues ¿alguien les preguntó si querían asumir tal o cual papel?, cuestionó la escritora.

También criticó la ventaja que adquieren algunas mujeres de la posición que ocupan para crear instituciones de caridad, no de justicia social, y que confunden la función que le toca al Estado de la que deben realizar las asociaciones civiles.

En el mismo panel, que forma parte del Encuentro Equidad para Mujeres, organizado por la Fundación Nuevoleonesa de Desarrollo Social, AC, la escritora Rosaura Barahona hizo un llamado a las mujeres para rescatar el poder cotidiano que poseen en lo económico y como ciudadanas.

Tenemos un poder subyacente que desperdiciamos por comodidad, por mejor dejar así las cosas, por el “qué más da”, agregó, pero eso porque nos manejamos en dos escalas de valores: la primera fincada en la herencia que nos marca una prohibición tácita de no pensar en nosotras, de no despojarnos de la culpa.

La otra parte es la relacionada con la racionalidad. Entonces estamos en una lucha constante que nos obliga a reflexionar en qué es lo que queremos ser, y eso exige un cambio profundo y difícil, pues implica romper con patrones establecidos, puntualizó la también editorialista del diario El Norte.

2003/JMN/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partners of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más