Inicio Ante represión del Poder, duras respuestas del pueblo

Ante represión del Poder, duras respuestas del pueblo

Por la Redacción

La represión del estado terrorista es parte de la vida política cotidiana. La furia represiva se toca en el aire, pica en los ojos rojos por los gases, raspa en la piel agujereada por las balas de goma y de plomo. Si no, pregúntenles a los miles y miles que se convocaron en la Plaza de Mayo el pasado viernes 25 de enero, en el primer gran “cacerolazo” nacional.

Sin siquiera mediar la excusa de las piedras, los palos, ni las bombas molotov, la policía del Estado cargó contra los manifestantes en el momento en que se retiraban en paz, todos mojados por la lluvia incesante, prometiendo alegres y rebeldes que “vamos a volver”.

Sobran testimonios sobre la crudeza del ataque represivo. Hay mujeres de 75 años con entre doce y quince balazos de goma en las piernas, y uno más joven que contó 21 proyectiles en un brazo.

Pero la represión no sólo es provocar heridos y muertos, también lo es que el peronismo en el poder amenace con organizar una marcha de apoyo al gobierno, justo el mismo día y a la misma hora que se prevén nuevos “cacerolazos”.

La señal del estado terrorista es clara: “no vuelvan a la Plaza”, “si salen los vamos a fusilar” dice el Poder a través del odio criminal de la policía.

Las Madres de Plaza de Mayo pisadas por los caballos de la infantería; la hija de Hebe de Bonafini torturada en su propia casa; los dirigentes de ATE Neuquen sacados presos de su domicilio particular, delante de sus hijos y esposas; los que toman tierras en La Matanza para sobrevivir en un asentamiento, y son masacrados por el Grupo Halcón; la cantidad de presos políticos en aumento; los piqueteros procesados…

Todas ellas son muestras claras de que el Estado al servicio de los ricos y poderosos, y no sólo el corrupto que ocupa momentáneamente el sillón presidencial, disputa su guerra contra el pueblo a cara de perro.

¿Cómo se explica si no, que ningún fiscal ni juez de la nación haya intervenido de oficio ante la violenta e injustificada represión del viernes por la noche? ¿Adónde estuvo la super juez Servini de Cubría a la hora de los bollos? ¿A qué tribunal deberá el pueblo recurrir cuando la corporación de jueces, camaristas y fiscales deje libre al asesino de los tres pibes masacrados en Floresta, con la excusa de “insania mental” o “emoción violenta”?.

Por eso, ya no alcanza con movilizarse para pedirle al Estado que sea bueno. El Estado es lo que necesitan que sea los dueños del capital y del dinero. Para el Estado, el pueblo debe trabajar para acrecentar la riqueza de los poderosos, y punto. Si protesta o lucha, garrote y cárcel.

Lo extremo de la situación que plantea el Poder obliga al pueblo a profundizar la respuesta, e ir a fondo hasta conseguir la revolución que lo libere de una buena vez.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más