Inicio Antes que aflojar, se fortalece la resistencia en Honduras

Antes que aflojar, se fortalece la resistencia en Honduras

Por Gladis Torres Ruiz/enviada

“Ver la respuesta de las mujeres ante el golpe de Estado; ver que dejan sus casas y trabajos en búsqueda de la igualdad, la equidad y la justicia en Honduras, que levantan la bandera de la lucha en las calles y marchan para que se logre la tranquilidad y la paz en Honduras, me hace sentir orgullosa, no sólo de ser mujer sino de ser hondureña”, afirmó Xiomara Catro de Zelaya.

En entrevista con Cimacnoticias, la esposa del depuesto presidente José Manuel Zelaya, señaló que, en este momento político, las mujeres se han convertido en un punto medular de la resistencia contra el golpe de Estado y en los movimientos en los que participan campesinas, amas de casa, defensoras de derechos humanos, trabajadoras y estudiantes; son mujeres de todas las edades y de todos los departamentos del país, dijo.

Tras reconocer a las hondureñas como mujeres en lucha, hizo un llamado a las mujeres de otros países para que se sumen a esta resistencia pues, dijo, con su apoyo, nos sentiremos fortalecidas para exigir que regrese la constitucionalidad al país.

A raíz del golpe de Estado ocurrido el 28 de junio pasado en Honduras las feministas se articularon en lo que denominaron Feministas en Resistencia; han participado en las 54 marchas y acciones convocadas por el Frente de Resistencia Popular, además de haber incidido en las decisiones que ahí se toman.

Este bloque está conformado por el Sindicato de Trabajadores de Bebidas y Similares (STIByS), miembro del Bloque Popular; empresarios, campesinos, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH); la Vía Campesina, el Sindicato de Comunicaciones; el magisterio organizado, Organizaciones No Gubernamentales, organizaciones garífunas; la Unidad Popular Revolucionaria y la Coordinadora de Jóvenes Mesoamericano, capítulo Honduras (JCMH); activistas fundadores del Foro Mesoamericano de los Pueblos, entre otras.

Castro de Zelaya señaló a esta agencia que los días de resistencia para ella han sido muy duros, porque han trastocado su condición de mujer, esposa y madre; “estos 54 días han sido muy duros, cada minuto, cada segundo encuentras acciones a tu alrededor que te dan miedo”, puntualizó.

“Casi no duermo, he vivido en un miedo permanente, con el temor de que en cualquier momento puedan entrar a la casa. Nos están siguiendo; en las últimas tres semanas la policía ha llegado unas ocho veces a mi vivienda a preguntar cómo estoy, y cada vez que salgo me detienen”.

Acepta temer por su seguridad, pues, acota, después de lo que hicieron con el Presidente Manuel Zelaya, a la máxima autoridad de Honduras, qué nos podemos esperar las y los hondureños comunes.

“Parece que hasta que se retorne la tranquilidad, es decir, el orden constitucional y la democracia en nuestro país las mujeres no vamos a poder dormir tranquilas; ese temor lo tenemos permanentemente”, subrayó

A pesar de ello, Xiomara Castro afirmó que en ella y en las mujeres de su país hay mucha fortaleza interna y, también en mucha gente de diversos sectores del país.

“Hay una fuerza interior que nos impulsa a seguir en la lucha y buscar formas de acción que puedan revertirse para bien del pueblo”.

La esposa de Zelaya se mostró esperanzada y comentó que el 1 de septiembre todo cambiará: el presidente Zelaya retornará al país y entonces, con base en los reportes de los organismos defensores de derechos humanos que han visitado Honduras para constatar las violaciones buscaremos que éstas no queden impunes.

“Los golpistas deben ser juzgados por las cortes internacionales para que un acto como éste no se vuelva a repetir en Honduras ni en América Latina. De alguna manera, lo sucedido nos permita asegurar la paz y seguridad que las y los hondureños tanto estamos añorando”, subrayó.

Más que palabras, las acciones reafirman el escenario combativo que con mayor intensidad se abre paso cada día en Honduras; lejos de ausentarse de las calles, la gente sale cada día más.

El jueves por la mañana, por ejemplo, unas 30 mil personas marcharon por las calles de Tegucigalpa, repitiendo “viene Mel”, como llaman al Presidente Zelaya y, al atardecer, tocó el turno a los automóviles con los que por más de cuatro horas se realizó una multitudinaria caravana que nuevamente recorrió la capital hondureña.

09/GTR/LG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content