Inicio Anticonceptivos orales

Anticonceptivos orales

Por Hilda Soria

Los Anticonceptivos Orales, comúnmente llamados Píldoras Anticonceptivas, son muy efectivos para prevenir un embarazo, si se utilizan de una forma correcta. Pero, como ocurre con cualquier medicamento, mucho se especula sobre sus efectos secundarios.

Estudios recientes indican que, por una parte, previenen el cáncer de ovario pero, por otra, aumentarían el riesgo de cáncer de mama y de cérvix.

Existen dos tipos de píldoras anticonceptivas: los Anticonceptivos Orales Combinados (AOC) y los Anticonceptivos Orales sólo de progestina. Los AOC son los que recetan con más frecuencia y éstos contienen dos versiones sintéticas de las hormonas femeninas naturales (estrógeno y progesterona) que son semejantes a las hormonas producidas normalmente por los ovarios.

¿Y qué es el estrógeno y la progesterona?

El estrógeno estimula el crecimiento y desarrollo del útero en la pubertad, hace que el endometrio (el revestimiento interno del útero) se haga más grueso durante la primera mitad del ciclo menstrual y tiene influencia sobre los tejidos del seno durante toda la vida, pero especialmente de la pubertad a la menopausia.

La progesterona, que se produce durante la segunda mitad del ciclo menstrual, prepara el endometrio para recibir el óvulo. Si el óvulo es fertilizado, la secreción de progesterona continúa impidiendo la salida de más óvulos de los ovarios. Por esta razón, la progesterona se conoce como “la hormona que apoya el embarazo”

Debido a que muchos factores de riesgo de cáncer están relacionados con las hormonas naturales y dado que las píldoras anticonceptivas funcionan al manipular esas hormonas, el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, NCI, en inglés), la organización más prestigiosa de investigación sobre el cáncer en el mundo, ha manifestado preocupación sobre la forma en que los anticonceptivos a base de hormonas pueden contribuir en el desarrollo de cáncer.

De esta forma se han llevado a cabo diversos estudios que indican el riesgo latente, pero que al mismo tiempo no han sido 100 por ciento consistentes, debido a que los posibles riesgos de cáncer aumentan si se han tomado por muchos años.

En un estudio patrocinado por el Instituto Nacional del Cáncer y que fue publicado en el 2003, los resultados demostraron que el riesgo de cáncer de seno fue mayor para mujeres de 20 a 34 años y que usaron Anticonceptivos Orales al menos por seis meses. El riesgo fue menor para mujeres mayores de 35 años y para quienes usaron los anticonceptivos por periodos más largos de tiempo.

Por otra parte, un análisis de datos epidemiológicos a nivel mundial llevado a cabo por el Grupo de Colaboración sobre Factores Hormonales en Cáncer de Seno, encontró que las mujeres que usaban o que habían usado la píldora para el control de la natalidad tenían un riesgo ligeramente elevado para desarrollar cáncer de seno. Sin embargo, 10 años después de haber dejado de tomar la píldora, el riesgo disminuyó.

En cuanto al posible riesgo de cáncer de cérvix (la parte más estrecha del útero), un análisis del 2003 realizado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer encontró un riesgo mayor de cáncer cervical por el uso de la píldora y esto puede estar relacionado por tomarla durante diez años o más.

Los investigadores analizaron los datos de 28 estudios que incluyeron a 12 mil 531 mujeres con cáncer cervical. Los datos sugieren que el riesgo de cáncer cervical puede disminuir después de que se dejan de usar los anticonceptivos orales. Sin embargo, se necesita más investigaciones para determinar qué tanto riesgo siguen teniendo estas mujeres después de haber dejado de usar los anticonceptivos orales.

MENORES RIESGOS

A pesar de existir éstos posibles riesgos, diversos estudios han mostrado que el uso de anticonceptivos reduce el riesgo de cáncer de ovarios. En un análisis, investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard encontraron que el riesgo de cáncer de ovarios disminuía cuando la duración del uso de anticonceptivos orales era más larga

Los investigadores han encontrado también que quienes usan los anticonceptivos tienen un riesgo menor de cáncer de endometrio. Otros informes muestran que el uso de anticonceptivos orales combinados puede proteger contra el desarrollo de cáncer de endometrio.

El nivel de reducción del riesgo es mayor en mujeres que han usado los anticonceptivos orales por un tiempo más largo, y la protección continúa aparentemente después de que las mujeres dejan de usarlos.

De esta forma, antes de elegir un método anticonceptivo, es mejor informarse sobre las ventajas y desventajas de cada uno. La o el médico debe explicarnos de qué están compuestos y cuáles pueden ser los efectos secundarios pues, como cualquier medicamento, estos existen, dependiendo del organismo de cada mujer.

09/HS/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más