Inicio » Apoyan con campaña despenalización del aborto en Chile

Apoyan con campaña despenalización del aborto en Chile

Por Tamara Vidaurrázaga
derechoadecidir06brandinha

La Corporación Miles Chile presentó un video en el que personal médico apoya el Proyecto de Ley por la Despenalización del Aborto bajo tres causales promovido por la presidenta Michelle Bachelet, y que aún se tramita en el Congreso.
 
El audiovisual es parte de la campaña “Cuentas Conmigo” y en él parteras, médicos, obstetras y trabajadoras sociales que trabajan en salud visibilizan su rechazo a la criminalización de las mujeres que abortan y el personal de salud que las apoya en esta decisión, puesto que en Chile ambos deben cumplir penas de cárcel en caso de ser sorprendidos interrumpiendo un embarazo.
 
También aparecen reconocidos actores chilenos refiriéndose a la obligación de llevar a término un feto inviable como “una forma de tortura”, y al personal de salud visibilizando la dificultad que se les presenta entre tener que atender a una paciente o hacer caso omiso para cumplir con el marco jurídico actual, que penaliza el aborto en todas sus formas.
 
La presentación de la campaña fue encabezada por la presidenta del Colegio de Matronas y Matrones, Anita Román, quien señaló que esta forma parte de las acciones que han emprendido como profesionales para apoyar el proyecto de ley anunciado en mayo de 2014, pero que sigue en trámite en el Parlamento.
 
“Nos ponemos el delantal por ti. Cuenta Conmigo”, señala en el video el personal de salud, en alusión a la confidencialidad a la cual se comprometen respetar este grupo de profesionales a la hora de recibir a una mujer que optó por interrumpir su embarazo, incluso en situación de ilegalidad, puesto que –como indican– su trabajo es proteger la salud de las mujeres y no juzgarlas ni fiscalizarlas.
 
Corporación Miles Chile es una organización civil que actualmente trabaja en pos de la promulgación del proyecto actual de despenalización del aborto por tres causales: riesgo para la salud de la mujer, inviabilidad fetal y violación sexual.
 
Además, ha hecho una campaña de comunicación que ya cuenta con varios videos-tutoriales en los que –de manera irónica– mujeres dan consejos sobre cómo abortar para que parezca un accidente.
 
Por ejemplo: rompiéndose un tacón o buscando ser atropelladas, puesto que la consigna común es: “En Chile abortar por accidente es el único aborto que no es delito”.
 
En el contexto del debate parlamentario sobre este proyecto, esta semana la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados recibió una carta de representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Oficina Regional para América del Sur, del Fondo de Población de la ONU, y de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud, en la que se saluda la discusión parlamentaria y se llama la atención sobre los tratados internacionales que Chile ha ratificado.
 
En particular, se refiere a la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), y a las recomendaciones que se han realizado para que se legisle en la materia, y no se criminalice a las mujeres cuando abortan, incluso cuando tal práctica no sea legal.
 
En Chile los abortos terapéuticos –cuando corre peligro la salud de las mujeres o el feto es inviable fuera del útero– eran legales y responsabilidad del sistema público de salud hasta 1989, cuando en los últimos meses de la dictadura de Augusto Pinochet esto se modificó para penalizarlo bajo todas las circunstancias.
 
Hoy, 25 años después del fin de la dictadura, el aborto continúa siendo un tema controversial que no ha podido concretarse en una ley que otorgue derechos a las mujeres sobre su salud sexual y reproductiva.
 
La Iglesia católica y los sectores conservadores se han opuesto incluso a debatir el tema, aunque la mayor parte de las mujeres chilenas están a favor del proyecto presentado por el Ejecutivo.
 
Ello se evidencia en la encuesta de Corporación Humanas de 2014, que concluye que 79 por ciento de las mujeres están a favor de despenalizar las interrupciones de embarazos cuando corre riesgo la vida de la mujer, 74 por ciento cuando el feto tiene pocas probabilidades de sobrevivir, y 72 por ciento si el embarazo es resultado de una violación.
 
El estudio concluyó que más de la mitad de las chilenas considera que el aborto no debiera ser un delito y una de cada tres señala conocer o haber conocido a una mujer que se practicó un aborto, incluso en las condiciones de ilegalidad total actuales del país sudamericano.
 
Las cifras de interrupciones en Chile se estiman entre 120 mil y 160 mil por año, lo que significaría una de las tasas de aborto ilegal más altas en América Latina.
 
15/TV/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: