Inicio » Argentina: tendría Cristina un ambiguo vicepresidente

Argentina: tendría Cristina un ambiguo vicepresidente

Por Lorena Villafañe

El gobernador de Mendoza Julio César Cleto Cobos, más técnico que político y cuya gestión se ha caracterizado por las ambigüedades sobre todo en materia de derechos humanos, seguridad y género, acompañará a Cristina Fernández de Kirchner en la fórmula electoral del oficialismo.

Cleto Cobos ha tenido una corta pero vertiginosa carrera política y a sus 52 años es el actual candidato a vicepresidente por el Frente para la Victoria, como compañero de fórmula de la actual primera dama, candidata a presidenta y pretendida sucesora del actual primer mandatario, Néstor Kirchner.

Es un técnico, por lo tanto es más rígido, más sistemático, con otra estructura mental para resolver las cosas, le falta picardía de político, porque no viene de la vieja práctica política, dice Susana Muñoz, presidenta de la Casa de la Memoria en Mendoza.

Con respecto a los derechos humanos estuvo lento, pero se reivindicó con la creación del Área de Coordinación de Derechos Humanos, que tiene poco presupuesto para ser un área monstruo.

Sin embargo, el abogado especializado en derechos humanos Pablo Salinas considera que hace falta una profunda reforma en seguridad y la creación de una Secretaría de Derechos Humanos.

En Mendoza sigue habiendo casos de gatillo fácil. No se ha hecho de los derechos humanos una bandera. Ha sido muy tibio su compromiso.

Fue alumno del Liceo Militar, es ingeniero civil y en construcciones, va a la iglesia del brazo de su mujer, tiene una familia tipo Ingalls, habla arrastrado y con pausa, se lo ve calmado y pocas veces realmente enojado, y todos los días sale a correr al Parque General San Martín para mantener su figura.

No sé si era idóneo para el cargo, porque no tenía mucha carrera política, pero lo había sido en una institución académica, opina Quitita Neme, presidenta de FAVIM (ONG para la defensa y difusión de los derechos y obligaciones ciudadanas). Le ha faltado decisión de gestión como gobernador, en su ambición por acceder a un cargo mayor. En cuanto a su plataforma, no le dio proyección a lo que prometió y cumplió a medias.

Como militante de la Franja Morada había elaborado una propuesta de derecha que iba en contra de postulados reformistas como la gratuidad de la educación y el ingreso irrestricto que versaba esta agrupación. Ante el rechazo por parte de sus compañeros –y a pesar de que lo niega– hay quienes sostienen que ayudó a que se creara Renovación Estudiantil, una lista formada por ex militantes de la Franja. Por eso, ese mismo año, la Franja pidió su expulsión.

Renovación finalmente ganó las elecciones y, el año siguiente, Cobos sumó el apoyo que le faltaba para ser decano, ya que nunca lo expulsaron. Sus compañeros de militancia dicen que se diferenció por su discurso conservador y reaccionario. Logró no sólo ser decano sino que quienes se habían enfrentado a él, le dieran el apoyo que necesitaba. Es más, los que trataron de echarlo hoy son funcionarios de su gestión.

AMBIGÜEDAD EN TEMAS DE GÉNERO

Ambiguo, es la actitud que más le ha cabido en el plano de las políticas de género. Desde su rol de técnico que no está interiorizado en esta problemática, más de una vez ha sido puesto contra la pared y ha tenido que adoptar alguna posición respecto de temas como la ligadura tubaria o el aborto.

Así, el mismo día que la Legislatura aprobó la ley que establece el 25 de marzo como el Día Provincial de los Derecho del Niño por Nacer, Cobos se pronunció ratificando esta norma y en contra de la despenalización del aborto. Por convicción humana y religiosa, estoy en contra del aborto. También estoy en contra de la eutanasia y la pena de muerte, enfatizó en sus declaraciones.

La política cobista no ha estado muy acorde a la del presidente Kirchner, que hizo de los derechos humanos y de la salud sexual y reproductiva su caballito de batalla.

La influencia que ejerce la Iglesia en sus dichos se ha hecho pública. Aunque no se revela contra las políticas de salud sexual y reproductiva de la provincia ya que, para su beneficio, y por otra parte, le sirven para chocar palmas con Néstor. Más allá de que su esposa también se llame Cristina y, su hermana, Alicia.

Son opiniones personales. Lo que no quiere decir que se trasladen a las políticas de gobierno, se excusó en una carta luego de haberle prometido a los grupos Pro-Vida su apoyo para que no se le realizara el aborto a Claudia, la chica discapacitada que fue violada.

Por ese entonces, la madre de Claudia, Ana Gazzolli, pidió que se le realizara un aborto, amparándose en el artículo 86 del Código Penal Argentino. Esto desató una gran polémica provincial y la movilización de un sector religioso fundamentalista, que puso en jaque al gobernador. Finalmente, y tras una lucha que llegó a la Suprema Corte provincial, la chica pudo interrumpir su embarazo.

Tiene creencias religiosas que van más allá de su conciencia. Cree que pueden ser extendidas al conjunto de la sociedad. En el caso de Claudia prometió frente a grupos ultramontanos que no se le iba a realizar el aborto a esta chica (también que iba a interceder para que formaran parte del Comité de Bioética del Hospital Militar). No mide lo que dice porque no tiene una concepción clara del tema, comenta la feminista Alejandra Ciriza.

Por mi parte no votaría una fórmula que lo llevara a la vicepresidencia. Ha demostrado que no tiene sensibilidad social ni sensibilidad democrática ni sensibilidad feminista ni tiene sensibilidad moderna como para apartar sus creencias del interés común, sentencia esta doctora en Filosofía, investigadora del Conicet y miembra de Las Juanas y las Otras.

Cobos se jacta de que su gobierno ha sabido darle un lugar a la mujer. No falta oportunidad en la que recuerde que más de la mitad de su gabinete llegó a estar compuesto por mujeres. Más de una vez ha manifestado que admira a las mujeres fuertes, de carácter. La vicegobernadora que ha propuesto y ha defendido en su candidatura, es mujer.

También se ha ufanado destacando que la provincia cuenta con normas de salud sexual y reproductiva de avanzada en comparación a otras regiones.

A todo este discurso, Ciriza da una sola respuesta: Que haya una mujer en un puesto de poder no garantiza nada.

De hecho, el Instituto de Políticas Públicas para la Igualdad entre el Hombre y la Mujer (IPPHEM) cuenta con un magro presupuesto y no ha logrado avanzar en políticas de género pues pareciera ser una cartera fantasma dentro de la Casa de Gobierno.

Sin embargo, para la feminista Karina Ferraris, a cargo del INADI en Mendoza, Cobos ha demostrado tener voluntad política. Fue el primero en colocar a una mujer en Ministerio de Economía, un cargo históricamente ocupado por hombres, dice.

Eso demuestra que su voluntad es que las mujeres no sólo estemos a la hora de hacer sino también de decidir desde los puestos más altos. Si bien ha manifestado que no está de acuerdo con el aborto, ¿quién está de acuerdo con el aborto?, lo que se plantea es que no mueran más mujeres por abortos clandestinos. Por mi parte, estoy contenta con el proceso de concertación plural y su candidatura avanza hacia eso, opina.

Para quien ha tenido una vida religiosa activa y tiene vínculos frescos con la Iglesia, fijar una posición frente a temas de salud sexual y reproductiva es un problema.

Para la feminista Deodoro Roca, el problema de Cobos es que es un hombre comprometido con lo religioso. Hay muchos temas de género que creo que nunca se planteó. No hay que olvidarse que él es ingeniero. Se lo fuerza a tomar postura sobre algo para lo que no está preparado. Cuando hay presión popular, como todo el que quiere ganar votos, prefiere hacer lo que le pide la mayoría. Aunque, si hubiera querido hubiera vetado leyes en este sentido.

Y subraya, es un político ambiguo. No creo que tenga poco carácter. Enmascarado de tipo bueno, de hombre común, hay una voluntad férrea que le ha permitido llegar donde llegó. Se dirá que es obsecuencia pero, en ese caso, hay muchos dispuestos a serlo. Dice que es un radical con una visión nueva. Y claro, si es un radical nuevecito, bromea la también escritora y presidenta de Sociedad Humanista Ética Argentina.

LA MANO DURA

Hay quienes dicen que fueron sus contactos con la iglesia los que le permitieron conseguir el terreno de la nueva cárcel de mujeres que hoy la Provincia va a comprar a Congregación de las Hermanas Dominicas. Bajo su gobierno también se construyó la nueva cárcel de hombres. El énfasis que este gobernador ha puesto en ampliar el espacio de reclusión para los que van en contra de la ley va de la mano con su discurso de mano dura que, últimamente, se hecho cada vez más resonante.

Ciriza recuerda muy bien el discurso que dio el 1 de mayo en la Legislatura provincial, tras el brutal asesinato de una mujer de clase media en la puerta de su casa.

Fue muy significativo. Enfatizó la política de seguridad como una antinomia de la política de derechos humanos. A mí no me hace sentir más segura tener más policías en las calles. Todo lo contrario. En ese sentido, no creo que haya aprendido nada en todos estos años de democracia, si confunde mano dura con política de seguridad.

Además no creo que el gobernador haya tenido la más mínima intención de implementar políticas sociales, agregó.

Cobos se ha embanderado bajo su nuevo lema Responsabilidad 100 por ciento, a favor de crear más cárceles, de limitar las excarcelaciones, de que haya una ley de escuchas telefónicas, una ley de juicios por delitos in fraganti (que suprimiría el proceso judicial).

Ha incrementado el número de policías, de armas, de móviles, de tecnología en materia de seguridad, compraron helicópteros para vigilar desde el aire. Dio cargos jerárquicos a policías (un viejo reclamo de las fuerzas). El gobernador ya eligió y eligió la línea dura, comentaron desde su entorno.

Su afán por poner tras las rejas a los delincuentes llegó al punto de que el ministro de Justicia de la Nación, Alberto Iribarne, enviara una nota al presidente criticando los proyectos de Cobos y manifestando que su política carcelaria era contraria a la que venía sosteniendo la Nación para terminar con el hacinamiento en las cárceles.

Una situación que ya había sido condenada hace tres años atrás por representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en una visita que hicieron a la provincia y tras la cual se construyó la nueva Penitenciaría.

El tirón de orejas a Cobos desde la Presidencia hizo que se archivara el proyecto de ley de restricción de las excarcelaciones.

La provincia le quedó grande. No ha tenido un plan ni una estrategia y ha ido buscando soluciones de coyuntura. Esta candidatura es un premio. Creo que la consiguió porque le es funcional al Frente para la Victoria. No tiene consistencia en su forma de actuar, por lo tanto es imprevisible, opinó el senador demócrata Carlos Aguinaga.

Le critico la falta de rumbo y de claridad en las ideas. Es un político común y el país necesita que además de políticos sean estadistas. Sería mucho más respetable. No creo que resulte electo, pero en el caso de que llegue, va tener muy poca tarea porque Cristina va a centralizar todo el poder, dice Aguinaga, su principal opositor en esta causa.

En su discurso del 28 de julio pasado, prometió impulsar una mejora en la institucionalidad del Poder Ejecutivo y dar mayor ejecutividad al Congreso. Hay quienes esperan que haga lo que no hizo en cuatro años de gobierno provincial y, otras y otros, que más allá de usar la palabra mujer en sus dichos la lleve (resignificada) a los hechos.

07/LV/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: