Inicio Asesinato de Bhutto evidencia situación de mujeres musulmanas

Asesinato de Bhutto evidencia situación de mujeres musulmanas

Por Redaccion

Hace poco más de un año, en Afganistán una familia casó a su hija de tres años por una dote de 2 mil euros. Según la Comisión de Derechos Humanos de Afganistán, se calcula que actualmente el 95 por ciento de los matrimonios son forzados. Las mujeres no pueden conducir, ni salir del país sin el permiso de su marido y si se divorcian pierden la custodia de los hijos y no reciben ninguna ayuda económica, informa Canal Solidario.

La última noticia que afecta a movimientos feministas y grupos de mujeres es el asesinato de Benazir Bhutto en Pakistán. La vulneración de los derechos humanos de las mujeres en los países musulmanes es una realidad que llevan denunciando algunas entidades desde hace años.

Leila Alikarami, abogada iraní especializada en género y miembro del Centro para los Defensores de los Derechos Humanos, propone a las mujeres de su país que en su contrato de matrimonio incluyan algunos derechos como poder marcharse del país sin el permiso del marido y obtener la custodia de los hijos a cambio de renunciar a la dote. Todo eso lo explicó durante las jornadas que organizó la Asociación para los Derechos Humanos en el Afganistán (Asdha), realizadas el 15 y 16 de enero en Barcelona.

Asdha es una asociación que desde el 2000 da apoyo a grupos de mujeres afganas que trabajan en la formación y en proyectos de cooperación al desarrollo de mujeres y niñas de este país. Esta entidad ha organizado las jornadas “Mujeres musulmanas contra la violencia de género. ¿Qué hacer en Afganistán?”, donde se expuso y debatió la situación de la mujer y los derechos humanos en Palestina, Irán y Afganistán.

Activistas musulmanas participaron como ponentes en estas jornadas, entre las que destacan Soraida M EN Sawah, activista palestina; Hangama Anwari, activista afgana; Leila Alikiarami, abogada y activista iraní; y Shirin Ebadi, primera mujer musulmana reconocida con el Premio Nobel de la Paz 2003.

VIOLENCIA DE GÉNERO Y FEMINISMO EN IRÁN

“El asesinato de Benazir Bhutto, ex primera ministra pakistaní del Partido Popular de Pakistán, evidencia la situación real de la mujer en los países musulmanes, ya que ha sido por razones políticas, explica Shirin Ebadi.

Según la Nobel de la Paz, las mujeres musulmanas sufren una desigualdad social que viola los derechos humanos más básicos. Las libertades individuales quedan relegadas a la decisión de los maridos y la violencia de género es el pan de cada día de muchas mujeres que, a causa de las lagunas legislativas, quedan desamparadas ante esta realidad.

Según la activista iraní, el origen de la discriminación de la mujer en países islámicos radica en la fuerte cultura patriarcal y la consecuente interpretación que se hace de la religión. El machismo es como el SIDA, que se transmite por generaciones, de manera que las madres tienen los virus y los hijos la enfermedad, dice Shirin Ebadi.

Teniendo en cuenta que el 60 por ciento de la población en Irán son mujeres, un fenómeno similar en Afganistán y Palestina, la democracia y el respeto de los derechos de las mujeres se conseguirá cuando las mujeres tomen un papel relevante en la esfera pública, explica Hangama Anwari, miembro de la Comisión Independiente para los Derechos Humanos en Afganistán.

Aunque los grupos y las asociaciones de mujeres que luchan en defensa de los derechos humanos y contra la violencia de género han tomado peso, como es el caso del Centro para los Defensores de los Derechos Humanos en Afganistán, el Centro de Ayuda y asesoramiento legal para mujeres en Palestina y Afghan Women’s Network de Afganistán, entre otros, el camino para transformar la estructura social y política es un hecho que afecta a todas las mujeres del mundo, según Hangama Anwari.

“CHOQUE DE CIVILIZACIONES”

La teoría del choque de civilizaciones que promueve Estados Unidos sostiene que la cultura islámica es incompatible con la cultura occidental, tal como explica Shirin Ebadi, ya que el islam no reconoce en plenitud los derechos de las mujeres, y eso choca con Occidente, según la teoría. Así pues, la convivencia es supuestamente imposible, explica Shirin Ebadi, primera mujer musulmana reconocida con el Premio Nobel de la Paz 2003.

El problema de la sociedad occidental es que realmente desconoce la cultura musulmana y cuando tenemos miedo a alguna cosa que no conocemos perdemos la tranquilidad y acabamos por odiar o repudiar lo desconocido. Eso ha pasado con el islam, afirma Shirin Ebadi.

Según la Premio Nobel de la Paz, antes de la caída de la Unión Soviética, Estados Unidos quería evitar la expansión del comunismo y estratégicamente motivó la radicalización de los islamistas con Saddam Husein y creó los talibán.

Cuando cayó la URSS, Estados Unidos necesitaba buscar a un nuevo enemigo para justificar el gasto militar y los islamistas radicales se convirtieron en el enemigo perfecto. Aunque es una teoría equivocada, bajo el cobijo del no reconocimiento de los derechos de las mujeres, el choque de civilizaciones va cogiendo fuerza, dijo Shirin Ebadi en una conferencia de las jornadas.

Todos estamos de acuerdo que Husein era un dictador, pero en el mundo hay decenas, la diferencia es que en Iraq hay petróleo, recalca Shirin Ebadi.

La premiada insistió en que el diálogo entre culturas es fundamental para entender que se tienen que fortalecer los puntos en común que nos unen. Por eso, encuentros como estas jornadas o la del I Foro de la Alianza de Civilizaciones realizado en Madrid son esenciales para conocernos más”.

EL NOBEL, PARA TODAS LAS MUSULMANAS

Shirin Ebadi, primera mujer musulmana reconocida con el Premio Nobel de la Paz en 2003 y activista iraní, declaró que este premio representaba a todas las mujeres musulmanas que luchan en defensa de los derechos humanos. Argumentó que el galardón significaba una confirmación del papel tan destacado que tienen las mujeres feministas en el islam.

A raíz de este nombramiento, la ganadora impulsó la creación de la Asociación de Mujeres del Nobel, formado por seis de las doce ganadoras de este premio (cinco están muertas y una encarcelada), y que trabajan para fomentar el respeto a la mujer, finaliza Canal Solidario.

08/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content