Inicio » Asociaciones Colombianas en México piden liberación de rehenes

Asociaciones Colombianas en México piden liberación de rehenes

Por Redaccion

El conflicto de las personas secuestradas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), particularmente la delicada situación de Ingrid Betancourt, y de los guerrilleros presos, provocaron en México la respuesta de la ciudadanía colombiana radicada en este país, que realiza hoy una manifestación en Chapultepec en apoyo a la mediación internacional para conseguir un acuerdo humanitario para liberar a todas estas personas.

Bajo el lema Hoy por Ingrid, por todas y todos, la Coordinadora de Asociaciones Colombianas en México, integrada por 14 asociaciones en 13 ciudades del país, expresaron en un comunicado “los sentimientos de dolor, indignación y perplejidad ante la inhumana situación de nuestros compatriotas secuestrados”.

Vemos con asombro –dicen– cómo este conflicto alimentado desde el interior de nuestra historia y desde el exterior (porque el narcotráfico es un fenómeno de la sociedad contemporánea que a todos atañe) corroe la enorme potencialidad de vida, de creatividad, de trabajo, de solidaridad y el deseo de paz que cotidianamente expresa nuestra patria.

Como sociedad civil transnacional, explican las y los colombianos, nuestra cuota principal a la liberación de los secuestrados es la disponibilidad para el perdón y la reconciliación. “Hablamos desde la voluntad para que la actual oportunidad histórica de Colombia no se pierda nuevamente en la hoguera de la sinrazón o el odio que nos impide mirarnos a los ojos como seres humanos”.

LIBERACIÓN, LA META

Sobre la forma en que podrían ser liberadas las personas secuestradas, un acuerdo humanitario o la intervención armada, las y los colombianos en México dicen que no les corresponde “el análisis de las responsabilidades ni de las estrategias políticas o militares”, pero reconocen “el esfuerzo del actual gobierno por impulsar la seguridad democrática como condición para el reencuentro de todos los colombianos”.

Sin embargo, hoy ante la Asamblea Nacional francesa, la hija y el ex marido de Ingrid Betancourt pidieron al presidente colombiano, Álvaro Uribe, que renuncie definitivamente a la idea de liberar por la fuerza a las y los rehenes y que se comprometa a trabajar para lograr un acuerdo humanitario que permita su intercambio por guerrilleros de las FARC presos, informaron agencias internacionales.

Mientras, las FARC continúan en su decisión de liberar rehenes con la condición de que el presidente Uribe renuncie. Y, también de entregar a las o los liberados –por lo pronto el grupo guerrillero ha mencionado en un comunicado a Clara Rojas, su hijo Emmanuel y a Consuelo González– al presidente venezolano Hugo Chávez.

Pero sea cual sea la vía, las y los ciudadanos colombianos residentes en México aseguran que su dignidad como país “exige que de inmediato la voluntad de todos se dirija a la liberación de los secuestrados”.

Está en peligro inminente la vida de Ingrid Betancourt y de los miles de compatriotas que ante nuestros ojos son víctimas de uno de los más aberrantes crímenes que un ser humano puede cometer contra su hermano: la privación de la libertad y del derecho a vivir en sociedad y con su familia.

Está en peligro nuestra sobrevivencia como sociedad porque no podemos mirar con dignidad y competitivamente al futuro mientras permitimos que se ensañen en nuestra patria los peores males del mundo contemporáneo: secuestro, terrorismo, narcotráfico y desplazamiento forzado, dicen.

Por ello, “a quienes detentan poder político o militar por votación ciudadana o por la fuerza de la historia, al gobierno nacional y a las FARC, les rogamos perentoriamente que se sienten de inmediato alrededor de una mesa de negociación con el acompañamiento activo de la comunidad internacional y del país entero que anhela la paz, con el único objetivo de alcanzar el acuerdo humanitario para la libertad inmediata de todos los secuestrados”.

Colombia, finalizan en su comunicado, no puede seguir desplegando sus fuerzas espirituales y sus recursos materiales en acciones de muerte. La única salida definitiva a este conflicto es la negociación política y humanitaria, “para terminar definitivamente esta horrible noche de nuestra historia”.

07/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: