Inicio Asocian obesidad con traumas de infancia y adolescencia

Asocian obesidad con traumas de infancia y adolescencia

Por la Redacción

No hay sólo un motivo. Las causas por las que muchas mujeres no se sienten satisfechas con su propio cuerpo y piensen que están gordas son muchas y variadas. El único elemento común que las une parece ser su comienzo: la infancia.

Según un estudio, la persona que sufre algún trauma en los primeros años de su vida tiene más riesgo de estar descontenta con su imagen corporal.

”Nuestros resultados indican que el riesgo de estar insatisfecho con el peso de nuestro cuerpo puede establecerse al comienzo de la vida”, explica la doctora Sussanne Kruger Kjaer, de la Sociedad Oncológica Danesa en Conpenague, y autora del estudio publicado en el Journal of Eating Disorders, según informó el diario El Mundo.

Las y los investigadores realizaron cuestionarios a 2 mil 443 mujeres de entre 27 y 38 años cuyo índice de masa corporal (una relación entre estatura y peso), era más bajo de lo normal.

También se les preguntó sobre sus acontecimientos en la infancia y sus hábitos de ejercicio en la actualidad, difunde Mujereshoy.

El 10 por ciento de las participantes creía que su peso era excesivo.

Aquellas mujeres que informaron que habían tenido una infancia o adolescencia difícil, debido por ejemplo a que alguno de sus progenitores había estado enfermo/a o a que no habían podido acceder a los estudios que deseaban, fueron más propensas a tener una distorsión de su imagen corporal.

Lo mismo ocurrió con las mujeres que comenzaron pronto a consumir alcohol o iniciaron sus relaciones sexuales antes de los 15 años.

Por el contrario, los sucesos traumáticos que se presentaron en la etapa adulta, como una grave enfermedad o problemas en la relación de pareja, no estuvieron relacionados con una mala imagen corporal.

Las y los investigadores explican que el ideal femenino de la sociedad hace que las mujeres quieran estar cada vez más delgadas.

Si a esto unimos un estilo de vida arriesgado, que indica que el adolescente es vulnerable o con baja autoestima, la probabilidad de desarrollar un trastorno de la alimentación aumenta.

Otro grupo de riesgo es el de las mujeres con una gran sobrecarga de trabajo. Según las y los autores, esto podría ser debido a la falta de tiempo para realizar ejercicios, lo que puede generar una insatisfacción con su propio cuerpo.

Sin embargo, se encontró que aquellas participantes más mayores y las que tenían más hijos e hijas se sentían más a gusto con su cuerpo.

Estos resultados son similares a los obtenidos en otros trabajos, según comentan las y los autores del presente estudio y pueden explicarse a que las mujeres con un peso normal conforme va madurando o al ser madre se hace más propensa a aceptarse tal como es.

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más