Inicio » Atención tardía de CaMa por falta de servicios y burocracia

Atención tardía de CaMa por falta de servicios y burocracia

Por Anaiz Zamora Márquez
conferenciacancermama01anaizzamoramarquez

Las pacientes con cáncer de mama (CaMa) demoran entre seis y siete meses en acceder a un  tratamiento una vez que se les detecta la enfermedad, en mayor medida debido a la saturación de los servicios, lo que deriva en que desarrollen etapas más avanzadas de la enfermedad y aumente el riesgo de metástasis (expansión del cáncer a otros órganos).

En el marco del “Mes de la Lucha Contra el Cáncer de Mama” (octubre) –instaurado por la Organización Mundial de la Salud y que se conmemora cada año–, el doctor Fernando Mainero Ratchelous, ex presidente de la Asociación de Mastología, expuso en conferencia de prensa que aunque se han logrado avances en la investigación de la enfermedad, aún existe un largo camino por recorrer, pues en los próximos años los casos de CaMa aumentarán y actualmente el 60 por ciento de las mexicanas son diagnosticas en etapas avanzadas de la enfermedad.   
 
De acuerdo con el cirujano oncólogo, el trabajo que realizan personal médico, investigadores y grupos civiles “se queda a medias” ante la lucha constante que representa la falta de información, conciencia y educación en salud de las personas, la falta de especialistas capacitados y la carencia de datos numéricos y registros que realmente representen lo que sucede en el país en torno al CaMa.  
 
Según cifras presentadas por el médico –quien aclaró que no hay precisión en los datos del padecimiento–, en 2013 se registraron 15 mil casos nuevos de la enfermedad y 5 mil 600 muertes. 
 
Si bien este tipo de cáncer afecta a todos los grupos de edad, las mujeres de entre 40 y 70 años concentran la mayoría de los casos (entre 65 y 70 por ciento), mientras que en las mujeres de menos de 40 años hay de un 10 a 12 por ciento de casos. Entre 15 y 20 por ciento de los casos corresponden a mexicanas de edad avanzada.

El también director de Oncología del Hospital de Ginecología y Obstetricia Número 4 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) explicó que el CaMa “es un grupo de enfermedades que tiene como factor común un tumor que se origina en la glándula mamaria, se puede diseminar a otros órganos y puede matar a una persona”.

Mainero Ratchelous abundó que los pronósticos de vida dependen del tipo de enfermedad que se desarrolle a partir del tumor, las características de las personas, y sobre todo la calidad y acceso a los servicios de salud.
 
Para atender el CaMa se requieren muchos conocimientos especializados, lo que es una de las áreas más problemáticas del sistema de salud, es decir, tener personal calificado y que se capacite constantemente.
 
Otro de los graves problemas que se enfrentan en relación al CaMa en México, en especial para la reducción de la mortalidad, es la falta de detección y atención oportuna.
 
En promedio, las mujeres tardan siete meses en acceder a tratamiento a partir del momento en que se identifica el primer dato del padecimiento, según una investigación de la académica de la UNAM Karla Unger y cuyos avances presentó el especialista.
 
A decir de Fernando Mainero, el ideal es que las mujeres, tras ser diagnosticadas, demoren sólo 30 días para acceder a la atención o en su defecto máximo 40 días.
 
Una de las creencias sobre la demora en la atención –dijo– es que la culpa la podía tener la paciente “por no acercarse a los servicios”, pero el estudio de Unger –que se publicará en una revista científica norteamericana– descubrió que el sistema de salud “tiene algunos atorones” que son los que demoran la atención.  

Las causas de la demora, según lo encontrado en hospitales e institutos del país, son “básicamente cuestiones administrativas”, como el hecho de que las consultas están muy diferidas y la demanda de atención de los mastógrafos se va demorando por cuestiones de organización administrativa”, dijo Mainero.

Al respecto, Mayra Galindo, directora de la Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer (AMLCC), señaló que existe una sobre saturación de la atención, ya que en los estados vecinos al Distrito Federal no hay servicios oncológicos, y estas mujeres –en su mayoría con etapas avanzadas de CaMa– son derivadas a los hospitales en la Ciudad de México.

Mainero Ratchelous urgió a la creación de una base de datos nacional para conocer los datos exactos de la epidemiología del padecimiento, y saber cuáles son las medidas específicas a seguir para frenar la mortalidad por CaMa.
 
Para lo que es necesario –insistió– contratar a personal que busque, analice y estandarice la información, pues generalmente el registro se encarga a personas que están ocupados en otras labores y no son especialistas en datos.
 
14/AZM/RMB 

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: