Inicio » Atentado contra locutoras triquis “viene de Gobierno estatal y federal”

Atentado contra locutoras triquis “viene de Gobierno estatal y federal”

“Algunas personas piensan que somos muy jóvenes para saber… deberían saber que somos muy jóvenes para morir…

La frase grabada por Felicitas Martínez Sánchez y Teresa Bautista Flores para el 94.9 de FM, “La Voz que Rompe el Silencio”, Radio Copala, fue un presagio. El spot era una súplica que sus asesinos no escucharon y desde algún lugar jalaron el gatillo de una “cuerno de chivo” el 7 de abril pasado.

San Juan Copala tiene una calma aparente, una calma verdadera desde hace poco más de un año para las autoridades del llamado municipio autónomo. “Antes desde donde te pararas eras blanco de un tiroteo”.

Enclavado en una región montañosa difícil, a más de dos mil metros de altura donde las nubes confundidas con neblina parecen tocar las tierras del occidente de Oaxaca, San Juan Copala es municipio autónomo desde enero de 2007, donde los contrastes son coloridos como el conjunto rojo quemado que hacen cientos de mujeres cuando están juntas, bajo la sombra del edificio municipal color verde claro o la fachada azul del tempo del santo patrono “Tata Chú”.

Todo en contraste permanente con los estragos que muestra el abandono, con las diferencias que crean la confusión, la información diversa… pero en algo hay coincidencia. Todos y todas quieren justicia.

Las mujeres –dicen las propias triquis– se han convertido en el nuevo blanco de la violencia. Ahí estaba la advertencia del spot radiofónico grabado por Teresa y Felícitas. A los casos de violación, despojo y desaparición de mujeres en el territorio de las comunidades del Movimiento de Unificación de Lucha Triqui (MULT) se suma el asesinato de Teresa y Felícitas, también de “ese mismo lado”, sólo que ellas eran integrantes del municipio autónomo de San Juan Copala.

Se habla de venganzas familiares, se habla de un añejo conflicto político, se habla de división entre los pueblos triquis provocado por los partidos y organizaciones políticas, pese a todo hay llamados de las autoridades del municipio autónomo y de un grupo de mujeres triquis –que no pertenecen a San Juan Copala– para que investiguen y haya justicia.

Pero no hay investigaciones en el caso de las hermanas Daniela y Virginia Ortiz Ramírez, desaparecidas el 5 de julio de 2007, hace más de nueve meses, ni “los agentes de la Procuraduría General de Justicia del estado han preguntado en San Juan Copala” sobre Felícitas y Teresa, reporteras y locutoras asesinadas hace ya casi dos semanas el 7 de abril de 2008.

AMENAZAS PARA SILENCIAR

Una pequeña casa de madera y lámina alberga a espaldas del palacio municipal la estación “La Voz que Rompe el Silencio”, Radio Copala, desde ahí, Jorge Albino, su coordinador, advierte que las familias de las dos locutoras y reporteras, así como del oficial del registro civil herido en el mismo atentado (Faustino Vásquez Martínez) han recibido “amenazas, parece que ellas (las familias) no van a hacer declaraciones”.
Luego, frente a Arturo Peach, de la Quinta Visitaduría de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, acusa:

El gobierno, sin dar nombres, ha ofrecido recursos económicos y otras cosillas que los pueden ayudar por allí. Parece que estamos viviendo otro Zongolica, “(el gobierno) lo primero que hace es ofrecer algo a las familias para que no digan nada y después comprueban que no hay nada. Lo pueden usar como un crimen que no era en contra de ellas por ser reporteras, pueden decir que no era un atentado a la libertad de expresión comunitaria, (dirán) que no haya culpables, que se quede sin nada”.

Un invitado de la prensa bromea: dirán después que murieron de gastritis.
Jorge Albino señala que existen autores intelectuales y materiales del crimen de las dos locutoras y periodistas, señala otra vez al Partido de Unificación Popular (PUP) quien sostiene es el brazo ejecutor, el grupo paramilitar del MULT, todos financiados por el partido oficial y el gobierno.

(El atentado) viene del gobierno federal que no quiere que los proyectos de radio comunitaria funcionen. Viene del gobierno estatal que no está de acuerdo con que el proyecto del municipio autónomo crezca “que la autonomía sirva”, porque sostiene más adelante la gente tomará conciencia, podrá decidir por su cuenta.

MIEDO Y DOLOR

Junto a Albino están Bernabé y Rodolfo, los dos jóvenes triquis que ahora están al frente de La Voz que Rompe el Silencio. Bernabé toma un papel y trata de leer, se esfuerza pero la voz se le va, parece que huye de su garganta donde se le atoran las palabras, como las lágrimas que se esfuerza porque no se le escapen. Dirá que tiene rabia, coraje y que como todos los demás también quiere justicia.

Bernabé indica que junto con Rodolfo, a pesar de las amenazas y las advertencias, retomarán el trabajo de Felícitas y Teresa de difundir los derechos de las mujeres, la participación política, social y cultural, la autonomía de los pueblos Triquis, “los temas fundamentales de las compañeras”.

Tanto Bernabé como Rodolfo –añade Albino– han recibió amenazas. Ellos no confirman la versión.

Aunque sabemos que en Oaxaca no hay justicia seguiremos exigiendo justicia, no vamos a permitir que la radio se calle, al contrario, promete cobijado por sus compañeros de la Red de Radio Comunitarias del Sureste de México, como Miguel Antonio Vásquez Vargas y Horario Martínez Cortés, que viajaron desde San Francisco del Mar, y Lucía Antonia de Radio Ayuk, que llegó desde la región Mixe y que más tarde reiniciaron juntos las transmisiones de La Voz que Rompe el Silencio.

SILENCIOS

Albino y las autoridades de San Juan Copala sostienen que no han podido establecer una relación directa para un diálogo con la familias de las hermanas Daniela y Virginia Ortiz Ramírez, porque “también quieren encontrar una solución al problema”, pues algunas autoridades del municipio autónomo son señalados como responsables de estos hechos, explica en referencia a las acusaciones contra Timoteo Alejandro Ramírez, dirigente del MULT-Independiente, a quien una menor de 14 años lo señala como uno de sus violadores y por su presunta vinculación en la desaparición de las hermanas Ortiz.

Timoteo no es responsable, reitera, y ofrece una entrevista a Cimacnoticias, “por aquí anda”, pero nunca aparece para la entrevista, se pierde entre la gente. Luego añade que el objetivo de ellos es trabajar con unidad, la diferencia entre los triquis las hacen los partidos políticos.

“Me entrevisté dos o tres veces con Jessica (Sánchez Maya), líder de la Liga Mexicana para la Defensa de los Derechos Humanos filial Oaxaca. No se pudo, porque para Jessica somos culpables, así lo dijo el Procurador y, por tanto, somos los culpables.

La prensa insiste ¿eso te dijo Jessica? Esas fueron las palabras de Jessica. Ella me dijo: qué bien, Jorge, qué bueno que te interesa el caso, si las tienes en Copala yo llegó por ellas y si no las tienes en Copala no voy a perder el tiempo nada más en visitarte.

Albino agrega que hay preocupación y que, como en el crimen de Teresa y Felícitas y de otros líderes naturales de la región, están interesados en esclarecer la desaparición de Daniela y Virginia y demostrar que ellos no son culpables de esos hechos.

TESTIMONIO DE GREGORIA

Bajo la sombra del corredor del edificio que alberga el palacio municipal del municipio autónomo, Gregoria Agustina, abuela de Felícitas, muestra el huipil de su nieta, que llevaba puesto el 7 de abril pasado. Ahí entre el tejido rojo de algodón están cinco orificios, las huellas de la violencia.

De lado, los padres de Faustino enseñan la ropa teñida por el color oporto de la sangre seca que derramó su hijo hospitalizado aún en la ciudad de Oaxaca.

Gregoria, que mide 1.30 de estatura, apenas si puede con el huipil y con la profunda tristeza que revelan sus ojos. Su nieta fue asesinada y su rostro revela algo que no entiende cómo pasó, cuando puede se lleva la mano izquierda a la boca, se toca los ojos para quitarse las lágrimas, su llano es apenas perceptible.

“Ella no le decía nada de la radio, de su trabajo”, explica el secretario municipal Macario García Merino, quien hace de traductor, mientras todas las mujeres rodean a la anciana y a los padres de Faustino.

Laura, hermana de Felícitas, tiene 15 años. Junto con Felícitas entraron a Radio Copala, “pero ella siguió, se metió más”, dice orgullosa y al mismo tiempo muestra enojo porque la radio le quitó a su hermana.

Ahora en la casa no sólo le falta “algo”, le falta la compañera, la hermana, sino que a sus 15 años –dice– se le carga el quehacer, porque ella tiene que cuidar de sus hermanos, echar tortillas e ir a la escuela, como quería Felícitas y como ella misma quiere, pues desea ser maestra, aunque ahora no sabe si podrá hacerlo.

Aunque desearía sustituir a Felícitas en la Radio, Laura tiene que pensarlo pues sus hermanos podrían no querer y la verdad es que ahora tiene miedo de salir de Copala.

Felícitas vivía con su hermana y dos hermanos, así como su papá Tiburcio, en la calle de Benito Juárez, en casa de la abuelita Gregoria. Desde que Fabiola, su madre, murió, ahora será Laura de 15 años quien hará frente a los quehaceres y la comida porque “la abuelita Gregoria ya está muy cansada”, dice con resignación.

SITUACIÓN DE GUERRA

Mientras en San Juan Copala la CNDH busca documentar el asesinato de las dos reporteras y locutoras, en Oaxaca la familia de Daniela y Virginia Ortiz Ramírez publican una carta en solidaridad con las familias de Teresa y Felícitas.

En la misiva que fue distribuida a los medios, las triquis de Rastrojo sostienen que la “desafortunada situación de guerra que vive nuestra región, quienes hemos llevado la peor parte hemos sido nosotras las mujeres y nuestros pequeños hijos, porque nos hemos convertido en el botín de la batalla que utilizan los diferentes grupos políticos de la zona para enfrentarse entre sí”.

Y como lo hicieron los integrantes de “La Voz que Rompe el Silencio” y las autoridades del municipio autónomo, exigieron justicia al señalar que no es posible que el gobierno siga poniendo como pretexto que la zona es de alto peligro y no pueden exponer a los cuerpos policíacos, cuando su obligación es resolver los problemas y no ser indiferentes frente al dolor y la pobreza.

En la carta, llaman a la unidad para poner un alto a la violencia contra las mujeres, que como seres humanos “exigimos una vida digna libre de violencia de cualquier tipo, queremos vivir con paz y tranquilidad en nuestras comunidades triquis”.

Luego llaman al gobierno federal a detener la violencia y respetar las garantías individuales, a todas las madres de las víctimas de lesionadas, desparecidas, violadas, asesinadas a que se sumen a nuestra necesidad de denunciar lo que han sufrido y detener “el terrorismo”.

Además de solicitar la intervención de organismos de derechos humanos, tanto nacionales como internacionales, que nos ayuden a mantener en la vista de la sociedad lo que padecemos, y se detenga la violencia de género que vivimos, dicen.

08/SJE/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: