Inicio » Atrofia muscular, hombros y espaldas lastimadas

Atrofia muscular, hombros y espaldas lastimadas

Por Leticia Puente Beresford

En las habitaciones de hoteles de cinco estrellas y de una, desde un lujoso edificio ó un simple motel, las mujeres pierden poco a poco su salud entre sábanas y colchones.

Ellas, trabajadoras con documentos y sin documentos, sindicalizadas o no, trabajadoras de la limpieza o mejor conocidas como “mucamas” al paso del tiempo sufren de dolores en la espalda, hombros y manos.

La especialista en rehabilitación de manos y brazos en Brooklyn, Pamela Lawton manifiesta que ese tipo de dolencias se corrigen con cirugía o terapia. Aquí llegan pacientes que trabajan en los hoteles. Se quejan de dolencias cuando levantan los colchones. Después de una intensa jornada despiertan con entumecimiento, hormigueo y dolor.

En muchos de los casos, dice la terapista, la solución es cirugía y si bien no cuentan con seguro médico ni acceso a tratamiento, las consecuencias son graves a largo plazo.

“Los músculos se debilitan, se empieza a perder tejido, hay atrofia y en casos extremos, se puede perder el uso de la mano.

Pero con el debido tratamiento, se eliminan esos síntomas”, expuso.

Para ofrecer al cliente una imagen resplandeciente de una habitación de cinco estrellas, la tarea es bastante complicada, dice Gladys Roman. Para tender una cama primero hay que colocar una especie de colchón liviano que sirve de base, luego una sábana con elástico, luego una sabana plana, luego una frazada, le sigue una sabana plana, una sobre cama. Almohadas y cojines.

Todo tiene que ir muy bien colocado, casi medido, se levantan las esquinas del colchón una y otra vez. Un colchón que es pesado, y esa rutina se repite una y otra vez durante todo el día, el promedio de limpieza es de por lo menos 16 habitaciones al día.

Además de tender 16 veces las camas, tienen que lavar la bañera, cambiar las cortinas, pasar el paño a las losetas, limpiar el aire acondicionado y brillar las varillas de las cortinas.

Sacudir y limpiar todo, esto es verificar que las lámparas funcionen, limpiar teléfonos, pulir espejos, reemplazar toallas, loción y todos los demás artículos dispuestos para los huéspedes.

Y dependiendo de los hoteles, se tienen que colocar canastas de frutas, vasos, cojines, y regalos. El trabajo tiene que ser rápido y perfecto.

De tal suerte que, por ejemplo el sindicato Unite Here. Explica que ante la exigencia de la rapidez y la perfección, eso aumenta el riesgo de hombros dislocados y espaldas lastimadas.

El Unite Here esta en negociaciones en todo el país para mejorar la situación de estas trabajadoras, tanto a nivel salarial como antigüedad y días de enfermedad, entre otros asuntos.

Para las trabajadoras es una especie de fortuna por lo menos que les paguen por su trabajo, pero de prestaciones como seguro médico “ni pensarlo”, para eso todavía estamos esperando que se resuelva la reforma a la ley migratoria. “Si nos legalizan, las cosas cambiarán”, subrayó Gladys Román.

06/LP/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: