Inicio Auguran precariedad en atención en salud sexual y reproductiva

Auguran precariedad en atención en salud sexual y reproductiva

Por Angélica Jocelyn Soto Espinosa
marchaimss01_MG_0628cesarmartinezlopez

Especialistas aseguraron que el Ejecutivo federal impulsa una reforma de salud –a la que se opone el personal sanitario del país–, para “privatizar” los servicios médicos y precarizar las atenciones gratuitas para la mayoría de la población.
 
Lo anterior durante el foro “La reforma Peña de la salud”, al que convocó el diario La Jornada en el centro cultural Casa Lamm, en esta ciudad, y en el que participaron académicos del Colegio Médico de México, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Colegio del Derecho Médico, de la Frontera Sur (Ecosur), y una asesora del Senado.
 
Odilia Ulloa Padilla, asesora en la Cámara alta, dijo que la reforma de salud (que se sumaría a las reformas estructurales que anunció Enrique Peña Nieto al inicio de su gestión) busca transitar al sistema único de salud, que incluye los sistemas estatales sanitarios –que operan el Seguro Popular (SP)–, y las dos grandes instituciones de seguridad social (IMSS e ISSSTE).
 
La también investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) recordó que la reforma en salud “está en marcha” desde 1997, cuando el entonces presidente Ernesto Zedillo impulsó la nueva Ley del Seguro Social y otros reglamentos –a la que dieron seguimiento los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón–, que permitieron la participación del sector privado en la prestación de servicios de salud, así como el establecimiento de menores aportaciones patronales a la seguridad social de la población trabajadora.
 
Esta reforma de salud es una pieza más del proyecto transexenal que se está gestando –precisó Ulloa Padilla–, y al final del cual el propósito es romper con la responsabilidad del Estado de garantizar salud a la población y desmantelar a los institutos Mexicano del Seguro Social, y de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.
 
La experta –con múltiples investigaciones sobre las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) y el sistema de salud– explicó que la reforma sanitaria se basa en modelos “economicistas” que buscan “romper” con el monopolio de los servicios de salud, y presuntamente ampliar la competitividad entre los prestadores de este servicio para “mejorar su calidad”.
 
La asesora detalló que esta reforma va al “corazón” de los servicios que prestan IMSS e ISSSTE, porque ahí se atiende a más de la mitad de los 120 millones de personas que, según el Consejo Nacional de Población (Conapo), habitan este país.
 
En contraste, sólo un millón 800 mil personas gozan de protección en salud en el sector privado, mientras que 57 millones 300 mil cuentan con SP, que tiene un cuadro básico de medicamentos más limitado que el que ofrecen las instituciones de seguridad social.
 
Como el IMSS y el ISSSTE concentran el mayor número de derechohabientes (entre ellos 7 millones de estudiantes de educación media y superior), y tienen también la mayor parte de financiamientos para la salud (más de 4 mil millones de pesos), “sus fondos son demandados por el sector privado”, observó Ulloa.
 
Argumentó que el dinero que sostiene al IMSS e ISSSTE para brindar un servicio gratuito se consigue a través del financiamiento tripartita (cuotas obrero-patronales y del Estado), más la contribución con impuestos generales que va a un fondo único.
 
Por lo tanto, más de la mitad de este recurso lo proporcionan las y los trabajadores que perciben más de cinco salarios mínimos, y quienes conforman menos del 30 por ciento de las y los derechohabientes.
 
Esto quiere decir que –explicó la asesora– se estaría terminando con los principios originales del sistema de salud, que buscan que la clase trabajadora de mejor ingreso se solidarice con las y los trabajadores que ganan menos de dos salarios mínimos; que la población joven se solidarice con las y los adultos mayores, y que la población sana apoye a las personas con padecimientos graves.  
 
En cambio –acotó–, la reforma sanitaria plantea reformar el artículo cuarto constitucional para establecer “la libertad” de las personas de elegir al prestador de servicios de su preferencia, lo que implicaría que el sector privado pueda llevarse los fondos que son para salud pública, alertó la especialista.
 
Los académicos Rafael Cervantes, del Colegio Médico de México; Gustavo Leal, José Roberto Manzano y Héctor Javier Sánchez Pérez, coincidieron con Odilia Ulloa y agregaron que el recorte al presupuesto en salud para 2016 podría derivar en un cuadro básico de medicamentos más limitados, así como menos atenciones para pacientes con enfermedades ligadas a la salud sexual y reproductiva.
 
     
 
La y los académicos cuestionaron al Ejecutivo que la reforma sanitaria en lugar de garantizar la universalidad de la seguridad social está degradando el derecho a la salud para la población en pobreza.
 
Si bien la Secretaría de Salud federal ha negado la posibilidad de una reforma en salud que privatice los servicios, el análisis de las y los especialistas se suma a las protestas que desde el pasado 31 de julio inició personal de IMSS e ISSSTE en esta capital, para condenar cambios normativos que presuntamente ya se están consolidando en algunas entidades del país, a través de convenios y subrogaciones de las instituciones de salud con empresas privadas.
 
De acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y Conapo, 62 de cada 100 trabajadoras no tienen seguridad social; para 2030 se espera que 49 por ciento de las mexicanas sean adultas mayores, quienes podrían carecer de un sistema de pensiones y no acceder a los servicios de salud de tercer nivel (especializados).
 
15/AJSE/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content