Inicio Aumenta el feminicidio en zonas rurales

Aumenta el feminicidio en zonas rurales

Por la Redacción

Durante el 2004 el 52 por ciento de los casos de feminicidio se registraron en esta capital; en el 2005 el fenómeno se ha revertido pues las autoridades reportan que el 63 por ciento de las muertes violentas de mujeres se han llevado a cabo en la provincia, donde son más discriminadas por el sistema de justicia, se conoció aquí.

Hasta el 31 de julio de 2005, la Policía Nacional Civil reportó el asesinato de 232 mujeres en distintos departamentos; los más afectados han sido Escuintla, Quetzaltenango, Quiché, Izabal, Petén, y Jalapa, donde mujeres de escasos recursos, trabajadoras, indígenas y jóvenes han sido las principales víctimas.

Las características de muerte con saña, tortura, violación sexual y mutilación no sólo se perciben en la capital guatemalteca, ya que es una constate que el Ministerio Público (MP) registra consecutivamente en los departamentos, según el monitoreo diario de cinco periódicos que la Agencia Cerigua realiza.

RECLAMO DE DERECHOS, SINONIMO DE VIOLENCIA

Waldemar Barrera, Auxiliar de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) de Izabal, aseguró que en ese departamento pareciera que las mujeres, mientras más activas son en procesos de participación ciudadana, más son relegadas de forma violenta por los grupos criminales guiados por prácticas machistas.

Las liderezas de Izabal han realizado una ardua labor para promover la vigencia de los derechos de las mujeres; sin embargo, mientras aumentan las denuncias, más asesinatos se registran; los hombres no soportan que una ama de casa se revele y exija el respeto a su integridad, resultado que se visibiliza en las estadísticas que los medios publican, aseveró Barrera.

Marta Alicia Martínez, asesora legal de la Asociación de Mujeres Campesinas de Oriente (AMCO), señaló que la costumbre de los guatemaltecos de ver a las mujeres como un objeto sexual, ha generado una barrera que impide que ellas reclamen sus garantías individuales en todos los ámbitos de la sociedad.

En el oriente de Guatemala las entidades de la sociedad civil han llevado un excelente trabajo de sensibilización con las mujeres, pero las autoridades no han querido atender la problemática con enfoque de género, situación que afecta de forma grave las prácticas democráticas, incluyentes y sin discriminación, añadió Martínez.

El ESTADO, INDIFERENTE

Roxana Saavedra, Defensora de la Mujer de la Auxiliatura de la PDH en Petén, afirmó que en reiteradas ocasiones han solicitado a las autoridades del departamento el debido seguimiento a los casos de femicidio, así como investigaciones más exhaustivas en la escena del crimen, sin obtener respuesta.

Es indispensable que el gobierno central impulse una política integral, ejecutada de acuerdo a las características del fenómeno en cada departamento, que promueva el respeto hacia las mujeres, desde el hogar hasta las entidades públicas, ya que la indiferencia institucional ha sido, en gran medida, responsable del aumento desmedido de las muertes violentas en contra de las mujeres, agregó Saavedra.

Por su parte, Tomasa de León, representanta de la Coordinadora de Mujeres de Quetzaltenango, expresó que las autoridades del altiplano guatemalteco no realizan acciones concretas para erradicar el flagelo.

Ha sido un insulto a la dignidad de las víctimas y al respeto de las familias, quienes después de sufrir por la falta de un ser querido, tienen que enfrentar un sistema de justicia indiferente y discriminador, así como resignarse ante la falta de solidaridad de la sociedad por acompañarlos.

CRIMEN ORGANIZADO, UN FACTOR QUE PREOCUPA

Osmín Revolorio, representante del Defensor del Pueblo en Escuintla, indicó que la proliferación de grupos del crimen organizado en la región sur ha sido un factor que ha favorecido el aumento de asesinatos de mujeres; la trata y tráfico de personas, el narcotráfico, los asaltantes y la migración; son factores que se deben tomar en cuenta, cuando las autoridades decidan crear una política local de seguridad, dijo.

Revolorio aseguró que Escuintla, geográficamente, es un sector vulnerable ante el aumento del flagelo, ya que conecta a la capital con otros departamentos en el noroccidente, así como con la frontera de México; es corredor de grupos paralelos, que se valen de la impunidad que se extiende en las oficinas de gobierno, para operar libremente.

05/GM


Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content