Inicio Aumenta feminicidio en Guatemala

Aumenta feminicidio en Guatemala

Por la Redacción

“No se identificó a la mujer encontrada muerta en el sector Valle de Jesús I, en Las Tapias”; “hace pocos minutos fue identificada la vendedora de periódicos que murió cuando hoy a las 6:20 de la mañana fue asaltada por delincuentes…”

Con esas noticias despertaron los guatemaltecos el pasado 30 de abril. Sin embargo ni los reportes radiales, ni la crudeza de las imágenes televisivas, ni las denuncias aparecidas en la prensa escrita consiguen detener el feminicidio que, según datos policiales, en lo que va del año ya cobró la vida de unas 75 mujeres.

Las dimensiones de los asesinatos contra guatemaltecas ha provocado que en este país la tradicional lucha por la igualdad entre mujeres y hombres quede relegada ante un clamor generalizado para detener los crímenes o cuando menos ajusticiar a los culpables.

El tema alarma por su magnitud, pero ni siquiera la Policía Nacional Civil (PNC) o la Secretaría Presidencial de la Mujer, tienen un dato fidedigno de los homicidios.

Las estadísticas manejadas por la PCN calcula en 75 el número de asesinatos en lo que va del año; la Red de la no Violencia contra la Mujer reporta 141, mientras que la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala, asegura que suman 154 las Víctimas. El Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), considera que podría alcanzar las 174.

Basada en datos de la PNC, la emisaria de la ONU señaló que un total de 303 mujeres murieron de forma violenta en esta nación en 2001; 317 en 2002 y 383, en 2003.

Sin embargo, de los 383 crímenes cometidos el año anterior, 306 casos no han sido resueltos por las autoridades ni se ha identificado a los responsables, y 200 correspondieron a mujeres con edades entre los 13 y los 30 años.

La Red de la No Violencia contra la Mujer y la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) afirman que la mayor parte de las víctimas de violencia en 2003 fueron amas de casa con 87 casos, seguidas de aquellas dedicadas a ejercer oficios domésticos, 47, mientras 36 eran estudiantes y 190 inmersas en otras actividades.

Asimismo, el mayor número de víctimas fueron mujeres entre los 26 y los 59 años de edad, con 160 casos (44.5 por ciento), seguidas de las de 18 a 25 años, con 91 (25.5); y las de 14 a 17 años, con 43, equivalente al 11.9 por ciento.

Si bien las estadísticas de crímenes contra hombres son muy superiores, en el caso de las mujeres hay otra dimensión por la forma en que son asesinadas, ya que las violan, las asaltan sexualmente y las mutilan, lo que tiene un impacto terrible en sobrevivientes, familiares y la sociedad.

Para algunos analistas, la pobreza y la impunidad son factores que acentúan la desigualdad y los abusos contra las personas de ese sexo, a lo cual se añaden violaciones, incesto, atropellos laborales, crímenes transnacionales como el tráfico para la explotación sexual, adopciones fraudulentas y secuestros de niñas y niños.

Un informe de la PDH señala un patrón común de los crímenes: la mayoría de las mujeres fueron violadas y torturadas con saña. Además, de acuerdo con cifras del Ministerio Público (MP), en 2002, un total de nueve mil 144 fueron víctimas de violencia de todo tipo, pero sólo 609 se consideraron “violencia sexual”.

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más