Inicio Aumenta muerte de niñas y niños por causas medioambientales

Aumenta muerte de niñas y niños por causas medioambientales

Por Redaccion

Una cuarta parte de todas las muertes están relacionadas con factores de medio ambiente, una cifra que aumenta a una tercera parte cuando se refiere a las muertes entre las niñas y niños menores de 14 años, según un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con la información, la OMS informó que los decesos debido al asma, una enfermedad crónica frecuente entre las y los menores de edad, podría incrementarse en casi un 20 por ciento en el 2016 si no se adoptan medidas urgentes para reducir las emisiones de los vehículos y de las fábricas.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) trabaja estrechamente con el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, con el fin de formular una estrategia destinada a promover entornos seguros y sanos para las y los niños.

La estrategia se centrará en las medidas necesarias para evitar y reducir los riesgos medioambientales que amenazan la supervivencia, la protección y la educación de la infancia, al mismo tiempo que se mejoran las capacidades para responder a las necesidades de los menores, en el caso de una crisis humanitaria vinculada al cambio climático.

Según la información, aunque este fenómeno amenaza a muchos de los recursos de la tierra, un importante recurso renovable, el poder de las y los jóvenes para impulsar cambiossigue estando disponible en abundancia.

Finalmente, Unicef y sus asociados preparan un conjunto de proyectos para la educación sobre el medio ambiente, con el fin de apoyar a los gobiernos en sus actividades dirigidas a promover el poder de las y los niños para proteger y restaurar los entornos locales.

ACUERDO SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO

Sin embargo, a pesar de las graves implicaciones que tiene el cambio climático en la salud de la infancia del mundo, durante la Conferencia sobre Cambio Climático que la Organización de Naciones Unidas (ONU) llevó a cabo en Bali, Indonesia, en diciembre pasado, Estados Unidos no estaba de acuerdo en reducir sus emisiones de dióxido de carbono hasta en un 40 por ciento en un lapso de 12 años, lo cual retrasó el documento final que será implementada cuando caduque el Protocolo de Kyoto en el 2012.

La reducción eliminaría en gran medida los gases de efecto invernadero de la atmósfera, los que actualmente provocan el calentamiento de la Tierra.

La reunión donde se definirían los contenidos de la “Hoja de Ruta”, la cual integrará los temas a debatir en el 2009 una nueva normativa que de continuidad al Protocolo de Kyoto en el 2012, se suspendió debido a la disputa entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

Pero el país norteamericano viró su postura en el último minuto, presionado por el principal bloque de países en vías de desarrollo, el G-77, ya que el acuerdo requiere que las naciones desarrolladas ayuden a los países en vías de desarrollo para frenar las emisiones de gases.

Mario Dary, titular del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), de Guatemala, quien también representa a la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo en la reunión de Bali, asistió a la reunión con el principal objetivo de conseguir apoyo financiero para implementar planes de desarrollo en la región.

Es indispensable que los gobiernos de Istmo dejen de invertir tantos recursos en la construcción de ciudades y comunidades, luego de presenciar un desastre natural provocado por los efectos negativos del cambio climático e iniciar a ejecutar planes de prevención y sustentabilidad, expresó Dary.

Cifras del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) revelan que entre 1980 y el 2000, un 75 por ciento del total de la población mundial residía en zonas afectadas por desastres naturales; en 1999 hubo más de 700 desastres en el mundo de gran magnitud que causaron pérdidas económicas por más de 100 mil millones de dólares.

Guatemala tiene un nivel de riesgo grave ante desastres provocados por el cambio climático de entre el 13 y 37 por ciento. Y la concentración de la población en zonas urbanas, más de cinco millones sólo en la capital, la hacen más vulnerable a las desgracias de ese tipo, concluye el estudio.

07/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content