Inicio Aumentan las víctimas

Aumentan las víctimas

Por Marta Guerrero González

La violencia intrafamiliar cobra de nuevo vidas, dos pequeños fueron envenenados por su madre. Israel, de apenas un año y medio, y Xóchitl, de cuatro años.

Es verdad que Marisol Hernández de la Cruz trató de quitarse la vida después de haber dado muerte a sus hijos con veneno para ratas. El motivo para su crimen es el supuesto argumento de la crisis que sufre luego de tres fracasos amorosos. Por supuesto, la mujer está desequilibrada y nada justifica el asesinato contra esos indefensos niños.

Pero lo que sí es indignante es que los vecinos de la Unidad Habitacional Gabriel Hernández, en la Delegación Gustavo A. Madero, avisaron a las autoridades sobre el maltrato constante que sufrían los pequeños en manos de su madre. De hecho fueron unos policías para canalizar a Marisol y a sus víctimas al Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar y, según el dicho de un elemento de nombre Pablo Reyes, la mujer no quiso salir y por eso no se hizo nada.

El problema de fondo reside en la educación y en la impunidad. Lo hemos comentado en las últimas semanas, la autoridad no actúa y cuando lo hace es negligente y protege (es cómplice) de los delincuentes.

La muerte de estos dos pequeños pudo evitarse y si las denuncias de violencia intramuros no fueran material para engrosar las papeletas -40 mil o más denuncias durante 2004- podríamos hablar de un principio para erradicar los múltiples delitos y abusos que sufren los más desprotegidos dentro de casa.

En realidad el crimen rebasó al gobierno. Los asaltos, los secuestros, los robos a casas, de autos. La delincuencia organizada tiene la sartén por el mango y lo que sucede dentro de los hogares pasa a un segundo o quinto plano, o simplemente a nadie le importa y la policía se justifica alegando que los problemas de los cónyuges o entre padres e hijos se tiene que resolver en familia, es decir que no les “incumbe”.

En ese tenor es muy difícil establecer responsabilidades, procurar la justicia y cumplir con la prevención de los delitos, si la policía es incompetente, insuficiente y los mandatos superiores son contrarios a la ley, los procuradores deberían renunciar a sus cargos y lo mismo la cúspide de la pirámide.

2005/MG/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content